Tirar la piedra y esconder la mano: la ignominia del poder en la sombra

En el muro de Facebook de la Delegación de Estudiantes de Ciencias Ambientales y Bioquímica de la UCLM (https://www.facebook.com/DEMAmbtBioq) apareció días atrás un cartel, original de la CREUP (Coordinadora de Representantes de Estudiantes de Universidades Públicas) con comentario de la delegada incluido, en el que se exhorta a los educandos de manera claramente aleccionadora a no dejarse guiar por profesores, e incluso a prescindir de ellos (“el estudiante no necesita de un profesor que le guíe; es autosuficiente”; “el estudiante es capaz, de manera autónoma, de averiguar y encontrar la información que necesita”; “gracias al buen uso y conocimiento de las redes e Internet, el estudiante es capaz de adquirir conocimientos sin necesidad de recurrir a un profesor”):

17362883_1398466903547166_7902109995411182257_n

En esta línea, se postula la sustitución del término “alumno”, que implícitamente se tacha de trasnochado, por el de “estudiante”, y se RECUERDA (con mayúsculas) a los educandos que son ESTUDIANTES, no alumnos, apostillándose, correctamente, que la medida no refleja únicamente una definición, sino un estilo de vida.

A este manifiesto, proveniente de una organización de corte conservador (aunque pretendidamente progresista) como es la CREUP, que recita al son de los dictados impuestos por la refoma neoliberal acordada por las élites en Bolonia, totalmente a espaldas de la comunidad universitaria, contesté inmediatamente con un texto que, algo modificado, se puede leer en el primer párrafo de https://joseluisyela.wordpress.com/2017/03/22/insensateces/, en el que además recordé que el lenguaje usado en el cartel se asemeja al de los pasquines fascistas de la Italia de preguerra.

Hoy, otro alumno se queja, con toda la razón, de que el muro de la Delegación se use para reflejar opiniones particulares, y no las del colectivo en su conjunto. Cuando Facebook me avisa de que se ha añadido un nuevo comentario y accedo de nuevo, constato que la delegada justifica la inserción del cartel porque “compartimos una publicación realizada por de la Delegación Estudiantes UMH (Universidad Miguel Hernández de Elche) y de la Coordinadora de Universidades Públicas (CREUP)”, como si eso no supusiera manifestar opiniones concretas claramente manipuladoras, o aleccionadoras, ajenas al colectivo de alumnos de la UCLM, y además ¡ha borrado todos los mensajes previos!

Tirar la piedra y esconder la mano también forma parte de ese “nuevo” estilo de vida universitario, ¿no? Ya lo cantaban Siniestro Total: “Tirar la piedra y esconder la mano no lo hacemos nunca si no está justificado”. Y bien justificado está. El afán adoctrinante no puede ser más evidente. Que además provenga de alguien que asegura que no se deja manipular por nadie no puede ser más sintomático.

¿Hasta cuándo vamos a dejarnos seducir por los salvamundos y fabricantes de promesas falsas, que vienen a implantar su filosofía barata y a actuar de testaferros de las imposturas del poder? ¿Es creíble que detrás de toda esta historia sórdida no se esconda más que la ingenuidad de una alumna todavía demasiado joven como para poder ser consciente de lo que supone su rendición personal a los imperativos de una dinámica que puede dinamitar no ya los derechos más elementales de los ciudadanos, sino las mismas relaciones de cordialidad entre los miembros de la comunidad universitaria y por ende, de la ciudadanía?

Porque lo que pretenden los profesores que apoyan este tipo de incitaciones no puede estar más claro: menos docencia significa más tiempo para dedicarse a sus quehaceres particulares y a sus negocios. Lo cual encaja perfectamente en lo que las élites desean para la institución universitaria: convertirla, como de hecho está ocurriendo, en un mero eslabón del entramado productivo, abandonando su vocación secular de institución al servicio del conocimiento. En su acepción más radical, claro; conocimiento como conjunto de aptitudes y actitudes, de saberes y de estares, de gnosis y episteme… de sabiduría, en fin, y no de mero conocimiento técnico. ¡En vez de batallar porque la administración convoque más plazas de profesorado!

