La mística en la ciencia

La más bella emoción que podemos tener es la mística. Es la fuerza de toda ciencia y arte verdadero. Para quien esta experiencia resulte extraña, es como si uno estuviera muerto. Saber que existe lo que para nosotros es impenetrable, manifestándose como la mas alta sabiduría y la mas radiante belleza, que nuestras pobres facultades sólo pueden entender en sus formas más primitivas –este conocimiento, esta sensación– está en el corazón de nuestra verdadera religiosidad. En este sentido, y sólo en éste, pertenezco a las filas de los hombres devotos… Un ser humano es parte del todo… Se considera a sí mismo, sus pensamientos y sentimientos, como algo separado del resto – como una suerte de ilusión óptica de su conciencia. Estas ilusiones son para nosotros como una prisión que restringe nuestros deseos personales y nos encariña con unas pocas personas que nos son próximas.

Nuestra tarea es liberarnos de esta cárcel ensanchando nuestra área de compasión hasta abrazar a todas las criaturas vivientes y a toda la naturaleza en su belleza. Nadie es capaz de hacerlo del todo, pero el intentarlo es, en sí mismo, una parte de la liberación y el fundamento de nuestra seguridad interior.

Albert Einstein, en “Diálogos con científicos y sabios. La búsqueda de la unidad”, de Renée Weber.

Anuncios
Publicado en Frases y citas | Deja un comentario

Mi club de antifans

Más allá de los argumentos filoconspiranoides de algunos, a mi me parece que las redes sociales nos brindan oportunidades enormes de crear lazos y redes con multitud de personas con las que, de otra forma, ni siquiera podría uno entrar en contacto. Desde que estoy en ellas, hace ya once años, he conocido multitud de personajes admirables y sorprendentes y he tenido ocasión de participar en grupos de discusión muy fructíferos e interesantes. Al igual que reconozco que hay un grupo de individuos a los que sigo de manera permanente, porque sus textos son alimento para la mente, también hay otro grupo que me sigue fielmente, de manera constante o a temporadas. En plan de broma, les llamo “mi club de fans”. Claro que, puestos a reconocerlo todo, también hay a quien no le gusto nada, por unas u otras razones. Y no se recatan en expresarlo. A éstos les llamo “mi club de antifans”.

Entre ellos hay gente normal, digamos, como no podría ser de otra forma; no todos podemos gustarnos a todos. Pero también hay algún elemento francamente molesto, e incluso alguno directamente despreciable, por el odio irracional que desprende. Todos somos dignos de compasión, sin excepción, en el sentido en que representamos, en parte, el resultado de nuestros traumas y de nuestros errores en el trabajo con nosotros mismos, y el que esté libre de pecado que tire la primera piedra. Pero hay algunos que se empeñan en conducir con determinación hacia lo siniestro. Son seres que son más dignos de compasión que los demás, por su tenacidad en insistir en el absurdo delirio descalificador, completamente visceral y repleto de monstruos cornudos y dragones llameantes.

Uno, en particular, que roza lo psicopático, o entra de lleno en ello, no lo sé, se ha convertido en mi trol insidioso y pertinaz por excelencia. O lo que es lo mismo, de acuerdo con Wikipedia: “persona que publica mensajes provocadores, irrelevantes o fuera de tema en una comunidad en línea, como pueden ser un foro de discusión, sala de chat, blog o similar, con la principal intención de molestar o provocar una respuesta emocional negativa en los usuarios y lectores, con fines diversos (incluso por diversión) o, de otra manera, alterar la conversación normal en un tema de discusión, logrando que los mismos usuarios se enfaden y se enfrenten entre sí. Según la Universidad de Indiana son una comunidad en aumento. El trol puede crear mensajes con diferente tipo de contenido como groserías, ofensas, mentiras difíciles de detectar, con la intención de confundir y ocasionar sentimientos encontrados en los demás”. El susodicho no solo se ha hartado de insultarme gratuitamente en Facebook, propiciando la descalificación hacia mí de un coro de falderos insensatos, sino que por último ayer tuvo la desfachatez de entrar aquí y dejar su deposición pestilente y enajenada. Habrá que darle el título de presidente de mi club de antifans.

