Identificación a través de fotos

La generalización de la fotografía digital entre un colectivo cada vez mayor de entusiastas de los insectos ha permitido incrementar el número de registros de una manera colosal en muy poco tiempo. La cuestión es qué validez tienen dichos registros para su utilización en trabajos científicos, en los cuales se exige un rigor absoluto.

En lepidópteros nocturnos, el primer escollo proviene del hecho de que existen muchas especies tan parecidas que su identificación correcta y con garantías solo es posible tras el examen de la genitalia por personal especializado. Lo mismo ocurre con las especies crípticas, que son indistinguibles por morfología externa. Así, y por solo poner un ejemplo, en los foros de Internet podemos encontrar decenas de fotos de Noctua fimbriata (Schreber, 1759) y Noctua tirrenica Biebinger et al., 1983 que es muy probable que estén mal identificadas, con lo que los mapas de distribución no resultan fiables.

En segundo lugar, la mayor parte de las veces las fotos se toman de individuos posados, a los que no se les puede ver las alas posteriores. Esto dificulta muchas veces, o incluso hace imposible, la identificación correcta.

En tercer lugar, el diseño de las alas se deteriora con gran rapidez, especialmente en las mariposas nocturnas (llamadas polillas o falenas), lo que hace dudar gran cantidad de veces sobre la atribución específica de los individuos fotografiados, cuya identificación solo se podría asegurar, de nuevo, mediante el examen de la genitalia.

En cuarto lugar están los errores potenciales de lugar de la toma fotográfica. ¿Es asumible que especies que ocurren solo en el Pirineo, y cuyo patrón general de distribución es eurosiberiano, puedan hallarse de pronto en Cáceres? No es imposible, pero es muy poco plausible, y se necesitan garantías para aceptar este tipo de registros.

En quinto lugar, a la hora de identificar un individuo a través de una foto cabe preguntarse si realmente se está juzgando la identidad taxonómica del individuo o la calidad de la fotografía, porque el mismo ejemplar fotografiado con diferentes cámaras, o incluso por diferentes personas, puede tener una coloración bastante diferente, como es fácil comprobar en los foros especializados. Series de ejemplares de la misma especie pueden mostrar aspectos muy diferentes, en función de las condiciones de la fotografía.

Y en sexto y último lugar se puede mencionar que el libre acceso a información prácticamente ilimitada y al momento, como proporciona Internet, puede hacer pensar a personas atrevidas y con escaso criterio que son capaces de sortear las dificultades enumeradas y que se pueden considerar expertas, o simplemente con capacidad de identificar ejemplares por fotos, a las semanas de haber comenzado a interesarse por los insectos, sin haber trabajado en su vida con colecciones y sin haber preparado una sola genitalia. Es bien conocido el hecho de que los medios están hoy día más en manos de los más osados que no de los más instruidos. Si a personas que hemos dedicado nuestra trayectoria profesional a estas cuestiones nos cuesta en muchas ocasiones identificar individuos por fotos, ¿qué se puede esperar de un recién llegado? Voy a poner un ejemplo. Días atrás se me mostró una foto, y no tuve mucha dificultad en reconocer un individuo de Epipsilia cervantes (Reisser, 1935). Ahora lo tengo bajo mis ojos, y me parece Epipsilia latens (Hübner, [1809]). Solo un estudio detenido del ejemplar me permitirá dar un dictamen fiable sobre su identidad.

El resultado de todo esto es el que podemos comprobar en las redes sociales donde cualquiera puede emitir su opinión, sea fundada o infundada, o en las cuales los «expertos» identificadores lo son por su arrojo más que por su pericia. La labor de validación de los registros ha de ser, por lo tanto, muy minuciosa, por más que represente una losa casi insalvable. De lo contrario, toda la masa de información no contrastada ha de ser dejada de lado a la hora de trabajar con criterios científicos.