Publicado en Sociedad, economía y política, Universidad | Deja un comentario

Neolenguaje: el nuevo esoterismo

El esoterismo hace referencia a lo oculto. Si bien lo esotérico resulta altamente interesante como objeto de estudio antropológico, no es menos cierto que a lo largo de la historia ha supuesto el modo de control más poderoso de las masas por parte de los poderosos. Paralelamente a la pérdida de valores esenciales y de referencias ideológicas y conceptuales sólidas, el esoterismo está experimentando en nuestra sociedad moderna un auge llamativo. Pero, ¿representa el esoterismo solamente el conocimiento trascendental oculto, o hay algo más?

Sin duda, en una sociedad que se caracteriza por la preponderancia de lo superficial, del uso justificado ad hoc del engaño y de la confusión de ideas, no tiene nada de extraño que se esté extendiendo como la pólvora el empleo de un léxico ininteligible, compuesto de palabras de significado ambiguo, muchas veces directamente transpuestas de otros idiomas. Si yo digo que “hay que apoyar la gentrificación como medida de urbanismo sostenible”, seguramente la mayor parte de las personas que me oigan me apoyarán, porque eso de “gentrificación” suena como muy rimbombante y tiene que ser muy guay. Casi nadie sabe que se trata de un anglicismo que viene a querer referirse a un proceso de elitización de los barrios más castizos, y generalmente humildes, de las ciudades, para remozar las fachadas y hacer esos barrios más atractivos al turismo. ¿Y los habitantes de esos barrios? Ah, esos o se aguantan con la “gentrificación” y el marasmo turistil (“hay que adaptarse”, te dicen) o acaban siendo expulsados, directa o indirectamente. En definitiva, un proceso que ilustra la dinámica que emplea, ya con todo el descaro, el poder neoliberal, que cada vez se parece más al fascista. Hasta que lleguen a converger en los mismos objetivos, aunque no lo hagan en las formas.

Gentrificación es un concepto esotérico, propio de la “era de la postverdad”. Una zanahoria para engañar a los borricos, mientras éstos están absortos en sus discusiones patéticas sobre la nada con que les anestesian los medios.

Publicado en Reflexiones y escritos | Deja un comentario

Insensateces

Con esta conversación nos hemos levantado esta mañana. Sin palabras.

José Luis Yela: Tremendo. Nada más despertar, la primera en la boca. Un nuevo empujón señalándome la puerta de salida de la universidad.
Dicen algunos ¿alumnos? que no se les debe llamar así, que ellos no necesitan ninguna guía, que hay que llamarles estudiantes. ¡Se veía venir, ya ha hecho su efecto la propaganda neocons boloñesa! ¡Cuánto tiempo no llevaré diciéndolo…!
Para todo inadvertido o incauto, yo les llamo alumnos porque alumno tiene una connotación de cercanía que no tiene la palabra estudiante, y reconoce la cualidad de maestro, y no mero transmisor de conocimientos técnicos, del docente. Lamentablemente, una gran parte del estamento universitario fomenta la tecnificación extrema de la labor universitaria, además de despreciar las tareas docentes, aunque luego se le llena la boca de palabras como “competencias transversales” y “enseñanza de valores”, lo que está en la antítesis de la concepción como estudiante del sujeto enseñado. Una vez más, una clara muestra del mundo de confusión y oportunismo rabanero en el que vivimos, donde las palabras suplantan a las ideas y no las describen con precisión, sino con interés disimulado, sutil y perverso, mientras los individuos caemos presa de las corrientes banalizadoras y manipuladoras dominantes.
¿Queréis ser solo meros estudiantes, chicos? Está bien saberlo, para actuar en consecuencia. ¿No necesitáis profesores que os guíen? Y entonces, ¿para qué venís a la Universidad, simplemente para obtener un título? ¿Cuál es el papel que desempeñamos nosotros, aquellos que siempre nos hemos tenido por profesores comprometidos?
¿Quién o qué os está lavando el cerebro de esta manera?
¿Qué cojones pinto yo en esta película surrealista?

