¡Gracias, Penny Hale!

Achille Guenée (1809-1880) es considerado por muchos como el “padre” de la noctuidología. Hijo aventajado de la Ilustración, Guenée fue el primer entomólogo que intentó una clasificación coherente de los lepidópteros noctuoideos en grupos supuestamente naturales (Guenée, 1837-1841), utilizada después en su colaboración monumental con Boisduval (1852-1854), y en la que se basó la propuesta de clasificación de Hampson (1898-1920), hecha más de medio siglo después. Achille Guenée fue el descriptor original de numerosas especies de noctuidos, en sentido lato, muchas de las cuales forman parte de la fauna ibérica. Fue contemporáneo de Mariano de la Paz Graells (1809-1898), miembro fundador de la Real Academia de Ciencias Exactas, Físicas y Naturales española y primer entomólogo español de talla internacional. Ambos nacieron el mismo año, el mismo en el que a su vez nació Charles Darwin.

La imagen tiene un atributo ALT vacío; su nombre de archivo es guenee.jpg

Achille Guenée. Portraits de Lépidoptéristes, première séries. Oberthur, Ch. (1914). Études de lépidoptérologie comparée, vol. 9

En 1848, durante el malhadado reinado de Isabel II (1833-1868), Graells descubrió la fascinante Actias isabelae (Graells, 1849), siguiendo las anotaciones de Johann Mieg, que había encontrado anteriormente unas alas en el suelo. Por aquel tiempo, la península ibérica era uno de los focos de atención entomológica de nuestros vecinos franceses, que culturalmente estaban mucho más adelantados que nosotros. Un entomólogo francés de renombre, Jules Pierre Rambur (1801-1870), residió en Andalucía 15 años antes, durante los años 1834 y 1835 (véase Fernández Vidal, 1997), 21 y 22 años después de que las tropas de Bonaparte fueran derrotadas en suelo hispano y tuvieran que replegarse y 6 años después de que se retiraran los Cien Mil Hijo de San Luis y, a costa de mil peripecias, realizó innumerables hallazgos que publicó en sus conocidos catálogos sobre la fauna andaluza (Rambur, 1937-1842; 1858-[1866]) y en una serie de publicaciones más breves. En Rambur (1858-[1866]: plancha XIII) hizo figurar un individuo recolectado en Andalucía (sin mayor precisión geográfica) bajo el nombre de Poecilia perloides. Dos individuos coespecíficos, uno de ellos el ilustrado por Rambur, habían sido descritos poco antes por Guenée (1852) como Bryophila perloides Guenée, 1852. Ambos individuos estaban depositados en la colección de Boisduval cuando Guenée los describió. ¿Fue el propio Boisduval quien los recolectó en España, o fue en realidad Rambur, como parece más probable? ¿O pudo hacerlo incluso Adolphe Hercule de Graslin (1802-1882), que también anduvo por Andalucía por aquellas fechas?

Es difícil saberlo. El caso es que ambas colecciones, la de Rambur y la de Graslin, fueron más tarde a parar a manos de Charles Oberthür (1845-1924), quien, además, reunió las de Boisduval (que contenían los dos ejemplares originales de perloides), Guenée, Bellier de la Chavignerie, Constante y otras, con infinidad de individuos de especies norteafricanas, en lo que supuso la segunda colección privada más grande del mundo, después de la de Walter Rothschild (1868-1937). Gran parte del legado de Oberthür y de Rothschild está depositado hoy día en el Natural History Museum, de Londres. Gracias a mi colega Martin Honey, por entonces conservador de lepidópteros en aquella institución, tuve la fortuna de visitar en 1993 la inmensa serie de armarios que albergan semejante joya. Allí permanecían, y permanecen, los dos individuos de B. perloides, unánimemente considerada una forma de Bryophila domestica (Hufnagel, 1766) desde comienzos del siglo XX hasta la década de los años 30 (véase, por ejemplo, Draudt, 1931), y denominada a veces forma perlina Staudinger, 1901. A partir de mediados del siglo XX, y hasta ahora, había sido considerada explícita o implícitamente una forma de Bryopsis muralis (Forster, 1771) (stat. n.), en función de la semejanza de ambos organismos (por ejemplo, Calle, 1983; Yela & Sarto i Monteys; 1990; Poole, 1989; Fibiger & Hacker 1991; Yela, 1998; Fibiger et al., 2009, 2011).

Sin embargo, Penny Hale, británica afincada en Casares (Málaga), y gran entusiasta de la fotografía de mariposas nocturnas en trampas de luz, fotografió otro individuo en 2010. Al ver la foto, nos dimos cuenta inmediatamente de que era un individuo extraordinario, que no encajaba ni con Bryophila domestica ni con Bryopsis muralis. Un nutrido grupo de noctuidólogos, encabezados por nuestro añorado Michael Fibiger, nos pusimos manos a la obra para tratar de desenmarañar la madeja, como parte del trabajo doctoral de mi alumna Suraya M. Vargas Rodríguez. ¿Se trataba de una especie nueva? ¿Se trataba de una especie descrita del norte de África? ¿O se trataba en realidad de B. perloides, que de esta forma podría ser una especie propia?

