La Noche Europea de los Investigadores

(Esta es una versión modificada y en castellano clásico del texto que aparece en https://ciencialacarta.com/la-noche-europea-de-los-investigadores-e-investigadoras/)

Este viernes, 24 de septiembre, se celebra “La Noche Europea de los Investigadores“, una iniciativa promovida por la Universidad de Castilla-La Mancha (UCLM), a través de la Unidad de Cultura Científica e Innovación (UCC+i), en la que también participa la Facultad de Ciencias Ambientales y Bioquímica.

La actividad, que es gratuita y para todos los públicos, incluye cuatro emplazamientos en Toledo, una treintena de puestos y la participación de más de 80 científicos e investigadores.

Todas las actividades se desarrollarán simultáneamente entre las 18.00 y las 20.30 horas en el castillo de San Servando, el paseo del Miradero, la plaza de Zocodover y en el paseo de la plaza del Ayuntamiento, reconvertidas, respectivamente, en plazas de la Biodiversidad, del Aire, de la Sostenibilidad y del Tajo. Habrá además una charla digital que se desarrollará en línea con el título “30 minutos para salvar la Tierra”.

En la plaza de la Biodiversidad (castillo de San Servando) se abordarán distintas cuestiones relacionadas con las aves, los árboles, los incendios forestales, las mariposas, las flores y los murciélagos. Allí montaré mi puesto, donde contestaré cualquier pregunta sobre la visión nocturna de los animales, muy particularmente de las polillas, y cómo la comprensión del fenómeno ha ayudado a mejorar sustancialmente los métodos de recolección de ejemplares y de registro de datos, que son a su vez fundamentales para entender cómo viven y funcionan las polillas, qué procesos evolutivos las moldean y qué medidas de conservación se les puede aplicar. Estaré acompañado por tres de mis trampas de luz, una de luz actínica, otra de LEDs y otra de luz de vapor de mercurio, todas de la zona ultravioleta cercana del espectro de ondas electromagnéticas.

Publicado en Ciencia, Educación y divulgación ambiental | Deja un comentario

Más Hadena

Más Hadena del grupo luteocincta bajo estudio: seis filograna, tres azarai, dos consparcatoides y una exspectata archaica. Todo un lujo. De nuevo, gracias, Teresa Farino.

Publicado en Cuaderno de campo | Deja un comentario

Una olla ponzoñosa en ebullición

¿Pero cómo no van a creerse algunos que la erupción del volcán de La Palma está orquestada, cuando su misma interpretación de la vida se basa en la existencia de un orquestador mayor que todo lo dirige y que cuando mueras te dará una bolsa de caramelitos para que otro barbudo te permita entrar en el Valhaya?

¿Realmente hay quien pueda haber pensado que el vasto conjunto de supersticiones surgido al albor de las primeras civilizaciones, como no podía haber sido de otra forma dada nuestra naturaleza y nuestro entendimiento de entonces de los fenómenos naturales, ha sido completamente sustituido por una visión sosegada, documentada, crítica y racional del mundo? La superstición y el acomodo de las explicaciones fenomenológicas a la trivialidad que deriva de ellas, en el contexto de una sociedad industrial y sometida a la dictadura de la jerarquía de un mercado laboral instrumental al poder y alejada progresivamente de la realidad del mundo natural, es decir, embrutecida, son el sustrato común sobre el que se asienta el discurso general del ciudadano. Que incluye delirios como las orquestaciones de fenómenos naturales. O como el vómito verde de Inda. O como el negacionismo de las vacunas. Son todo burbujas de la misma olla en ebullición.

Mientras tanto, el sol sale y los pájaros se ponen a cantar. Cada cual atiende a la voz que le llama.

