Rajoy y su primo

Es de mofa total. Ahora, el tío Rajoy, el del primo meteorólogo en Sevilla, va y suelta en la reunión (“cumbre”, como dicen los fashion) de París que España “reafirma su apoyo” al acuerdo para limitar el calentamiento del planeta suscrito hace dos años en la capital francesa y, como prueba de ello, expondrá su intención de que España cuente en 2018 con una ley de cambio climático. Mientras tanto, por solo dar dos pinceladas de por dónde va en realidad la política ambiental del “gobierno” que padecemos, el ministro Nadal y el oligopolio eléctrico siguen apostando por energías sucias y contaminantes de la manera más descarada, mientras penalizan el uso de energías menos contaminantes, y el propio ministerio pretende dejar fuera del plan de sequía y del Pacto Nacional por el Agua el trasvase Tajo-Segura, y ni siquiera lo tiene en cuenta a la hora de sus consideraciones preliminares, ignorando totalmente el impacto que genera el trasvase tanto en situaciones de sequía como en la sobreexplotación por incremento de las demandas en la cuenca del Tajo, todo lo cual viene a contravenir en definitiva la Directiva Marco del Agua europea (que se incumple sistemáticamente por parte del gobierno español). Y todo lo cual resulta de las presiones del oligopolio agropecuario intensivista.

¿Qué significa, en cuanto al orden social, que desde los centros de poder se asuma como norma de comportamiento la tergiversación permanente de los hechos y la rendición manifiesta a los núcleos de poder económico? ¿Qué se puede esperar, en este contexto, de una tal ley del cambio climático, promovida por quien se ríe del cambio climático? ¿Pero acaso sabe esta gente qué es y qué repercusiones ambientales puede tener? No puede ser más patético ni más definitorio de la situación terminal por la que pasamos.

Sábete, Sancho, que … todas estas borrascas que nos suceden son señales de que presto ha de serenar el tiempo y han de sucedernos bien las cosas, porque no es posible que el mal ni el bien sean durables, y de aquí se sigue que, habiendo durado mucho el mal, el bien está ya cerca.” (Miguel de Cervantes, Don Quijote, primera parte, capítulo XVIII). Que se apresure, por favor…

Anuncios
Publicado en Sociedad, economía y política, Sostenibilidad | Deja un comentario

Un día en la vida

Sin haber terminado aún de abrir los ojos, me enfundo las babuchas en los pies y me acerco a la cocina. Los gatos me reciben alborozados, o más bien excitados ante el desayuno que saben que les espera. Mientras caliento el café y mordisqueo una manzana, miro a través de la ventana. Fuera hace frío, pero el sol empieza su ascensión diaria por la bóveda celeste, inundándolo todo de luz y color.

Imagen1

Voy hasta la sala de estar. Deposito un manojo de ramillas sobre los rescoldos del día anterior, y sobre ellas un par de ramas gruesas. El fuego comienza a aparecer, y poco a poco se convierte en un baile de lenguas ascendentes. El aire crepita, y la estancia se llena de un matiz anaranjado y se entibia.

20171114_165941

Abro la puerta de entrada y salgo afuera. Me dirijo hacia la huerta, a recoger un ramillete de perejil, unos rábanos y un repollo para el puchero. Ya de paso recojo los últimos tomates, berenjenas, melones y pepinos, y me traigo una calabaza, unos brotes de romero y unas flores de madroño.

20171101_151441

Bajo hasta el gallinero. Por el camino voy sintiendo las chinitas del suelo en las plantas de mis pies, a través de las blandas suelas. El agua del cubo que les bajo a las gallinas chapalea contra la pared de aluminio, y a veces me salpica ligeramente. La gallinas me reciben del mismo modo que los gatos, nerviosas ante la comida que llega. Comen y beben con avidez. Tres huevos que descansan en el ponedero pasan a formar parte del botín que subo a la casa.

20171021_120426

20170424_123600

De vuelta, paro en el banco de madera y me siento un momento a ver las nubes pasar. El blanco sobre el azul me inunda de calma.

20170531_142807

Una curruca pasa veloz por mi izquierda y se posa sobre un pequeño granado, mirándome curiosa; torcaces solitarias surcan el cielo una y otra vez. Subo a la casa.

