Educar

Educar no es fabricar adultos según un modelo sino liberar en cada hombre lo que le impide ser él mismo, permitirle realizarse según su “genio” singular.” Olivier Reboul, “Filosofía de la educación”.

Anuncios
Publicado en Educación, Frases y citas | Deja un comentario

Ignorancia de la propia ignorancia

La visceralidad de quien ignora que ignora pero que descalifica el conocimiento de los otros levanta una barrera a la discusión que no merece la pena tratar de franquear“. Carlos M. Herrera.

Publicado en Frases y citas | Deja un comentario

Educación y sistema social

La educación ha estado siempre dirigida desde el poder; todos los sistemas educativos hegemónicos pretenden formar individuos útiles a éste. Aunque se ufane en proclamar lo contrario, ningún sistema educativo de los ensayados mayoritariamente hasta ahora promueve totalmente la crítica objetiva, documentada y comprometida. Esto es un hecho que no necesita de mayor demostración, aunque como es natural todos los afines al poder exigen pruebas “objetivas”. Fundamentadas, naturalmente, en las premisas que ese mismo poder establece… En fin, las trampas conceptuales al uso.

La vía de acción está clara: diagnosticar bien el problema, asumir que así es y actuar en consecuencia, es decir, al margen de los poderes hegemónicos. La obligación moral de toda persona que aspire a ser íntegra es ser antisistema. Lo cual no tiene necesariamente que ver ni con ir desastrado, ni ser violento ni andar siempre de mal talante; es un arte, el arte de vivir y crear a la contra del poder, es decir, a favor de la gente.

Publicado en Educación, Sociedad, economía y política | Deja un comentario

Perseverar

Ayer, cinco exalumnos de las primeras promociones de Ciencias Ambientales vinieron a la universidad a hablar sobre sus experiencias laborales y sobre las posibilidades y maneras de encontrar trabajo en el sector ambiental, en reunión organizada por la Comisión de Seguimiento de Egresados. Para mi fue altamente emocionante encontrarme con ellos otra vez. De alguna forma, es como si fueran mis “hijos académicos”. Con saludarlos y abrazarlos hubiera sido bastante. Pero la alegría que me trajeron llegó mucho más allá.

En primer lugar, su opinión general sobre el significado de la licenciatura/grado, su valor formativo y las salidas profesionales que ofrece coinciden completamente con la mía, lo que supone un alivio grande en un momento en que me siento de nuevo particularmente al margen de los postulados, opiniones y maneras defendidas por la inmensa mayor parte de mis compañeros. Los chicos no lo saben, pero me han dado un espaldarazo importante.

En segundo lugar, es reconfortante constatar que hay salidas profesionales. La idea de que muchos licenciados o graduados están en paro y que no hay apenas trabajo en el ámbito ambiental es en gran parte errónea. Hay una componente coyuntural sustancial que no se puede olvidar: es un mal momento porque el PP ha destrozado el mercado laboral y lo ambiental le preocupa solo instrumentalmente, en tanto que bien a explotar, pero esto pasará. La clave para encontrar trabajo es moverse, estar activo, buscar.

En tercer lugar, y lo que más nos importa a los componentes de la Facultad ahora mismo: todos (los ex alumnos y también los alumnos actuales) aprecian que el hecho de que haya pocos matriculados ahora mismo depende de factores externos, que tienen que ver con la demografía y con la dinámica social, pero no con la calidad de la docencia ni con el plan de estudios, independientemente de cómo sean éstos. O sea, que nosotros poco podemos hacer, sino esperar. Desde luego, sería una contrariedad grande para el futuro del grado que se instalara en Toledo otro grado que pudiera hacerle competencia (es decir, cualquiera del ámbito de las ciencias biológicas).

En lo personal, la alegría que me proporcionaron rebasó todo lo imaginable. Que mencionaran a dos profesores como aquellos que les mostraron las claves durante la carrera, y que yo sea uno de ellos, junto a mi compañero de área Juan Carlos Sánchez, me hace reafirmarme en que no estoy en mal camino en cuanto a mis artes docentes, a pesar de las zancadillas y malas maneras de terceros. Hay que perseverar, pues: ese verbo ha sido el más repetido, y no debe dejar de mantenerse en la memoria.