Publicado en Reflexiones y escritos, Sociedad | Deja un comentario

Errores de medida

Todos los humanos tenemos unas pautas generales de comportamiento similares, aunque entre nosotros existe una variabilidad grande. Es decir, que dentro de una cierta homogeneidad, expresada generalmente por la tendencia central o media, podemos llegar a ser bastante diferentes en aspectos concretos de nuestro proceder, expresados por la variabilidad o varianza (propiedades básicas de toda muestra estadística).

Sin embargo, todos somos definidos, juzgados y considerados de acuerdo con los mismos criterios: se nos mide sobre todo en relación a la media, o a alguna desviación concreta de ésta, previamente fijada. Es decir, no con relación a lo que somos, sino a lo que se supone que deberíamos ser. Con lo cual, algunos sacan siempre ventaja sobre otros. Por definición.

¿De qué se trata, de tratar de corregir los errores de medida o de referencia, o de aprovecharnos de ellos? ¿De estimular fundamentalmente la cooperación o la competencia?

Publicado en Reflexiones y escritos | 4 comentarios

Apoteósico

Apoteósico. Un cachín de tierra de nada, en un año horrible, y está completamente cargado de frutos de todo tipo. El día que lo tenga que dejar me va a dar algo.

Publicado en Huerta | 2 comentarios

Un paseo por Toledo

Pasear por el casco antiguo de Toledo es sumergirte, de pies a cabeza, en la historia, en el encanto y en la belleza sin par (sin par; no la igualan ni Sevilla, ni Córdoba, ni Granada, ni Santiago de Compostela, ni Burgos…) de este rincón de la meseta castellana.

Ayer anduve un ratito por el centro; iba a recoger un disco que había comprado a Ana Alcaide y a escucharla un poco mientras tocaba en la calle Arco de Palacio, a espaldas de la catedral, su sitio de siempre, y a sumergirme en el ambiente indescriptible de esas calles y de esos rincones. Muy poco tiempo, porque me esperaba un arduo informe de proyecto en casa…

La mañana estaba muy agradable, soleada pero con una temperatura suave. Zocodover y las calles adyacentes estaban rebosantes de personas, muchas turistas pero muchas otras también residentes, que ansían salir como acostumbraban, después de tanto tiempo de restricciones, y aunque éstas no hayan acabado del todo. Había músicos por doquier, así como bastantes pintores y mimos; la ciudad revive, a lo que ayudó ayer el corte de tráfico en prácticamente todo el casco.

De Ana, qué decir. Es admirable lo que hace, y la sensibilidad que pone en ello. En un paquete primorosamente preparado, me entregó una copia en vinilo y otra en compacto de su “Cántiga del fuego”, así como el “Cuaderno de viaje”, un breve pero inmenso conjunto de hojas delicadamente diseñadas con las partituras y algunos texto suyos, que dejan bien claro quien es: “Este disco lo compuse en un momento muy especial de mi vida, durante mi embarazo. Sus canciones se fueron gestando a la vez que lo hacía el pequeño Bruno y han sido testigos de un inolvidable proceso de transformación. Siempre guardarán el encanto de haberme acompañado en este tiempo único, así como a Bruno en su gran viaje.”

“Compartir música en directo siempre es un acto de sinceridad, intimidad y desnudez. Gracias a todos los que vais a conciertos y os movilizáis para tener experiencias, que os dejáis sentir…”. Emociona hasta hacer saltar las lágrimas, lo que en este mundo tan áspero en el que nos ha tocado vivir es de reconocer infinitamente. Somos nosotros, Ana, quienes debemos estarte agradecidos.