Hay que reconocer que, además de bellaco y rastrero, el pobre hombre es bobo. Dejar pistas como la dirección IP del ordenador o como el nombre de usuario (que en este caso hace mención a su condición de azote de “rojos burgueses”, ese es el nivel y la calidad) no es señal de tener muchas luces. En todo caso, allá va la perla, para disfrute y solaz del personal. Iba inserta como comentario en mi entrada https://joseluisyela.wordpress.com/…/perdida-de-cultura-an…/, en la que critico a otro cuñao avanzado por aberrar soberanamente sobre los eucaliptos en Galicia y por su estúpida descalificación de la Comisión Nacional de Especies Amenazadas. Ayer la eliminé hasta no tener un rato que dedicar a sacarle el brillo. Lleva por título “Acojonante el ego de este pavo”. El pavo es este animálculo que escribe. Sigue así (tal cual, sin correcciones de ningún tipo):

“efectivamente tienes una poltrona porque mamaste lo mas grande a otro de los integrantes de dicho comité científico, porque no escribes un artículo científico ni aunque te lo mande el médico. Taxonomo de medio pelo con ínfulas de Darwin. Mediocridad en la Universidad fuera”.

La verdad es que ni brillo ni gaitas; no es necesario comentar nada, porque todo se comenta por si solo, y quien tuviese dudas podría simplemente hojear mis escritos y mi ridiculum. Y porque estas salidas de tiesto aburren, en el fondo, y no merecen mayor discusión. Solo, reconocer que es cierto que he mamado mucho y bueno no solamente de uno, sino casi de todos los demás integrantes del Comité, que somos seleccionados a propuesta de diferentes entidades de reconocido prestigio. Como de muchos otros científicos y no científicos con los que he tenido la suerte de coincidir ¡Qué sería de nosotros, si no fuéramos capaces de mamar de los demás todo aquello de bueno que atesoran!

Se tercia acabar, eso si, con una coplilla:

Tengo una poltrona forrada de azul,
con respaldo alto y brazos de tul.
Dos y dos son cuatro, cuatro y dos son seis,
seis y dos son ocho y al trol bloqueéis.

¿Otras cañitas? A este paso me chispo.

Publicado en Reflexiones y escritos | 1 Comentario

Pérdida de cultura ancestral: el cuñadismo ambiental

Cuñao es el que se lanza a dar su opinión sin saber de lo que habla, y aportando solamente datos de conveniencia, sin justificaciones últimas o de algún calado.

El eucalipto es autóctono de Galicia, ha quitado y quita mucha hambre, evita la despoblación del rural, financia infraestructuras y da empleo; ningún otro arbol de Galicia hace eso, y en Valdoviño llevamos varias generaciones plantándolos y no hemos visto ninguno de los efectos nocivos que dicen que tienen. Por favor, cállense y dejen de jugar con el pan de los demás, es facil hablar desde un puesto de funcionario o una poltrona universitaria.” (sic.)

d.as486 dixit, desde Ferrol (https://www.lavozdegalicia.es/…/xun…/0003_201812G7P12993.htm). No se hable más, pues. Es el mismo discurso de los que defienden la aberración de Puy du Fou con las tripas, sin argumentación sólida de ningún tipo. Más que la meramente circunstancial, basada en presupuestos desarrollistas.

Pero yo soy un mindundi que ocupa una “poltrona universitaria”. Yo, que no hago otra cosa que investigar, divulgar y hacer campaña activa para lograr que se piense en términos de sostenibilidad ambiental, inseparable de la social y de la económica, que llevo décadas de estudio sobre estos asuntos, que he escrito libros y artículos, que soy actualmente uno de los 19 científicos que componen el Comité Asesor del Catálogo Nacional de Especies Amenazadas del actual Ministerio de Transición Ecológica (https://www.miteco.gob.es/es/biodiversidad/temas/conservacion-de-especies/especies-proteccion-especial/ce-comite.aspx), que creo que fui el primer profesor titular de universidad de España de Zoología y Biología de la Conservación… y que no hago ostentación de nada de todo eso, ocupo una poltrona. Vivo de la sopa boba, vamos, le ha faltado por decir a esta eminencia. Pues bien; yo fui uno de los firmantes del dictamen que permitió incluir las especies del género Eucalyptus en el Catálogo
Español de Especies Exóticas Invasoras, regulado por el R.D. 630/2013, de 2 de agosto (https://www.miteco.gob.es/es/biodiversidad/temas/conservacion-de-especies/dictamencc302017eucalyptusvariasspp_tcm30-445705.pdf). Lo firmamos los 19 integrantes de manera unánime; no hubo un solo voto en contra. Y por mucho que después intereses más o menos espúrios hayan difundido la idea falsa de que partimos de “preconcepciones”, todos somos científicos bien entrenados y rigurosos, que nos atenemos a las evidencias, y que no nos dejamos ni manejar ni impresionar por las posturas más o menos interesadas de nadie.

