Máxima confusión

Estos días se está produciendo en las redes sociales una avalancha sobre el impacto ambiental de un número inusualmente alto de incendios en la Amazonía (por ejemplo, https://www.publimetro.cl/cl/social/2019/08/21/incendios-devastan-kilometros-amazonas-imagen-satelital-prayforamazonas.html), provocado por ganaderos para favorecer los pastos. En la mayoría de los artículos se cita la página de Internet de la NASA (https://firms.modaps.eosdis.nasa.gov/map/) para dar soporte empírico a la noticia. La reacción de condena a Bolsonaro y de lamento desgarrado por la situación desastrosa del mayor pulmón del mundo ha sido inmediata y general. Sin embargo, otra página de la NASA (https://earthobservatory.nasa.gov/images/145464/fires-in-brazilAs?fbclid=IwAR0rGA-Rl7KWMgZWT_RxTz-ogcoJHK9nF5ndlebkZSynl8ujvtxvjvjTlF4), aunque reconoce que “los satélites comienzan a detectar una mayor actividad de incendios en julio y agosto en el Amazonas”, como es usual en esta época del año, certifica algo siguiente:

“El siguiente relato se ha actualizado el 22 de agosto de 2019, para ilustrar nuestras fuentes de datos.
En la selva amazónica, la temporada de incendios ha llegado. El espectrorradiómetro de imágenes de resolución moderada (MODIS) del satélite Aqua de la NASA capturó las imágenes de varios incendios en acción en los estados de Rondonia, Amazonas, Pará y Mato Grosso, el 11 de agosto y el 13 de agosto de 2019.
En la región amazónica, los incendios son raros durante gran parte del año, porque el clima húmedo les impide comenzar y propagarse. Sin embargo, en julio y agosto, la actividad  aumenta generalmente, debido a la llegada de la estación seca. Muchas personas usan el fuego para mantener tierras de cultivo y pastos o para despejar la tierra con otros fines. Por lo general, la actividad alcanza su punto máximo a principios de septiembre y se detiene principalmente en noviembre.
A partir del 16 de agosto de 2019, un análisis de los datos de los satélites de la NASA indicó que la actividad total de incendios en la cuenca del Amazonas este año ha sido cercana al promedio en comparación con los últimos 15 años. (El Amazonas se extiende por Brasil, Perú, Colombia y partes de otros países). Aunque la actividad parece estar por encima del promedio en los estados de Amazonas y Rondonia, hasta ahora ha alcanzado valores por debajo del promedio en Mato Grosso y Pará, según estimaciones de Global Fire Emissions Database, un proyecto de investigación que compila y analiza datos de la NASA.”

Referencias:

**********

La NASA es un organismo de investigación, como lo es en España el CSIC. Ambos organismos están compuesto de científicos independientes, en su mayoría, y los datos en bruto son los que son. Otra cosa son las interpretaciones, por supuesto. Pero ¿sería razonable que dudáramos de los datos que ofreciese el CSIC? No. Por la misma razón, imagino que no es procedente dudar de los datos que ofrece NASA. Si dudamos de los que ofrece en relación con los incendios de la Amazonía, con igual razón podríamos dudar de los que ofrece con respecto al cambio climático. Y todos los científicos que trabajamos de alguna forma en relación con el cambio climático tenemos múltiples evidencias de que está ocurriendo, y tenemos una idea bastante precisa de cuales son las causas.

Sería terrible que todo esto fuera una campaña de intoxicación monstruosa para mantener a la población entretenida y que no moleste ante la reunión del G7 de la próxima semana. No menos terrible sería que las ONGs hubieran mordido el anzuelo y hubieran caído en una espiral de exageración, porque a la larga esto solo contribuye a su desprestigio. ¿Qué pensar?

Publicado en Sostenibilidad, conservación y extinción | 2 comentarios

Apretar y abarcar

Al taxónomo le interesa sobre todo cómo caracterizar los organismos vivos que observa. Al ecólogo, cómo funcionan dichos organismos en relación con el ambiente en el que viven. Al biólogo evolucionista, cuáles son los mecanismos que posibilitan el cambio de las formas vivientes a lo largo del tiempo. Al entomólogo convencional, distinguir entre unas especies y otras de su grupo de interés. Al entomólogo aplicado, cómo controlar las especies de artrópodos que desarrollan plagas. A mí me interesan todos los puntos de vista.

Dicen que el que mucho abarca, poco aprieta. Precisamente, lo que a mí me interesa menos es apretar.