Acaba el cuaderno con un texto bellísimo, como no podía ser de otra manera, de Konstantin Kavafis, su poema Ítaca, que de manera implícita dedica Ana a sus hijos, y que yo, modestamente y sin el permiso de Ana, que estoy seguro que me otorgaría, dedico al mío:

“Cuando emprendas tu viaje a Itaca
pide que el camino sea largo,
lleno de aventuras, lleno de experiencias.
No temas a los lestrigones ni a los cíclopes
seres tales jamás hallarás en tu camino,
es la emoción que toca tu espíritu y tu cuerpo.
Ni a los lestrigones ni a los cíclopes
si no los llevas dentro de tu alma,
si no los yergue tu alma ante ti.
Que muchas sean las mañanas de verano
en que llegues -¡con qué placer y alegría!-
a puertos nunca vistos antes.
Detente en los emporios de Fenicia
y hazte con hermosas mercancías,
y toda suerte de perfumes sensuales,
cuantos más abundantes perfumes sensuales puedas.
Ve a muchas ciudades egipcias
a aprender, a aprender de sus sabios.
Ten siempre a Ítaca en tu mente.
Llegar allí es tu destino.
Mas no apresures nunca el viaje.
Mejor que dure muchos años
y atracar, viejo ya, en la isla,
enriquecido de cuanto ganaste en el camino
sin aguantar a que Ítaca te enriquezca.
Ítaca te brindó tan hermoso viaje.
Sin ella no habrías emprendido el camino.
Pero no tiene ya nada que darte.
Aunque la halles pobre, Ítaca no te ha engañado.
Así, sabio como te has vuelto, con tanta experiencia,
entenderás ya qué significan las Ítacas.”

Y cómo no destacarlo, la dedicatoria…

Qué inmenso privilegio, vivir en Toledo. Y conocer personas así, que dejan huellas que seguir.

Publicado en A Mateo, Reflexiones y escritos | Deja un comentario

Sumar y restar

Sumar es tener en cuenta la voluntad del otro para, desde el respeto por ella, sea cual sea, construir algo juntos.

Restar es tratar de imponer al otro mi interpretación del mundo, acusándole de que la suya atenta contra la mía y convirtiéndolo en mi enemigo. Así es imposible construir nada común.

¿Qué hace la derecha española? ¿Qué ha venido haciendo desde que existe parlamentarismo aquí? ¿Quién es, en realidad, rupturista, al margen de los discursos fáciles y justificativos?

Publicado en Sociedad | Deja un comentario

¿Documentar la biodiversidad?

¿Documentar la biodiversidad? ¿Para qué sirven los proyectos BANDENCO, IBERARTRO o FAUNA IBÉRICA?

Una de las mayores y más estridentes paradojas del mundo alocado de hoy estriba en la constatación irrevocable del declive de la biodiversidad, al mismo tiempo que proliferan, a escala exponencial, los libros que ilustran o pretenden ilustrar dicha biodiversidad, que vienen a exponer e ilustrar todos lo mismo, en el fondo. Son como los estertores de quienes sabemos que vamos a perder algo y nos dedicamos compulsivamente a documentarlo.

Pero la pretensión de que documentarlo sirva para conservarlo se antoja ya fútil, a estas alturas. O las estrategias de fondo de gestión del mundo cambian de manera sustancial, o por más que describamos y fotografiemos noctuidos o fulanitómenos solo conseguiremos satisfacer nuestro placer personal por hacerlo.

Publicado en Sostenibilidad, conservación y extinción | Deja un comentario

Vayamos despidiéndonos

El otoño de la civilización. Antonio Turiel y Juan Bordera.

(https://www.ctxt.es/es/20210901/Firmas/37191/civilizacion-escasez-trigo-petroleo-gas-suministros-antonio-turiel-juan-bordera.htm)

Es un artículo excelente. Solo discrepo de dos frases: del título, ya que yo hubiera escrito “El otoño de nuestra civilización”, y esa que dice “Y no se ha hecho nada”. Algo se ha hecho: por ejemplo, poner en marcha facultades de Ciencias Ambientales. Claro que el sentido último de éstas era dedicarse a diagnosticar bien el problema de fondo para contribuir a la solución global, pero en lo que se han convertido es en productoras de soluciones menores a problemas menores, desde la misma óptima dominante de siempre (productivista, extractivista y, sobre todo, instrumental a un sistema de organización que no se cuestiona más que de boquilla). O sea, que se ha hecho algo. Pero un poquito, para la inmensidad del reto colosal al que nos estábamos enfrentando hace ya unas décadas.