Tras un trabajo exhaustivo de 10 años, que ha incluido la revisión de los tipos de todas las especies -norteafricanas- del grupo, el texto acaba de ser publicado en la revista Zootaxa (Vargas-Rodríguez et al., 2020; https://doi.org/10.11646/zootaxa.4845.1.4). En esta publicación, se discute y argumenta la segregación al nivel genérico de los taxones Nyctobrya Boursin, 1957 y Bryopsis Boursin, 1970; el segundo se restablece como género, sobre la base de las características apomórficas en las genitalia masculinas (Briopsis stat. rev.). El enorme género Bryophila Treitschke, 1825 se caracteriza brevemente, a fin de evaluar la identidad específica de Bryophila perloides Guenée, 1852, que como se ha dicho ha sido malinterpretada anteriormente; se trata del único miembro europeo de su grupo de especies. Por los datos que existen hasta el momento, B. perloides (stat. rev.) habita la zona más meridional, pericostera de Andalucía, y se conoce hasta la fecha de cinco especímenes (ya que posteriormente José Manuel Gaona Ríos ha conseguido fotografiar otros dos en el Campo de Gibraltar, Cádiz). Por lo tanto, esta especie debe ser incluida en las listas faunísticas ibéricas y europeas de Noctuidae. Todas las demás especies del grupo de perloides son del norte de África. Se examinan y se ilustran sus ejemplares tipo y sus genitalia. Se designan lectotipos para B. perloides, B. squamosa Schwingenschuss, 1936 y B. barbaria Schawerda, 1934.

Sintipo de Bryophila perloides. NHMUK, Londres.

La imagen tiene un atributo ALT vacío; su nombre de archivo es cryphia-perloides.jpg

Individuo fotografiado y recolectado por Penny Hale en su finca La Molina, Casares, Málaga, el 7-9-2010, que dió lugar al redescubrimiento de Bryophila perloides.

**************

Lo que puede dar de si un bichito… ¡Gracias, Penny Hale!

**************

Calle, J.A. (1983). Noctuidos españoles. Boletín de Sanidad Vegetal y Plagas, Fuera de Serie, nº 1: 1-430.

Draudt, M. (1931-1938). Die paläarktischen eulenartigen Nachtfalter. Die Gross-Schmetterlinge der Erde (ed. A. Seitz), supl. Al vol. 3. Alfred Kernen-Verlag, Stuttgart.

Fibiger, M. & Hacker, H. (1991). Systematic list of the Noctuidae of Europe. Esperiana, 11: 93-205.

Fibiger, M., Ronkay, L., Steiner, A. & Zilli, A. (2009). Noctuidae Europaeae, vol. 11. Pantheinae, Dilobinae, Acronictinae, Eustrotiinae, Nolinae, Bagisarinae, Acontiinae, Metoponiinae, Heliothinae and Bryophilinae. Entomological Press, Sorø.

Fibiger, M., Yela, J.L., Zilli, A., Ronkay, G. & Ronkay, L. (2011). Check list of the Quadrifid Noctuoidea of Europe. Noctuidae Europaeae, vol. 13 (eds. Witt, T.J. & Ronkay, L.), pp. 23-44. Entomological Press, Sorø.

Guenée, A. (1837). Essai pour servir a la classification des Noctuélides. Annales de la Société entomologique de France, 6: 311-367.

Guenée, A. (1838). Matériaux pour servir a la classification des Noctuélides. Annales de la Société entomologique de France, 7: 107-125.

Guenée, A. (1839). Essai sur la classification des Noctuélides. Annales de la Société entomologique de France, 8: 473-522.

Guenée, A. (1841). Essai sur la classification des Noctuélides. Annales de la Société entomologique de France, 10: 217-250.

Guenée, A. (1852-1854). Histoire naturelle des lnsectes. Species général des Lépidopteres (ed. Boisduval, J.A. y Guenée, A.), vol. 5 (Noctuélites (l) (1852)), vol. 6 (Noctuélites (II) (1852)), vol. 7 (Noctuélites (lll) (1852)) y vol. 8 (Deltoides et Pyralites (1854)). Librairie Encyclopédique de Roret, Paris.

Hampson, G. F. (1898-1920). Catalogue of the Lepidoptera Phalaenae in the collection of the British Museum, vols 1-12. Trustees of the British Museum, London.

Fernández Vidal, E.H. (1997). Apunte histórico. Las tribulaciones de Pierre-Jules Rambur (1801-1870) durante su periplo andaluz (1834-1835). Boletín de la Sociedad Entomológica Aragonesa, 19: 18.

Poole, R. W. (1989). Noctuidae. Lepidopterorum Catalogus, new series, vol. 118, part. 1. (ed. Heppner, J.B.), pp. 1–500. E. J. Brill/Flora & Fauna Publications, Leiden.

Rambur, J. P. (1937-1842). Faune entomologique de l’Andalusie (vols. 1 y 2). Arthur Bertrand, París.

Rambur, J. P. (1858-[1866]). Catalogue systematique des Lépidopteres d’Andalousie. Bailliere, París.