Pero la osadía de la ignorancia sigue haciendo su juego, sigue superándose. Alguien debería advertirle a este d.as486 (qué valentía, la de esconderse tras un seudónimo) que todas las especies del género Eucaliptus son indo-australianas, todas, las más de 700 que se conocen, y que el primer eucalipto llegó a Galicia en 1860, de la mano de un tal Rosendo Salvado, un cura que anduvo por Australia de misionero y que envió semillas para que su familia las plantara en su jardín de Tuy. 1860, en términos geológicos, es ayer. A este buen d.as486, y a todos los que andan en la misma inopia, habría que advertirles que, en el mundo en que vivimos, las reglas básicas de la producción forestal, tanto como las de cualquier otra actividad, deben estar sujetas, sin disculpa posible, a los principios ecológicos y evolutivos de la sostenibilidad ambiental, y que por mucho que un sinfín de generaciones hayan vivido de la pesca del salmón, si el salmón está amenazado, no podemos pescarlo sin más como antaño, y si el eucalipto amenaza el suelo, la vegetación y el paisaje de determinadas zonas, no se puede seguir plantando sin más. El hecho de que haya que irse adaptando a los tiempos no es algo que diga alguien sentado en una poltrona; es de sentido común. Antiguamente, y en Galicia en particular, existía una sabiduría popular admirable. Pero se está perdiendo a una velocidad vertiginosa, a medida que los humanos perdemos nuestros vínculos ancestrales con el mundo natural y nos vamos convirtiendo en urbanitas. Por mucho que vivamos en una aldea.

Publicado en Sostenibilidad, conservación y extinción | 1 Comentario

Animalismo frente a delirio

Durante los últimos años, se ha extendido un movimiento de corte pacifista por el mundo que aboga decididamente por el respeto hacia los animales. Bienvenido sea. Sin embargo, como ocurre siempre, ese movimiento animalista ha generado radicalismos delirantes en su seno, con consecuencias tan pintorescas y absurdas como que se condene la toma de muestras de invertebrados en el campo para fines científicos o la ingesta de materia animal (cuando nuestro proceso evolutivo no se explica sin ella). Por lo que habría que preocuparse, digo yo, es por evitar el sufrimiento animal; las muestras animales han de ser manejadas adecuadamente y los mataderos deben ser algo muy diferente de la salvajada que vemos en algunos documentales. Lo llamativo es que, como era de esperar por quienes estamos en esto, los radicales más extremistas son siempre urbanitas, con muy poco contacto real con el mundo natural, y si lo tienen es lo suficientemente superficial como para no haber entendido lo más elemental de su funcionamiento.

Publicado en Educación y divulgación ambiental | Deja un comentario

Aleatoriedad y compasión

No sé cómo es la vida de los demás, aunque sospecho que no muy diferente de la mía. Lo que sé es que la mía es una sucesión continua de logros y fracasos de importancia desigual, que en parte puedo asimilar pero de cuyo origen sólo soy responsable en un grado moderado, porque suelen generarse por confluencia de casualidades varias. Uno se encuentra con lo que llega y se enfrenta a ello en función de su forma de ser, moldeada en parte por el devenir aleatorio, pero también en función de su estado de ánimo coyuntural. Así que ese balance final entre logros y fracasos es más sobrevenido que no buscado. Y así va uno contemplando lo que llamamos paso del tiempo, algo que tampoco depende de uno mismo. Y al hacerte consciente de ello, abandonando viejos prejuicios e interpretaciones sesgadas y obsoletas, te vas volviendo más y más tolerante con las miserias de los demás, que al fin y al cabo deben ser en parte también sobrevenidas y en parte consecuencia de una gestión inadecuada de los recursos de comportamiento personales.

Si, me estoy compadeciendo de mis propias torpezas y limitaciones.

Publicado en Reflexiones y escritos | 12 comentarios

Nihilismo

Eso del nihilismo tiene muy mala prensa. Igual que el anarquismo. Pero no son lo que la gente piensa, ninguno de los dos.

Si ser nihilista es, de acuerdo con la idea acuñada por Iván Turguénev, la condición de quien “no se inclina ante ninguna autoridad, que no acepta ningún principio como artículo de fe”, negando que la existencia tenga un sentido superior, objetivo o determinista, o al menos dudando de ello, entonces sí, soy nihilista. Y admito que nadie en su sano juicio y al cabo de lo fundamental de los conocimientos actuales puede dejar de serlo.

Publicado en Reflexiones y escritos | 8 comentarios

La escuela en el mundo jerárquico

Ninguna sociedad basada en instituciones jerárquicas y autoritarias toleraría durante mucho tiempo un sistema escolar donde se anime a los alumnos a pensar por sí mismos y donde la creatividad sea más importante que las calificaciones.” Noam Chomsky.

Es obvio, pues, que la función del maestro trasciende la labor meramente pedagógica.

Publicado en Educación, Frases y citas | Deja un comentario