Publicado en Universidad | Deja un comentario

Fantasmas y dragones

Quien no lleva un saco de fantasmas a la espalda y no tiene que salir por la noche a luchar contra los dragones, no sabe lo que es vivir. Porque desconoce el placer indescriptible que produce descansar cuando se puede dejar el saco arrimado a algún talud, después de haber vencido a la fiera.

Publicado en Abriendo puertas, Reflexiones y escritos | Deja un comentario

Acerca de…

…mí, claro. En los foros sociales suele haber un rincón donde puedes presentarte. Me gustan WordPress y Facebook porque te permiten explayarte. Aun así, me suelo quedar corto. En WordPress tengo otros dos blogs vinculados a éste, de Zoología (https://zoognosis.wordpress.com/) y Conservación Biológica (https://verdencina.wordpress.com/), que están pensados fundamentalmente para el alumnado, y en ellos aparece el mismo “Acerca de” que aquí; así que voy a reducir esa presentación al mínimo y, para que no se me pierda, voy a copiar aquí la original (que no tienen por qué andar aguantando los alumnos). Así que…

Calvo, feo, gordo y tontorrón. Este es mi perfil de acuerdo con quien más valor tiene para mí, mi adorado -y guasón- hijo Mateo. Podría añadir que soy una especie de anarcántropo crapuloideo. Pero buena gente, ¿eh? Así que después de esta presentación inicial, allá va el resto como más en serio:

Lo mío son las cosas bien hechas, con gusto y paciencia, aunque haya cantidad de veces que deje las cosas a medias. Tal es mi interés por todo. Me gusta el silencio, la calma. Me gusta cultivar la tierra, hacer la comida a la brasa, hacer pan, conservar las costumbres ancestrales. Me gustan las miradas firmes de las personas sin dobleces ni trastiendas. Me gusta la esencia. Y la forma también, sí; pero sobre la esencia.

Me gusta la soledad, sobre todo compartida. Me aburren y me irritan la mediocridad rampante y la falsedad, las dobles intenciones malsanas, los silencios canallas, la corrupción, la incapacidad y la indolencia que dominan nuestro día a día. Me enojan particularmente los “esclavos felices”. Soy raro, dicen. No encajo bien en los moldes convencionales. En muchas situaciones estoy a la contra. Si la inteligencia es la propiedad de adaptarse bien a cualquier circunstancia social, no soy particularmente inteligente.

Soy un intelectual inquieto, apasionado del mundo natural. Me fascina la vida. Y el color, los paisajes (¡el Alto Tajo!), el agua limpia, los animales silvestres (en especial los insectos, y sobre todo las mariposas), la montaña, el mar, las flores… Me hice biólogo, aunque padecí mucho durante la licenciatura; ya entonces se presagiaba la decadencia galopante del mundo universitario, que abandonaba su papel como abanderado de la génesis del conocimiento racional y del cultivo del espíritu crítico para convertirse en anodina institución formadora de técnicos. Mi interés por el mundo natural y mi deseo de proporcionar a mis alumnos aquello que mis profesores no supieron proporcionarme a mi, con rara excepción, me ha llevado a ser profesor universitario de Zoología y Conservación Biológica, porque también me entusiasma la docencia, y a fundar un grupo de investigación. Si no hubiera sido biólogo hubiera sido músico; me cautiva la música. O pedagogo. U hortelano. O pintor. O… soñador de vencejos y hadas.

No tengo estilos musicales preferidos, sino músicos preferidos: siempre se ha hecho buena música, y yo creo que ahora también (en contra de lo que opinan algunos críticos). Una relación de la música que más escucho se encuentra en http://www.last.fm/user/Troitio. Me entusiasman también la pintura y la literatura, tanto para disfrutar las creaciones ajenas como para crearlas yo mismo.