Vargas-Rodríguez, S.M., Fibiger, M., Honey, M.R., Ronkay, G., Yela, J.L., Zilli, A. & Ronkay, L. (2020). Bryophila perloides Guenée, 1852 (Lepidoptera: Noctuidae: Bryophilinae), an overlooked member of the European Noctuidae fauna, with upgrading of Bryopsis Boursin, 1970 to generic level (Taxonomic studies on the western Palaearctic Bryophilinae, No. 1). Zootaxa, 4845(1): 53–70. https://doi.org/10.11646/zootaxa.4845.1.4

Yela, J.L. (1998) Noctuidos del área iberobalear: adiciones y correcciones a la lista sistemática, con consideraciones micro y macroevolutivas y una propuesta filogenética global (Insecta: Lepidoptera: Noctuidae). Zapateri, 7: 91-190.

Yela, J.L. & Sarto I Monteys, V. (1990) Lista sistemática de los Noctuidos del área iberobalear: revision crítica y puesta al día (Insecta: Lepidoptera: Noctuidae). SHILAP Revista de lepidopterología, 18 (69): 13-71.

Acerca de Anarchanthropus crapuloideus

Calvo, feo, gordo y tontorrón. Este es mi perfil de acuerdo con quien más valor tiene para mí, mi adorado -y guasón- hijo Mateo. Podría añadir que soy una especie de anarcántropo crapuloideo. Pero buena gente, ¿eh?. Así que después de la presentación inicial, el resto así como más en serio: Lo mío son las cosas bien hechas, con gusto y paciencia. Me gusta el silencio, la calma. Me gusta cultivar la tierra, hacer la comida a la brasa, hacer pan, conservar las costumbres ancestrales. Me gustan las miradas firmes de las personas sin dobleces. Me gusta la esencia. Y la forma también, sí; pero sobre la esencia. Me gusta la soledad, compartida o no. Me aburren y me irritan la mediocridad rampante y la falsedad, la corrupción, la incapacidad y la indolencia que dominan nuestro día a día. Me enojan los “esclavos felices”. Soy raro, dicen. No encajo bien en los moldes convencionales. En muchas situaciones estoy a la contra. Si la inteligencia es la propiedad de adaptarse bien a cualquier circunstancia, no soy particularmente inteligente. Soy un intelectual inquieto, apasionado del mundo natural. Me fascina la vida. Y el color, los paisajes (¡el Alto Tajo!), el agua limpia, los animales silvestres (en especial los insectos, y sobre todo las mariposas), la montaña, el mar, las flores… Me hice biólogo, aunque padecí mucho durante la licenciatura; mi interés por el mundo natural me ha llevado a ser profesor universitario de Zoología y Conservación Biológica (también me entusiasma la docencia) y a fundar un grupo de investigación. Si no hubiera sido biólogo hubiera sido músico; me cautiva la música. U hortelano. O pintor. O... soñador de vencejos y hadas. No tengo estilos musicales preferidos, sino músicos preferidos: siempre se ha hecho buena música, y yo creo que ahora también (en contra de lo que opinan algunos críticos). Una relación de la música que más escucho se encuentra en http://www.last.fm/user/Troitio. Me entusiasman también la pintura y la literatura, tanto para disfrutar las creaciones ajenas como para crearlas yo mismo. Algunas frases ajenas que me han acompañado a lo largo de la vida: “Piensas demasiado para ser feliz” (dicha por la madre de la niña que más me gustó en mi adolescencia y primera juventud; yo no he estado de acuerdo en lo de que pensar “demasiado” te impida ser feliz, y de hecho me considero un privilegiado respecto a la felicidad). “Deja ya las mariposas, que no te van a dar de comer” (dicha por mi abuela paterna, que no entendía bien mi afición precoz, y que a la postre también se ha demostrado que era errónea, porque desde luego que me han dado de comer, a pesar de dedicarme a ellas y de hacerlo a contracorriente de las modas productivistas dominantes). "¿Cómo una persona que es en sí por completo un método, puede comprender mi anarquía natural?" (Richard Wagner). "Sólo aquel que lleva un caos dentro de sí puede alumbrar una estrella danzarina" (Friedrich W. Nietzsche). "Creo que en la sociedad actual nos falta filosofía. Filosofía como espacio, lugar, método de reflexión, que puede no tener un objetivo concreto, como la ciencia, que avanza para satisfacer objetivos. Nos falta reflexión, pensar. Necesitamos el trabajo de pensar, y me parece que, sin ideas, no vamos a ninguna parte." (José Saramago). "El ruido de las carcajadas pasa. La fuerza de los razonamientos queda." (Concepción Arenal). "Estamos aquí para desaprender las enseñanzas de la iglesia, el estado y nuestro sistema educativo. Estamos aquí para tomar cerveza. Estamos aquí para matar la guerra. Estamos aquí para reírnos del destino y vivir tan bien nuestra vida que la muerte tiemble al recibirnos". (Charles Bukowski. ¿O ésta es de Homer Simpson?).
Esta entrada fue publicada en Mis publicaciones. Guarda el enlace permanente.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.