 Estrella Alfaro SaizQue que pintas tu? Gracias a ti hay algunos que hemos aprendido muchos valores y formas de plantearse las cosas, algunos entresijos de la ciencia y algo de cordura y humanidad. También algo de escepticismo con unos tintes de locura y además, algo de estadística, puesto que tu fuiste el primero que nos explicó lo que era un ANOVA (y no el profe de estadística). Has sido uno de mis grandes maestros y se de muchos mas que opinan lo mismo… Muchos hubiésemos pagado por seguir a tu vera… Quédate con los que sí que te consideramos muchos años después un maestro y seremos siempre tus alumnos… Quédate con las mentes que abriste, con las que cambiaste, con las que te quieren. El resto, que aprendan ellos solos…

José Luis Yela: Me dejas sin palabras. Yo lo que agradezco es que haya gente como tú. Pero las cosas están cambiando, y cada vez hay mayor número de alumnos abducidos por el mensaje trivial, banalizador, falsamente progresista, que se les va poniendo en el camino como  una zanahoria al burro. Que aprendan ellos solos, si. Allá ellos. Aunque por el camino nos hagan polvo a algunos, dinamitando la misma esencia del mensaje que siempre hemos estado tratando de transmitir.

Estrella Alfaro SaizSe fuerte, por ti mismo y por aquellos que todavía quieran aprender… Te necesitamos

Iñaki Abella Gutiérrez: Yo trabajaba ya cuando empecé a ir a la facultad, así que fui más bien poco ¡y cómo he he echado de menos siempre alguien de quien aprender! No todo está en los libros. Tuve algún buen maestro, pero no tantos como me hubiera gustado. Sigue ahí, algún “alumno” te lo agradecerá.

Zamora Sanchez Trinidad: Un mundo sin profesores, sin maestros…No lo veo…
Las mentes no se abren solas…

José Luis Yela: Y no solo eso. La tecnocratización extrema lleva a la frialdad, a la impersonalidad y a la distancia. ¿Es eso lo que quieren los supuestos progres de nuevo cuño?

Mario De Los Reyes Martín: No he tenido la suerte de ser alumno tuyo pero sí te puedo decir que me hubiera encantado aprender de ti.

José Luis Yela: Las personas abiertas y con ganas de aprender lo hacemos constantemente y mutuamente, unos de otros. En realidad, todos funcionamos, o deberíamos hacerlo, como maestros y como alumnos al mismo tiempo. Quebrar esa dinámica para someternos al dictado de la moda tecnificante es una aberración que pagaremos cara, muy cara.

Juan Domingo Sánchez Estop: El horror progre con salsa boloñesa, en efecto. La relación alumno-maestro será conservadora, pero decía Hannah Arendt que “toda enseñanza que no sea conservadora es reaccionaria”. Muchos ánimos.

José Luis Yela: Exacto. Y es conservadora en aquello que debe serlo, es decir, en cuanto a mantener las esencias de un sistema no meramente mecánico de toma y daca de información guiada por quien más experiencia tiene, sino fundamentado en las relaciones humanas fluidas y empáticas. Pero la mierda neocons lo fagocita y prostituye todo… ¡¡y los más jóvenes se la tragan!!

Sara Nana: Bus, lo que faltaba. Pero no, no todos los alumnos/as pensamos así. Ya sabes que mis grandes referentes no han sido cantantes, escritores o religiosos: han sigo algunos de mis profesores

José Luis Yela: Afortunadamente, hay mucha gente suficientemente inteligente y capaz de ser independiente de criterio, y no de someterse a la manipulación sibilina de los de costumbre.

Enrique Iáñez Pareja: Ánimo, José Luis. No sabes cómo me identifico con lo que cuentas. Pero no decaigas, tu siembra no es en balde. Un solo alumno al que hagamos reflexionar o asombrarse o poner en paréntesis su sistema de creencias recibido, justifica nuestro trabajo. Y a Bolonia que le vayan dando con sus vacuas “habilidades y competencias” y su babosa delectación con los nuevos medios y su abandono de los auténticos objetivos de educación.

