Listos

A todos los que animan a los demás a sacrificarse por el mañana y cosas así les viene bien, directa o indirectamente, que éstos lo hagan. Está todo repleto de listos.

Publicado en Reflexiones y escritos | Deja un comentario

Que si estoy desengañado, dicen

¡Pues claro que estoy desengañado! ¿Cómo no voy a estarlo?

Te dedicas a enseñar a los futuros gestores del medio natural los principios fundamentales por los que se rige el funcionamiento de éste, de manera que puedan aplicarlos de manera rigurosa a la solución de los problemas derivados de la crisis ambiental actual y puedan contribuir a educar al tejido social en las tesis de la sostenibilidad, y lo que te encuentras sistemáticamente es no solo la descalificación por parte de los responsables de la política ambiental -y no digamos del resto-, sino que vas constatando cómo cada vez más egresados hacen caso omiso de las bases del código deontológico del ambientólogo para acomodarse a los intereses inmediatos del empresario que les mantiene, cuando no se convierten ellos mismos en los usurpadores.

Estás empeñado en dejar como legado una serie de textos que reflejen los resultados fundamentales de una vida entregada al estudio de la identidad taxonómica y la biología de un grupo de polillitas, y recibes recurrentemente comentarios despectivos acerca de la dinámica de trabajo que has tratado de mantener a lo largo de tu trayectoria, que está, naturalmente, apartada de la de que la adecuación a la norma exige férreamente al académico al uso, de manera que se te niegan habitualmente unos fondos mínimos para poder sacar adelante esos textos, generalmente sobre la base de justificaciones absurdas o circunstanciales.

Y así sucesivamente.

¡Y me echan en cara que esté desengañado!

Publicado en Reflexiones y escritos | 1 Comentario

Oscilaciones numéricas periódicas y crónicas de la biodiversidad: ¿una cañita?

La diversidad y disparidad de formas del reino animal marino es realmente fascinante e ignorada por el gran público. Una inmensa parte de ella es intersticial, generalmente pseudocelomada, aunque mucha otra lleva vida epibentónica o nectónica. Entre ésta última, los grupos celomados metaméricos, básicamente anélidos y crustáceos, que también pueden ser intersticiales, son capaces de desarrollar movimientos asombrosos, de una plasticidad y dinámica bellísimas e interesantísimas. Todo este espectáculo sin límite está también amenazado por nuestra codicia, insensatez, cortedad de vista, insensibilidad e incapacidad de renuncia. Es fundamental denunciarlo. Pero más importante es entenderlo; lo que estamos ocasionando los humanos podía predecirse sin ninguna dificultad, y no es cualitativamente distinto de lo que ha ocurrido con la vida en la Tierra durante otros procesos de extinción masiva de origen endógeno. Es cierto que en esta ocasión ocurre algo extraordinario, que es que el motor causante del proceso, la especie humana, es consciente de lo que ocurre, y una fracción muy pequeña tiene una idea bastante aproximada de las causas. Pero somos manifiestamente incapaces de poner remedio, por cuestiones directamente relacionadas con nuestro comportamiento social. La aparición de la consciencia es un fenómeno asombroso de la materia, que ya sabemos que ocurre muy raramente, porque la ventana de probabilidad para que se produzca es infinitesimal. Que de entre todos los ensayos de aparición de consciencia solo uno tenga la propiedad de revertir el bucle termodinámico es algo no ya extremadamente difícil de imaginar, sino imposible de describir en términos puramente físicos y matemáticos a día de hoy. Todo hace pensar que los humanos, como ensayo evolutivo más notable de organización consciente sobre la Tierra hasta la fecha, hemos tocado techo y tenemos nuestros días contados. La vida seguirá y se reorganizará sin nosotros, que pasaremos al estante de los Trilobites, los dinosaurios y los neandertales. Si falta alguna pieza en este rompecabezas es algo que todavía ignoramos.

¿Una cañita, mientras?

Publicado en conservación y extinción, Evolución | Deja un comentario

Nuestro grupo

Más allá de la ciencia hay vida, que parece que se va olvidando. Pero vida de verdad, no simplemente vegetativa, competitiva, excluyente o abiertamente despectiva. Nosotros somos personas antes que investigadores, y lo somos dentro y fuera del recinto académico. Somos un grupo, el núcleo central del grupo DITEG, no un mero conglomerado de individuos profesionalmente afines. Siempre lo hemos sido (¿verdad Diana, verdad Elvira, verdad Arancha?) y siempre lo seremos, al menos hasta que yo desaparezca. Nos ignoren o nos eliminen como grupo institucional o no; eso es otro asunto.