Algunas frases ajenas que me han acompañado a lo largo de la vida: “Piensas demasiado para ser feliz” (dicha por la madre de la niña que más me gustó en mi adolescencia y primera juventud; yo no he estado nunca de acuerdo en lo de que pensar “demasiado” te impida ser feliz, y de hecho me considero un privilegiado respecto a la felicidad, sabiendo asumir los cotidianos espacios de tristeza, abatimiento y derrota, consustanciales a la vida). “Deja ya las mariposas, que no te van a dar de comer” (dicha por mi abuela paterna, que no entendía bien mi afición precoz, y que a la postre también se ha demostrado que era errónea, porque desde luego que me han dado de comer, a pesar de dedicarme a ellas y de hacerlo a contracorriente de las modas productivistas dominantes). “¿Cómo una persona que es en sí por completo un método puede comprender mi anarquía natural?” (Richard Wagner). “Sólo aquel que lleva un caos dentro de sí puede alumbrar una estrella danzarina” (Friedrich W. Nietzsche). “Creo que en la sociedad actual nos falta filosofía. Filosofía como espacio, lugar, método de reflexión, que puede no tener un objetivo concreto, como la ciencia, que avanza para satisfacer objetivos. Nos falta reflexión, pensar. Necesitamos el trabajo de pensar, y me parece que, sin ideas, no vamos a ninguna parte” (José Saramago). “El ruido de las carcajadas pasa. La fuerza de los razonamientos queda” (Concepción Arenal). “Estamos aquí para desaprender las enseñanzas de la iglesia, el estado y nuestro sistema educativo. Estamos aquí para tomar cerveza. Estamos aquí para matar la guerra. Estamos aquí para reírnos del destino y vivir tan bien nuestra vida que la muerte tiemble al recibirnos” (Charles Bukowski. ¿O ésta es de Homer Simpson?).

Por cierto, no mantengo este blog ni estoy en las redes sociales para insistir en lo guapos que somos. Para eso ya están los órganos institucionales, que propalan, en la mayoría de los casos, un hediondo, grotesco y ridículo autobombo que es bastante definitorio del circo de mercado competitivo en que hemos convertido el mundo en el que vivimos. Yo ando por aquí para decir lo guapos que podríamos ser si no fuera por nuestras evidentes fealdades. La única forma de superarlas es hacerse consciente de ellas. Así que todo aquel que sea condescendiente en exceso, vago de ánimo o guste de tragar sapos hará bien en buscarse otro lugar donde disfrutar, encontrarse o aprender, porque seguramente de aquí saldrá irritado.

Y una última cuestión. Cualquiera que lo desee puede dejar su opinión en este blog, allá donde le plazca, porque todo el mundo es libre de expresarla, aunque no concuerde con la mía ni dé lugar a debate. Eso si, a mí me gusta tener mi casa limpia. Por lo tanto, cualquier comentario injurioso o propio de tertulia televisiva será eliminado. Cuando se entra en casa ajena hay que hacerlo con un mínimo de buena educación y respeto por el ocupante. Digo yo, ¿no?

Publicado en Trocitos de historia personal | Deja un comentario

Jueves lardero

Se nos va un mundo. Y con él sus tradiciones. Y las gentes que lo habitaban.

En la Alcarria, y en general en el centro y oriente de España, el jueves lardero marcaba la fecha de comienzo del carnaval. Quienes podían, y si hacía buen tiempo, iban a comer al campo, sobre todo tortilla de patata con chorizo, y parece que antiguamente tocino. De ahí el nombre: lardarius significa tocinero, en latín. Dermestes lardarius es el escarabajo derméstido del tocino, que se alimenta de cueros grasientos y tejidos animales rancios.

Me enteré de la existencia del jueves lardero el 15 de febrero de 1979. Estaba yo en Trillo (Guadalajara), comprando en la Bienvenida, la tienda de variedades a la entrada del puente sobre el Tajo, y casi colgando sobre él, cuando entró Santiago y me puso al día. Acababa de bajar de la ermita de la Virgen del Campo de comerse la tortilla. Era jueves lardero…

483330_10151552207145609_1997491169_n

Se van los tiempos.
Se van las costumbres.
Se van las palabras.
Y se van las personas…
Uno no puede sino asistir
al devenir del tiempo,
al adiós permanente,
y preguntarse por qué.
Sin respuesta posible.

Publicado en Reflexiones y escritos | Deja un comentario