José Luis Yela: Gracias. Y así es. Lo malo es lo que destruye el mensaje neocons boloñés a su paso. Es un auténtico huracán, aunque destruya en silencio.

Lorena OrVala: Un profesor a otro puede hacer una gran diferencia en un momento u otro en la vida del alumno siendo de una u otra manera…

José Luis Yela: Totalmente.

Mercedes Yzquierdo Muñoz: Jose Luis…simplemente, eres grande y maestro.

José Luis Yela:

De todas formas, no se trata de mí. Se trata de la destrucción de toda una manera de concebir la enseñanza y, en general, la vida. Lo cual es infinitamente más grave.

Patricia Moran Rodrigo : Totalmente de acuerdo y es penoso! Por dios, donde haya un alumno habrá un profesor!!! Así es el intercambio!!! Si no… a la UNED

Carlos Cabido: Se dice que no hay nada más atrevido que la ignorancia, hasta el punto de que a menudo es fácil confundir valor con insensatez. Siempre que he observado este fenómeno lo he interpretado en un solo sentido causal (la ignorancia causa insensato atrevimiento). Pero ahora me planteo si no funcionará en ambos sentidos. Puede que la percepción del salto generacional, la repentina facilidad con la que puede accederse a la información o determinadas “políticas” inciten a los “estudiantes” al insensato atrevimiento de creerse autosuficientes y, a la postre, a minusvalorar al docente. Puede que esa prepotencia haga que esos estudiantes, sin ni siquiera saberlo, estén renunciando a la difícil tarea de aprender a interpretar, cribar y relacionar la cada vez más abundante información (en definitiva, a pensar), paro lo cual, un maestro es imprescindible. Así que, puede que la actual tormenta posmoderna haya generado un tornado, un círculo vicioso, en el que el insensato atrevimiento lleva a la ignorancia y ésta, de nuevo, a la insensatez. Imagino la impotencia y el asombro con el que los maestros veis cómo algunos alumnos se precipitan felices en ese tornado, creyendo que pueden volar por encima del resto.

José Luis Yela: Así es, así es.

Charo Les: No tires la toalla.es necesaria mucha gente con tus ganas y tus valores. Supongo que es fácil hablar desde fuera, y sin saber. Pero yo aprendo muchas cosas de ti, con este pequeño y superficial nexo que es fb, seguro que hay alunmxs que agradecen tu estilo y tus maneras y siembras semillas de futuro, estamos muy necesitadxs de maestrxs, de enseñanzas y valores. Mucho ánimo que tu labor es buena y bella, aunque, no hay más que leerte en ocasiones para saber que también tiene sus amarguras.

José Luis Yela: Gracias, Charo. La cuestión es que si tiro la toalla ahora, habrán ganado los canallas manipuladores que están detrás de esas manifestaciones insensatas de los alumnos que se expresan de esta forma. Estos días me siento apaleado, pero habrá que sobreponerse.

Enoc Martínez Monteserin: Totalmente de acuerdo, me quedé con la boca abierta cuando lo vi. Lo siguiente va a ser despedir a los profesores y dejar solos a los “estudiantes”. Como si lo viera venir…

José Luis Yela No des ideas. Porque eso es, de alguna forma, lo que buscan precisamente los profesores que conciben la docencia mecánicamente y como una obligación: desacreditarla para intentar reducirla a la mínima expresión, con objeto de dedicar su tiempo a sus tareas investigadoras y empresariales. Y es que la pela es la pela.

Cris Cristina Te suscribo y me entristezco… me entristece la perdida de valores que algunos como yo teniamos como dogma. El respeto, aprender y admirar lo que te enseñan y no sabes, una buena clase, una clase con clase, un buen discurso… todos sabemos que somos lo que copiamos de la gente a la que admiramos, y la mayoría son profesores, que nos han transmitido su buen hacer, su pasión y sus conocimientos…. ya lo dice Def con Dos, vivíamos en Ultramemia.