Habría que proponerle a la ANECA que, aparte de la sección que evalúe a los todoterreno, monstruosidades de la naturaleza que son capaces de cualquier cosa y más (dicho con toda la admiración, que por aquí andan algunos), habilite otras dos secciones para evaluar la actividad de los apretadores sensu stricto y de los abarcadores sensu lato, porque los últimos llevamos siempre las de perder.

Publicado en investigación, Reflexiones y escritos | Deja un comentario

Taxonomía molecular y evolución

En algunos círculos de entomólogos aficionados, sobre todo en las redes sociales, se escucha el lamento de que los “científicos especializados en ADN” hablan poco de los mecanismos evolutivos y del significado de las técnicas moleculares aplicadas a la taxonomía. Es cierto, al menos al nivel divulgativo. Pero creo que la razón fundamental no es el desinterés en enseñar; es, más bien, que éstas no son cuestiones que se puedan ni exponer ni debatir en foros sociales, porque son suficientemente complejas y enjundiosas. Es necesario hacerlo o en el marco de un curso especializado o, si lo que se pretende es simplemente entender lo fundamental, en el de un debate en torno a una ponencia en unas jornadas. Aparte de eso, no todos somos capaces de divulgar con rigor, con capacidad sintética y con claridad, y eso hay que entenderlo.

Consciente de ello, y dentro de mis limitaciones, por mi parte estoy intentando un acercamiento a esas cuestiones, dividida en tres partes. La primera, que se refiere a los procesos evolutivos relacionados con la génesis de la diversidad específica animal y su traslación al mundo de la taxonomía y de la nomenclatura zoológicas, la preparé para las Jornadas de Cuenca de la SEACAM (“Variabilidad y aislamiento: especies, subespecies, formas y unidades evolutivamente significativas”; http://seacam.blogspot.com/2019/06/iv-jornadas-entomologicas-de-la.html). La próxima está en preparación, y se refiere a los criterios usados en taxonomía evolutiva para inferir las relaciones de parentesco evolutivo entre especies y grupos de especies (“Construyendo hipótesis filogenéticas: selección y análisis de rasgos fenotípicos e interpretación de los patrones de parentesco evolutivo resultantes”). La tercera está solamente en mente todavía, pero tengo un esquema que voy a ir completando a medida que sea capaz de sintetizar lo fundamental sobre los métodos e interpretaciones de los resultados en el ámbito de la taxonomía molecular, en lo cual estoy ahora mismo enfrascado tanto por mi participación en Fauna Ibérica XII como por el curso en el que voy a tomar parte en octubre próximo (“Introduction to phylogenomics”; https://www.transmittingscience.org/courses/evolution/introduction-to-phylogenomics/). Estas dos últimas las presentaré en alguna Jornada en cuanto se dé la ocasión, y las ideas discutidas pasarán a formar parte de mis apuntes del tema de Sistemática del curso de Zoología. En la medida en que tenga tiempo, haré un resumen escrito de las tres partes, que quizá publique en el Boletín de la SEA, si tiene cabida. Si no, estará a disposición de quien lo quiera.

En cualquier caso, allá va alguna reflexión breve sobre alguna de las preguntas que se hacen más frecuentemente, en este caso debidas al interés de Suso Requejo Camiña, a quien agradezco que las haya hecho públicas:

– “¿Dónde se muestra primero la especiación de una posible nueva especie? ¿En su ADN o en su morfología?”
– Hay especies (en animales, entidades biológicas compuestas de poblaciones cuyos individuos se reproducen sistemáticamente entre si y dan descendencia fértil) cuyo ADN (mitocondrial o incluso nuclear) es idéntico, y hay otras que muestran una variabilidad intrapoblacional alta en el ADN (aunque esto último puede deberse en gran medida a fallos de tipo metodológico; Mutanen et al., 2016). Hay especies con una homogeneidad fenotípica grande y otras con una variabilidad fenotípica enorme, incluso intrapoblacional. Por eso, para interpretar con sentido los resultados de los estudios moleculares, hay que conocer bien los insectos con los que se trabaja, de manera que se pueda discutir lo que nos dice el ADN a la luz de lo que nos dicen la historia natural y la taxonomía morfológica, e incluso otras disciplinas como la geología. Y, además, no hay que perder de vista que lo que comienza siendo un proceso de diferenciación entre dos grupos de individuos puede revertirse, y desaparecer las incipientes diferencias. Obviar todo esto último puede conducir a interpretaciones simplistas y erróneas. En la naturaleza, muchas veces las cosas no son tan sencillas como nos sugiere nuestra mente, muy dada a concebir y manejar conceptos categóricos unidireccionales y lineales y a aplicarlos por igual a cualquier manifestación de todo proceso semejante.