“Deberíamos dejar de hablar de macroproyectos y tecnofábulas fantasiosas, y centrarnos en cosas más simples e imprescindibles. Garanticemos el suministro de alimentos, garanticemos el agua limpia, aseguremos las necesidades locales, relocalicemos el trabajo, trabajemos con materiales de proximidad y montemos los sistemas locales y resilientes que necesitamos, tanto de producción de energía como de todo lo demás. Dejemos de encandilarnos con las eternas promesas tecnológicas incumplidas y salvemos lo salvable. Adaptémonos a lo que ha de venir igualmente.

Repensemos el modelo Just In Time, ese modelo basado en la aceleración perpetua y evitar almacenar para ahorrar costes. Asumamos que solo fue posible mientras sobraba de todo. Que nos ha dado problemas durante la pandemia –ahora sabemos bien que las cosas no siempre llegan justo a tiempo– y que su influencia en la escasez creciente también es notoria. Al fin y al cabo, qué era el otoño sino el momento de almacenar para afrontar el duro invierno.
Hemos pasado el verano de nuestra civilización, en el que todo iba cada vez a más y mejor, en el que la abundancia material fue la norma. Como la cigarra de la fábula, no hemos aprovechado la bonanza del verano para hacer acopio para los malos tiempos. Ahora se acerca el otoño de la civilización.

El otoño siempre fue una especie de ruptura natural en la cadena de suministros. De repente, pasado el cénit energético del verano, se llegaba a un punto en el que se empezaba a tener menos, y había que adaptarse para afrontar el invierno. Aún tenemos tiempo para hacer preparativos, para tomar medidas adecuadas con determinación, para evitar lo peor. Pero no podemos esperar más, porque de hecho ya llegamos tarde. Estos preparativos tardíos de otoño no serán tan efectivos como habrían podido serlo en pleno verano.

El otoño de la civilización no es ni más ni menos que nuestro inexorable regreso –en principio lento– a vivir dentro de unos ciclos que nunca debimos dar por vencidos. En tiempos que cada vez serán menos complejos, pero más difíciles, vamos a tener menos energía para aclimatarnos a un invierno profundo que puede durar décadas, incluso siglos. Y ni la primavera ni el siguiente verano aparentemente invencible están asegurados. Habrá que ganárselos. Benedetti, a su manera, también lo vio venir:

Aprovechemos el otoño
antes de que el invierno nos escombre […]
aprovechemos el otoño
antes de que el futuro se congele
y no haya sitio para la belleza
porque el futuro se nos vuelve escarcha.

Publicado en Sostenibilidad, conservación y extinción | 3 comentarios

Confusión creciente

Oigo repetidamente en la radio que nombran a las tres (?) tendencias políticas europeas: socialistas, liberales y conservadores.

Para empezar, ¿dónde ve alguien medianamente versado y cabal socialistas en Europa, al menos conformados como una corriente mayoritaria? Ni que decir tiene que lo de “social-comunistas” es ya de manual de psiquiatría profunda.

Y por seguir, ¿qué criterio sólido puede usarse para separar hoy día, en Europa, a liberales de conservadores? Son básicamente indistinguibles, y funcionan como Fuenteovejuna, todos a una. No digamos ya aquí, donde todos están obcecados con la ridícula e infantil idea de los “enemigos de España” y con otros delirios del mismo estilo.

¿Alguien que no vaya fumado, bebido o intoxicado de cualquier otra manera ha visto algún enemigo en algún lado?

Qué bien se vive en el monte, al margen de los dislates de quienes medran en las cloacas del mundo de hoy.

Publicado en Sociedad | Deja un comentario