José Luis Yela: >No. Vivíamos un proceso de aprendizaje, y lo seguimos viviendo. Pero a medida que pasa el tiempo, vamos adquiriendo experiencia, que es lo que nos hace reinterpretar nuestra realidad constantemente (si somos críticos y dinámicos). De ahí que quien tiene una experiencia limitada sea mucho más fácilmente manipulable sin darse ninguna cuenta (como tan acertadamente ha escrito antes Carlos Cabido).

Publicado en Universidad | 1 Comentario

De liquideces y cursiladas insoportables

Voy a ser basto, lo siento.
El presente es líquido para quien tiene diarrea. Para quien depone en condiciones, es completamente sólido. Hale, líquidos indocumentados, a cagar al monte, que se hace tarde.
(Estoy hasta los mismísimos de escuchar diagnósticos pedantes de la situación actual, en los que se inventa toda una colección de terminos de nuevo cuño, que en realidad sirven para justificar la miserable situación a la que nos está llevando la dinámica impuesta por el neoliberalismo político y su “brazo armado” económico, fundamentado en la escuela neoclásica. La realidad líquida… Majaderos colaboracionistas. Que conste que no hablo de Bauman, sino de toda su caterva de intérpretes fashion).

Publicado en Sociedad, economía y política | Deja un comentario

Por qué soy científico

El esoterismo es vertical, clasista -y, por tanto, discriminatorio- y reaccionario: una minoría de iniciados, que se consideran a si mismos superiores, se guarda para sí los secretos que se supone que revelan la verdad o le acercan a uno a ella, mientras que la mayoría, los profanos, que son considerados vulgo ignorante por los iniciados, no tiene acceso a esos secretos. No hay mejor manera de sojuzgar al pueblo.

La ciencia es horizontal, igualitaria y progresista: todos podemos contribuir al avance del conocimiento racional si somos capaces de entrenarnos en la observación sistemática y en el contraste de hipótesis; todo el conocimiento científico está al alcance de cualquiera, y la tarea fundamental de los verdaderos maestros consiste en divulgar ese conocimiento, convirtiendo en fácilmente inteligible aquello que no es fácil de entender. La divulgación del conocimiento racional trata de promover la formación de un tejido social docto, capaz de discernir críticamente, y que fundamente sus principios en la comprobación de los hechos y no en la fe. Si el vulgo es inculto no es por culpa de la ciencia, sino del mal uso de la ciencia que hacen las clases dominantes, es decir, la minoría de poderosos, quienes acaparan la mayor parte de los recursos, que a su vez tratan de controlar el conocimiento en su propio beneficio.

Es falso que la ciencia convierta a los sujetos en descreídos. Los convierte en cautos y humildes, además de en independientes y seguros de si mismos. Lo que promueve el descreimiento es el rechazo de cualquier acercamiento a la realidad que no sea científico, es decir, el cientifismo tecnólatra, basado en el supuesto de que todo es medible y contrastable mediante el método hipotético-deductivo. Esto es una falsedad más; la mente humana, a pesar de sus asombrosas habilidades, es limitada, y es incapaz de responder infinidad de cuestiones, especialmente aquellas que tienen que ver con las causas últimas. A medida que la física y la astronomía avanzan, vamos encontrando respuestas parciales a algunas de nuestras preguntas esenciales, pero vamos admitiendo que la realidad es inmensamente más rica e insondable de lo que somos capaces de imaginar.

Publicado en Ciencia, Sociedad | Deja un comentario

Interpretaciones equivocadas: ¿quién maneja los hilos?

El mundo es un pañuelo y al final todo se sabe. Me llega la onda de que mis alumnos, o al menos algunos de sus representantes, esperan que las elecciones a director de departamento no sean una lucha por el poder. ¿De quién habrán oído eso? ¿Cómo es posible que se pueda interpretar que los que tratan de evitar que quienes han ejercido el poder a sus anchas durante décadas lo sigan haciendo, están enfrascados en una simple lucha por el poder? Es obvio que desconocen todo el trasfondo, y que aún son jóvenes e inexpertos.