-“¿Es posible ver en las secuencias de ADN mitocondrial el inicio de una posible especiación de unas colonias frente a otras de la misma especie?”
– Puesto que, en general, la especiación en animales no es instantánea o estasipátrica, sino contínua (lo que no quiere decir que la velocidad del proceso sea constante en todo momento), a medida que dos grupos de individuos se van aislando (por efecto de barreras geográficas, ecológicas o de comportamento), se van acumulando diferencias genéticas entre ellos, de manera que va aumentando progresivamente la probabilidad de que las frecuencias con que aparecen determinadas variantes genéticas sea diferente. Cómo se detecta eso en el COI o en otros marcadores moleculares no lo sé bien todavía; espero saberlo pronto.

– “En definitiva, ¿qué estatus van a tener aquellas colonias que están completamente aisladas, y tienen patrones morfológicos claramente distintos y constantes entre sus individuos, si los análisis mitocondriales no muestran diferencias claras?”
– Eso ya se ha definido con bastante claridad desde hace mucho: un aislado geográfico es una subespecie, que debe poderse reconocer fenotípicamente con relativa facilidad. En un contexto evolutivo, un aislado geográfico cuyos individuos presenten o no diferencias en el aspecto externo pero estén adaptados a las condiciones del lugar donde viven, y no presenten la misma eficacia biológica en los lugares en que habitan otros aislados geográficos de la misma especie, se denomina una “unidad evolutivamente significativa”.

En resumen: la comunidad de taxónomos “tradicionales” no tiene más remedio que aceptar que los nombres representan solo una aproximación de tipo categórico a un fenómeno no categórico, como es la evolución. En realidad, la taxonomía molecular no es la que ha cambiado por completo la forma de interpretar la biodiversidad; lo es su interpretación en un contexto evolutivo. Realmente, fue la teoría de la evolución por selección natural la que revolucionó la taxonomía. Cosa que la mayoría de los taxónomos, independientemente de nuestra filiación profesional o no, no hemos sabido interiorizar en la medida que corresponde. Por eso planteamos constantemente cuestiones basadas en una concepción categórica de la naturaleza y sus procesos, y por eso, por solo poner un ejemplo, seguimos usando masivamente términos tan confusos (y horrorosos) como “aberración”.

***********

Mutanen M, Kivelä SM, Vos RA, Doorenweerd C, Ratnasingham S, Hausmann A, Huemer P, Dincă V, van Nieukerken EJ, Lopez-Vaamonde C, Vila R, Aarvik L, Decaens T, Efetov KA, Hebert PDN, Johnsen A, Karsholt O, Pentinsaari M, Rougerie R, Segerer A, Tarmann G, Zahiri R, Godfray HCJ (2016). Species-level para-and polyphyly in DNA barcode gene trees: strong operational bias in European Lepidoptera. Systematic Biology, 65(6), 1024-1040.
Publicado en Cuaderno de campo | Deja un comentario

Redes y desactivación: el sometimiento está servido

Cuanto más se desarrollen las tecnologías de la comunicación y más facilidades tengan los adolescentes para acceder a las redes desde su ordenador personal, más difícil será que establezcan tramas de comunicación interpersonal cara a cara, y más se extenderá el espíritu individualista. Es decir, más disminuirán las opciones de que se produzcan respuestas sociales elaboradas ante el avance de las imposiciones de orden político, económico y moral por parte del poder oligárquico.

No es solo una hipótesis; es una tesis basada en hechos empíricos.

Publicado en Reflexiones y escritos | Deja un comentario

Redes

Puestos a cuñadear, es decir, a especular con escasa o nula base empírica, los hispanos no tenemos precio. Cada vez que entro en las redes sociales me entra la risa floja, luego la irritación, y termino deprimido. Es fastuoso.

Publicado en Reflexiones y escritos | Deja un comentario

Asunción de la realidad

La “cultura del éxito” nos hace olvidarnos de que en cualquier momento, esto se acaba. No favorece la actitud de estar preparado para la muerte, que es inevitable, y en la mayor parte de los casos para la de un declive doloroso. Como reacción, una cierta “subcultura de la felicidad”, que nada tiene que ver con la dinámica de superación y asunción del fracaso, conduce a algunas personas a la actitud mema de vivir como si todo fracaso fuera un éxito.

Estamos bastante perdidos, en general.

Publicado en Reflexiones y escritos | 2 comentarios

La pugna perdida. ¿O ganada?

Admiro a la gente que fue derrotada habiendo combatido sin esperanza alguna de vencer.” Jorge Luis Borges.

Publicado en Frases y citas, Sociedad, economía y política | Deja un comentario