Vamos, que nosotros somos seres racionales,
de los que toman las raciones en los bares.
Y no nos digas que no está bien,
que ya sabemos cuáles son nuestros males.
¡Ea!

Publicado en investigación | Deja un comentario

Saca la bota, María

Es todo muy divertido. Esta mañana he escuchado por la radio a uno de esos inanes mentales que nos gobiernan quejándose de que en La Mancha el agua que sale de los pozos está contaminada por nitratos, y no es potable. Es el mismo personaje que hace un par de meses rebuznaba contra Alberto Garzón cuando éste hizo notar una evidencia, y es que la proliferación de macropocilgas tiene como una de sus consecuencias la contaminación de los acuíferos por nitratos, y vociferaba a favor de éstas. Ahora lo que está defendiendo para paliar la contaminación es la finalización dentro del plazo estipulado de la llamada Tubería de la Llanura Manchega.

Uno no sabe ya si es que son retrasadillos y deberían volver a la ESO, si es que se descojonan abiertamente del personal (que, evidentemente, está a por flores) o si lo que hacen es lisa y llanamente lamerle el trasero a los oligopolios cortoplacistas con objeto de pillar cacho. O todo al mismo tiempo.

Saca la bota, María, que me voy a emborrachar. Con nitratos.

Publicado en Sostenibilidad | Deja un comentario

Saltar o no saltar: he ahí la cuestión

– Ya está, ya saltó el Yela.

– Hum… ¿Saltó el Yela, o sois vosotros que no abandonáis el estado de subfósil?

Publicado en Aquí y ahora | Deja un comentario

Incongruencias insalvables

Si tanto celo ponéis en reclutar voluntarios para tareas ambientales o de tantos otros tipos, ¿por qué no ponéis el mismo celo en reclutar personas sensatas y cabales para que realicen las tareas de organización social, al margen de la política chusquera institucional?

Me parece francamente notable.

Publicado en Sociedad, economía y política | Deja un comentario

Geoeinos (63)

De todos los seres y fenómenos de la naturaleza, ninguno es tan cambiante a simple vista como las nubes. Tamaño, color, contraste, densidad, opacidad, proximidad o altura varían constantemente, a veces a una velocidad vertiginosa. Esta tarde de calor plomizo, casi hiriente, han servido de telón al sol, que se ha escondido parcialmente tras algunas de ellas, dando al cielo de poniente un aspecto extraordinario, como si las gotitas de vapor de agua estuviesen ardiendo. Sorprendente ha sido que una inmensa masa de personas pasase de largo sin maravillarse de semejante espectáculo. Pero más sorprendente todavía ha sido darme cuenta de que a pocos metros de mi, otro ser de mi misma cuerda lunática tomaba fotos del cielo con su móvil, ajeno totalmente al resto de mortales, incluido yo mismo.

No estamos tan solos.

13-6-2022

Publicado en Geoeinos | Deja un comentario

Lo instrumental y lo fundamental

Hay un movimiento entre los ciudadanos que cada vez cobra más relevancia, que considera que las esferas de lo económico y de lo ambiental están contrapuestas, de manera que creen que se hace necesario posicionarse a favor de una o de la otra. Puestos en situación, optan por lo inmediato. Por la pasta y el negocio, vamos. A veces me pregunto si este tipo de personas son conscientes de que sin nuestra casa no somos nada. Es decir, si son conscientes de que la economía es instrumental, mientras que el ambiente es, por así decirlo, estructural, y en todo caso fundamental, de manera que la economía depende en definitiva del ambiente. O lo que es lo mismo: el buen estado de la economía depende del buen estado del ambiente, y que una economía saneada no es sostenible si no es sobre la base de un entorno natural bien cuidado.

Me temo que no, que no se dan cuenta. Y es un horror.

Publicado en Sostenibilidad | Deja un comentario

Nuestros límites

Son los pasos, y solo los pasos, los que hacen el camino. Y son las palabras, y no las ideas fecundas y bien fundamentadas, las que pueden hacer los discursos vacuos.

Pero los humanos no alcanzamos más que a pergeñar causas próximas. Las causas últimas se escapan, inevitablemente. Si la vida es, por tanto, un misterio, es porque nuestra capacidad cognitiva y analítica es limitada. Seamos el intelectual más brillante o el individuo más torpe.

Si no somos capaces de asimilar nuestra condición y seguimos creyéndonos el ombligo del universo, no tenemos salida ni siquiera a corto plazo. Como de hecho ocurrirá con toda probabilidad.

Publicado en Reflexiones y escritos | Deja un comentario