Geoeinos (28)

20180424_205333.jpg

Con la primavera, este año muy retrasada, llega la siembra. Es fascinante cómo de un minúsculo trozo de materia aparentemente inerte, casi plano, puede obtenerse meses más tarde una planta de más de un metro de altura, que proporciona varios frutos comestibles de gran tamaño.

25-4-2018.

Anuncios
Publicado en Geoeinos | Deja un comentario

Geoeinos (27)

Geoeinos

El cielo está tapizado por un manto uniforme de calina gris. Pasan dos mirlos persiguiéndose y un pequeño grupo de abejarucos, poco habladores hoy. Más arriba zigzaguean los vencejos. Bajo mis pies, el suelo se ha cubierto de un tapiz verdoso, debido a las lluvias del invierno y primavera. Algún animal, quizá alguno de mis gatos, ha tronchado una inflorescencia de lechetrezna; las flores son espectaculares si se las mira con paciencia, al detalle.

22-4-2018.

Publicado en Geoeinos | Deja un comentario

Geoeinos (26)

20180421_201933

Después de pasar el invierno bajo la tierra, con poca actividad, cientos de especies de invertebrados vuelven a retomar la actividad primaveral. Tres larvas de escarabéido edáfico, probablemente Rhizotrogus sp., que he encontrado removiendo la tierra.

22-04-2018.

Publicado en Geoeinos | 2 comentarios

Sinonimia

Protóstomos y esquizocelomados son sinónimos; todos los protóstomos son esquizocelomados, y viceversa. El PP es claramente protóstomo. El PSOE es esquizocelomado. No dan para más.

Publicado en Sociedad, economía y política | Deja un comentario

Trabajar está bien, pero quita mucho tiempo

Y entonces vas y te mueres. Y se acabó.

Es una manera de hablar, desde luego. Minimalista, diría alguno. De viejo apaleado y harto de ver, leer y sufrir simplezas infantiloides sin sustancia alguna, que digo yo. Y es que sabe a poco, esto de la vida, cuando te la tienes que pasar haciendo toda clase de mandangas improductivas e inútiles para poder sobrevivir, que te apartan constantemente de la tarea de procesar la información que te entra por los sentidos, que es mi vocación y mi profesión.

“Esto de trabajar está bien, pero quita mucho tiempo”, que dije una vez hace muchos años y que provocó un torbellino de hilaridad en el departamento donde me dejaban trabajar por aquel entonces. No iba de coña.

Publicado en Reflexiones y escritos | Deja un comentario

Pues eso

Gerardo Tecé: “ETA ha pedido perdón. En plan “hostia, quién coño se iba a imaginar que poniendo bombas iba a morir gente”. En fin. Mejor pedir perdón que pedir que todo se olvide para no reabrir heridas. Eso sí que es el colmo.”

Publicado en Frases y citas, Sociedad, economía y política | Deja un comentario

Buena gente

Tremenda semana de trabajo, entre manuscritos, textos y prácticas, que podía haber acabado en tragedia, aunque finalmente acabó en risas distendidas. Y es que el miércoles tuve un incidente que pudo ser serio.

Encendí el hornillo y puse una sartén con un poco de aceite en él. Me volví para hacer otras cosas, no recuerdo cuales, y de pronto olí a quemado. Giré sobre mi mismo, y vi la sartén en llamas. En principio no me alteré, ha pasado otras veces y con taparla, es suficiente para que se apague el fuego. Pero por alguna razón, la llama había alcanzado la campana extractora, de lo que al principio no me di cuenta; pero en un momento se montó una humareda tremenda, quizá favorecida por que fuera hacía bastante viento y la ventana de la cocina estaba abierta. Tuve que actuar con rapidez: llené un recipiente de agua y lo eché sobre la campana. El fuego se apagó casi al instante, pero el humo invadió la casa. Abrí todas las ventanas y puertas, para que saliera. Y vaya si salió; uno de los vecinos de enfrente lo vio y llamó rápidamente a los bomberos y a la policía, y se acercó a ver qué pasaba. Algo que agradecí mucho, porque en estos tiempos que corren no son muchas las personas que se muestran así de solidarias. Le dije que todo estaba bajo control, y que podía avisar de que no hacía ya falta que viniera nadie. Pero aun así, al rato, mientras yo estaba tendiendo la ropa, apareció un coche de la policía. Salí a recibirles. Eran dos chavales jóvenes.

Y lo mismo que otras veces critico el comportamiento chulesco, agresivo e irrespetuoso de ciertos agentes, esta vez tengo que decir que el trato fue exquisito y se pusieron completamente a mi disposición, por si necesitaba algo. Les invité a pasar, para que ellos mismos vieran que había sido algo más aparatoso que grave, y que aparte de los restos del humo y de la pared ennegrecida, no había ya más rastros del incidente. Nos pusimos a hablar, salimos afuera… y se quedaron encantados del lugar, de la parcela, de la huerta, y en definitiva del modo de vida que he elegido. Total, que allí estuvimos un buen rato hablando, como si nos conociéramos de toda la vida. No nos tomamos unas cañas porque estaban de servicio. Pero la ocasión lo hubiera requerido, la verdad.

Publicado en Aquí y ahora | Deja un comentario