20171021_120004

Lleno la regadera y salgo a la terraza a remojar los geranios, las petunias, las aloe y las plantas aromáticas. Cada una tiene un relato que contar, de insectos que acuden a sus flores o a sus hojas, de momentos de crecimiento rápido o lento, de sequías y tormentas. Cuando termino, dedico un rato a las plantas del interior de la casa, en especial a la pequeña selva del cuarto de estar y a las prímulas, calanchoes y violetas africanas del dormitorio.


20170417_185336

Acabo sentado en mi estudio, con el lápiz en la mano. ¿Qué historia habrá de salir hoy de mis dedos?

Publicado en Trocitos de historia personal | Deja un comentario

La educación es un acto de amor, por tanto, un acto de valor.” Paulo Freire, “El Templo de las Nubes”

Publicado en Frases y citas | Deja un comentario

El miedo irracional

Muchos de mis conocidos expresan un miedo visceral, irracional, ante todo lo que suene a comunismo. Siempre les contesto lo mismo: ¿Has indagado en la historia social y del trabajo en Europa desde 1780 hasta 1940? ¿Y has leído el Manifiesto Comunista? ¿Y El Capital? ¿Has reflexionado sobre dos temas fundamentales, como son la alienación y la plusvalía? Hay un hecho clave que muchas personas bienintencionadas ignoran, sobre todo porque nuestros oídos son bombardeados constantemente por la propaganda procapitalista hegemónica, y es que una cosa es el comunismo como doctrina política y otra cosa lo que ocurrió en la URSS a partir de la toma del poder por Stalin. El comunismo ruso experimentó tales derivas que se convirtió en ejemplo de modelo político a evitar. Era muy fácil denostar al comunismo tras semejante fracaso, y de eso se ha aprovechado inmisericordemente la maquinaria capitalista occidental, muy particularmente tras la caída del Muro y el concomitante auge del neoliberalismo.

Pero es más fácil dejarse llevar por la visceralidad irracional y limitarse a descalificar el comunismo de raíz…

Publicado en Sociedad, economía y política | Deja un comentario

Post mortem

Cuando uno muere, todo son alabanzas. Es una costumbre que, si no es exagerada, puede no estar mal. Hace dos días murió Manuel Marin, que fue presidente del Senado y presidente en funciones de la Cámara Europea, si mal no recuerdo. En los primeros ochenta hablaba frecuentemente en Radio Nacional, y yo le escuchaba con atención. Fue un tipo inteligente, culto y trabajador. Pero, realcen lo que realcen los medios institucionalistas de difusión en este momento, no dejó de ser un miembro de esa casta de aprovechados que formalizó el “pelotazo” como medio de vida en tiempos de Mister X. Acabó cayendo en ello. La presidencia de la Fundación Iberdrola no le podrá olvidar nunca; una vez más, las puertas giratorias funcionaron con “normalidad” y “moderación”, eso que tanto les gusta a todos los miembros de la casta. Sin estridencias. Con discreción.

Más allá del caso concreto. la cuestión que se suscita, como en tantos otros casos, es si es posible no ser un pillo o corrupto, aunque solo sea pillín o corruptín, bajo las premisas del modelo social en que nos desenvolvemos actualmente. Hay quien piensa que sí, pero que te aleja del “bacalao”. Lo que me parece que no consideran quienes argumentan de esa manera es que el bacalao es, precisamente, el objetivo. Hay que comer. Y vestirse. Y tener internet. Y pagar el cole de los niños, el mejor posible. Y poder afrontar el pago de una buena hipoteca, para tener una buena casa. O dos, que dejarles a los niños. Y… vivir a costa de los recursos de las tres cuartas partes de la humanidad, la madre de todos los bacalaos, que es a la que aspira cualquier cuñadín o cuñadón que se precie. Aunque no sea consciente. Es el modelo de organización del que nos hemos dotado. Y que mantenemos entre todos, por acción u omisión.