No, no es meramente una lucha por el poder y no es solo un problema que nos afecte a los profesores. El que piensa esto está muy confundido. Es una confrontación basada en formas opuestas de concebir no solo la organización de las actividades de un departamento, sino incluso la ciencia y hasta la forma de ver la vida. Es, además, una confrontación entre privilegiados pero dependientes del clientelismo clamoroso con el que se ha montado el departamento y desfavorecidos pero independientes de la estructura clientelar. Que tiene consecuencias inmediatas para todos.

Algún día se darán cuenta. Lo tremendo, como demuestra la situación social del país, es que hay mucha gente que prefiere ser dirigida y guiada, incluso que le impongan un sistema de organización concreto, antes de tomarse la molestia de pensar cómo organizar sus propias cosas al margen de tutelas de ningún tipo.

Sinceramente, cada vez tengo menos fe en que de la dinámica social actual salga nada positivo.

Y si, este asunto forma parte de mi sentimiento general de frustración. Está siendo muy difícil para mí. Cuesta aceptar que esa sea la lectura que mis alumnos hacen de la situación, cuando tanta energía pongo en tratar de fomentar el espíritu crítico en ellos. Esperaba más de ellos.

Y de mí; debo hacerlo fatal.

Publicado en Universidad | Deja un comentario

Espacios seguros: la demagogia de lo políticamente correcto

La universidad no puede ser un “espacio seguro”. El que lo busque, que se vaya a casa, abrace a su osito de peluche y se ponga el chupete hasta que se encuentre listo para volver. Los estudiantes que se ofenden por escuchar opiniones contrarias a las suyas, quizá no estén preparados para venir a la universidad“. Richard Dawkins.

**********

No puedo estar más de acuerdo con esta frase de Richard Dawkins, que no he leído en su contexto original sino en una entrevista a Clint Eastwood (http://www.vozpopuli.com/opinion/Clint-Eastwood-razon-sociedad-adolescente-correcion-politica_0_973103229.html), donde la pregunta latente es si vamos hacia una sociedad adolescente.

En realidad, nada realmente importante en la vida debe considerarse un espacio seguro, o al menos sujeto al tipo de estabilidad que conduce al acomodo y, en definitiva, al abandono. Y llevamos mal camino en este momento. El modelo de organización sociopolítica occidental por excelencia, la llamada “democracia representativa”, adolece de vicios estructurales graves, el peor de los cuales probablemente sea el que conduce a quienes desean instalarse en los puestos de supuesta representatividad se dirijan a los supuestos representados en aquellos términos que a éstos les resultan más agradables y que les permiten imaginar un mayor grado de acomodo, puesto que eso hace más probable que se les vote una y otra vez. No hay nada mejor para perpetuarse en el poder que decir lo que los demás quieren oir. Este proceder, tan extendido a todas las escalas sociales, suele denominarse hablar en lenguaje “políticamente correcto”, expresión que está viciada de raíz.

Mal camino llevamos, si, porque la dinámica de lo “políticamente correcto” disfraza la realidad y contribuye a asentarnos en el mundo de las apariencias. O en el de la “postverdad”, como ahora se dice. Y así, se confunde democracia con metriocracia (el poder de los mediocres), virtud esencial con apariencia de integridad, mérito con oportunismo productivo, sensatez con sumisión, y un larguísimo etcétera. Esto explica que acabemos otorgando el poder de decisión antes a quien nos promete imposibles hábilmente envueltos en terciopelo, aunque sea a cambio de obediencia acrítica, que a quien nos estimula a la crítica personal desde la libertad de conciencia. Esto explica, también, que estemos construyendo una sociedad acomodada a aquella ideología que menos nos compromete y de favor debido a quien hemos vendido nuestra dignidad. Este tipo de sociedad es el mejor sustrato para que quienes mandan hagan con nosotros lo que se les antoje. Estamos enfermando de la mente y de la voluntad sin poner remedio alguno, y casi nadie quiere reconocerlo. Es mejor quedarse con el chupete puesto, abrazando el osito de peluche.

Y es que, volviendo a citar a John Lennon (Strawberry fields forever), “living is easy with eyes closed, misunderstanding what you see”.

Publicado en Sociedad, economía y política, Universidad | Deja un comentario