Acerca de Anarchanthropus crapuloideus

Calvo, feo, gordo y tontorrón. Este es mi perfil de acuerdo con quien más valor tiene para mí, mi adorado -y guasón- hijo Mateo. Podría añadir que soy una especie de anarcántropo crapuloideo. Pero buena gente, ¿eh?. Así que después de la presentación inicial, el resto así como más en serio: Lo mío son las cosas bien hechas, con gusto y paciencia. Me gusta el silencio, la calma. Me gusta cultivar la tierra, hacer la comida a la brasa, hacer pan, conservar las costumbres ancestrales. Me gustan las miradas firmes de las personas sin dobleces. Me gusta la esencia. Y la forma también, sí; pero sobre la esencia. Me gusta la soledad, compartida o no. Me aburren y me irritan la mediocridad rampante y la falsedad, la corrupción, la incapacidad y la indolencia que dominan nuestro día a día. Me enojan los “esclavos felices”. Soy raro, dicen. No encajo bien en los moldes convencionales. En muchas situaciones estoy a la contra. Si la inteligencia es la propiedad de adaptarse bien a cualquier circunstancia, no soy particularmente inteligente. Soy un intelectual inquieto, apasionado del mundo natural. Me fascina la vida. Y el color, los paisajes (¡el Alto Tajo!), el agua limpia, los animales silvestres (en especial los insectos, y sobre todo las mariposas), la montaña, el mar, las flores… Me hice biólogo, aunque padecí mucho durante la licenciatura; mi interés por el mundo natural me ha llevado a ser profesor universitario de Zoología y Conservación Biológica (también me entusiasma la docencia) y a fundar un grupo de investigación. Si no hubiera sido biólogo hubiera sido músico; me cautiva la música. U hortelano. O pintor. O... soñador de vencejos y hadas. No tengo estilos musicales preferidos, sino músicos preferidos: siempre se ha hecho buena música, y yo creo que ahora también (en contra de lo que opinan algunos críticos). Una relación de la música que más escucho se encuentra en http://www.last.fm/user/Troitio. Me entusiasman también la pintura y la literatura, tanto para disfrutar las creaciones ajenas como para crearlas yo mismo. Algunas frases ajenas que me han acompañado a lo largo de la vida: “Piensas demasiado para ser feliz” (dicha por la madre de la niña que más me gustó en mi adolescencia y primera juventud; yo no he estado de acuerdo en lo de que pensar “demasiado” te impida ser feliz, y de hecho me considero un privilegiado respecto a la felicidad). “Deja ya las mariposas, que no te van a dar de comer” (dicha por mi abuela paterna, que no entendía bien mi afición precoz, y que a la postre también se ha demostrado que era errónea, porque desde luego que me han dado de comer, a pesar de dedicarme a ellas y de hacerlo a contracorriente de las modas productivistas dominantes). "¿Cómo una persona que es en sí por completo un método, puede comprender mi anarquía natural?" (Richard Wagner). "Sólo aquel que lleva un caos dentro de sí puede alumbrar una estrella danzarina" (Friedrich W. Nietzsche). "Creo que en la sociedad actual nos falta filosofía. Filosofía como espacio, lugar, método de reflexión, que puede no tener un objetivo concreto, como la ciencia, que avanza para satisfacer objetivos. Nos falta reflexión, pensar. Necesitamos el trabajo de pensar, y me parece que, sin ideas, no vamos a ninguna parte." (José Saramago). "El ruido de las carcajadas pasa. La fuerza de los razonamientos queda." (Concepción Arenal). "Estamos aquí para desaprender las enseñanzas de la iglesia, el estado y nuestro sistema educativo. Estamos aquí para tomar cerveza. Estamos aquí para matar la guerra. Estamos aquí para reírnos del destino y vivir tan bien nuestra vida que la muerte tiemble al recibirnos". (Charles Bukowski. ¿O ésta es de Homer Simpson?).
Esta entrada fue publicada en Ciencia, Cuaderno de campo. Guarda el enlace permanente.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.