¿Permite el modelo vivir al margen de la pillería? Muy difícilmente, si es que es posible hacerlo desde dentro. En todo caso, cuando yo estire la pata, lo que cada vez está más cerca, no le importará a nadie, porque no he ascendido los peldaños que todo cuñadín, cuñadón o simple currantín o currantón honesto tiene delante de sí cuando comienza su recorrido laboral, y me he quedado a pie de escalera mirando al horizonte, por voluntad propia. Pero si hubiera algún despistado que reparara en mi ausencia, por favor, que no cuente trolas, ¿vale?. Fui lo que fui; hice lo que pude, pero a la contra. Y no me dio la gana de entrar en cajones. Y cuando no fui a la contra, fue porque abjuré de mis principios, por miedo, ignorancia o contagio acomodaticio. Nada de memeces. Al pan, pan.

Publicado en Reflexiones y escritos, Sociedad, economía y política | Deja un comentario

Imposible entenderlo

Estos días se ha desatado una lucha insólita entre la Consejería de Educación de Castilla-La Mancha y el equipo rectoral de la Universidad pública regional, aparentemente centrada en la financiación de esta última. Parece, por lo que se lee, que la Junta se comprometió a garantizar de manera formal, publicándolo en el Boletín, el gasto nominativo (básicamente, los gastos estructurales), procurando hacer frente al resto de financiación a través de un contrato-programa y un plan estratégico a cuatro años. Al menos, eso es lo que se comenta. Algo extraño debió ocurrir durante las negociaciones entre ambas entidades, puesto que el rector escribió a continuación una carta a todos y cada uno de los componentes de la comunidad universitaria, en la que denunciaba un supuesto “agujero” de financiación por parte de la Junta (de unos 20 millones de euros, si recuerdo bien), que fue contestada al día siguiente por el consejero con otra carta también a toda la comunidad universitaria, explicando la situación desde su punto de vista. Todo muy anómalo y sorprendente.

Algo pasó de lo que no nos hemos enterado, a pesar de las autoproclamas de “transparencia” de la UCLM. Y es difícil imaginarse qué, puesto que el talante dialogante de los máximos representantes de ambas entidades, el rector (Miguel Ángel Collado) y el consejero (Ángel Felpeto), es bien conocido, y yo no soy de dorarle la píldora a nadie. ¿Por qué, de pronto, este enfrentamiento, cuando precisamente lo que más falta hace es entendimiento y la circunstancia parecía más propicia que nunca para ello?

Quizá tenga que ver la aparición en escena de un tercero en discordia, quizá la cizaña. Cualquiera sabe, en este limbo informativo en que nos encontramos. Lo que si se sabe es que está prevista la apertura de una universidad privada para el curso que viene, la Universidad Fray Hernando de Talavera o Universidad de Nuevas Tecnologías, que se instalará en Talavera de la Reina a finales de 2018 (http://www.lovetalavera.com/apobada-la-universidad-privada-se-hara-talavera/). Veremos en qué queda todo este culebrón.

Publicado en Universidad | Deja un comentario

Egos de investigación

No sé qué les cuentan sus directores, aunque me lo puedo imaginar. Pero el patrón de comportamiento entre los becarios predoctorales se repite mayoritariamente una y otra vez, y no solo aquí: en el Museo Nacional de Ciencias Naturales, en la Estación Biológica de Doñana, en el Instituto Nacional de Investigaciones Agrarias o en cualquier otro lugar donde haya ido de visita. Te cruzas con ellos y ni te ven. No saludan. Van mirando hacia abajo, o hacia sus manos si llevan algo entre ellas. Van deprisa, muy deprisa, como si les fuera la vida en ello; seguramente se creen que les va, como me ocurrió a mí en su día. Cuando contestan a tus razonamientos en las redes sociales lo hacen con suficiencia, intentando darte aquellas lecciones que creen que han aprendido. No aprecias jamás una sonrisa en su boca. Son seres tristes, cuando no altivos; son los que han obtenido mejores notas (no los más inteligentes ni capaces, que ambas cosas son diferentes). Lo saben. Quizá es que se consideran a sí mismos la élite del futuro, y sueñan en el más absoluto secreto con que al menos una parcelita del mundo, aquella que tiene que ver con el saber en el que se desempeñan, esté algún día bajo su control. No en vano, la tesis doctoral supone un dominio sin fisuras del ámbito conceptual en el que trabaja el doctorando; ha de convertirse en una “autoridad”.

De los senior mejor no hablo. Me van a odiar más todavía, si cabe.

Egos. Subproducto de una dinámica investigadora convertida en negocio. La repudio.

Publicado en Ciencia, Universidad, investigación | Deja un comentario