El vaso medio vacío

Me levanto y leo en El Viejo Topo: «La innovación fundamental introducida por la filosofía de la praxis en la ciencia de la política y de la historia es la demostración de que no existe una «naturaleza humana» abstracta, fija e inmutable (concepto que deriva del pensamiento religioso y de la trascendencia), sino que la naturaleza humana es el conjunto de relaciones sociales históricamente determinadas, es decir, un hecho histórico verificable, dentro de ciertos límites, con los métodos de la filología y de la crítica» (https://www.elviejotopo.com/topoexpress/maquiavelo-y-la-ciencia-de-la-politica/).

Pues es parcialmente falso. Mejor dicho, es gravemente incompleto, y llama a engaño. Independientemente de cuál sea el peso final de cada componente del comportamiento humano en la expresión de éste, la frase debería parecerse más a esta otra: «La innovación fundamental introducida por la filosofía de la praxis en la ciencia de la política y de la historia es la demostración de que no existe una «naturaleza humana» abstracta, fija e inmutable (concepto que deriva del pensamiento religioso y de la trascendencia), sino que la naturaleza humana es el conjunto de relaciones sociales históricamente determinadas, es decir, un hecho histórico verificable, dentro de ciertos límites, con los métodos de la filología y de la crítica, sobre la base de otra componente igualmente clave, la biológica o, si se quiere, adaptativa

Resulta irritante que sociólogos, politólogos y ciertos gremios de psicólogos por un lado y muchos biólogos por otro tendamos a ignorar el papel de aquella componente con la que no estamos académicamente familiarizados, de manera que muchas veces incluso la excluimos completamente de nuestros discursos. Quizá por eso todas las propuestas importantes planteadas para superar la tremenda crisis social y ambiental actual no estén obteniendo más que grados de éxito muy moderados; difícilmente se puede solventar un problema si el diagnóstico es falso o incompleto.

Acerca de Anarchanthropus crapuloideus

Calvo, feo, gordo y tontorrón. Este es mi perfil de acuerdo con quien más valor tiene para mí, mi adorado -y guasón- hijo Mateo. Podría añadir que soy una especie de anarcántropo crapuloideo. Pero buena gente, ¿eh?. Así que después de la presentación inicial, el resto así como más en serio: Lo mío son las cosas bien hechas, con gusto y paciencia. Me gusta el silencio, la calma. Me gusta cultivar la tierra, hacer la comida a la brasa, hacer pan, conservar las costumbres ancestrales. Me gustan las miradas firmes de las personas sin dobleces. Me gusta la esencia. Y la forma también, sí; pero sobre la esencia. Me gusta la soledad, compartida o no. Me aburren y me irritan la mediocridad rampante y la falsedad, la corrupción, la incapacidad y la indolencia que dominan nuestro día a día. Me enojan los “esclavos felices”. Soy raro, dicen. No encajo bien en los moldes convencionales. En muchas situaciones estoy a la contra. Si la inteligencia es la propiedad de adaptarse bien a cualquier circunstancia, no soy particularmente inteligente. Soy un intelectual inquieto, apasionado del mundo natural. Me fascina la vida. Y el color, los paisajes (¡el Alto Tajo!), el agua limpia, los animales silvestres (en especial los insectos, y sobre todo las mariposas), la montaña, el mar, las flores… Me hice biólogo, aunque padecí mucho durante la licenciatura; mi interés por el mundo natural me ha llevado a ser profesor universitario de Zoología y Conservación Biológica (también me entusiasma la docencia) y a fundar un grupo de investigación. Si no hubiera sido biólogo hubiera sido músico; me cautiva la música. U hortelano. O pintor. O... soñador de vencejos y hadas. No tengo estilos musicales preferidos, sino músicos preferidos: siempre se ha hecho buena música, y yo creo que ahora también (en contra de lo que opinan algunos críticos). Una relación de la música que más escucho se encuentra en http://www.last.fm/user/Troitio. Me entusiasman también la pintura y la literatura, tanto para disfrutar las creaciones ajenas como para crearlas yo mismo. Algunas frases ajenas que me han acompañado a lo largo de la vida: “Piensas demasiado para ser feliz” (dicha por la madre de la niña que más me gustó en mi adolescencia y primera juventud; yo no he estado de acuerdo en lo de que pensar “demasiado” te impida ser feliz, y de hecho me considero un privilegiado respecto a la felicidad). “Deja ya las mariposas, que no te van a dar de comer” (dicha por mi abuela paterna, que no entendía bien mi afición precoz, y que a la postre también se ha demostrado que era errónea, porque desde luego que me han dado de comer, a pesar de dedicarme a ellas y de hacerlo a contracorriente de las modas productivistas dominantes). "¿Cómo una persona que es en sí por completo un método, puede comprender mi anarquía natural?" (Richard Wagner). "Sólo aquel que lleva un caos dentro de sí puede alumbrar una estrella danzarina" (Friedrich W. Nietzsche). "Creo que en la sociedad actual nos falta filosofía. Filosofía como espacio, lugar, método de reflexión, que puede no tener un objetivo concreto, como la ciencia, que avanza para satisfacer objetivos. Nos falta reflexión, pensar. Necesitamos el trabajo de pensar, y me parece que, sin ideas, no vamos a ninguna parte." (José Saramago). "El ruido de las carcajadas pasa. La fuerza de los razonamientos queda." (Concepción Arenal). "Estamos aquí para desaprender las enseñanzas de la iglesia, el estado y nuestro sistema educativo. Estamos aquí para tomar cerveza. Estamos aquí para matar la guerra. Estamos aquí para reírnos del destino y vivir tan bien nuestra vida que la muerte tiemble al recibirnos". (Charles Bukowski. ¿O ésta es de Homer Simpson?).
Esta entrada fue publicada en Reflexiones y escritos, Sociedad, economía y política. Guarda el enlace permanente.

6 respuestas a El vaso medio vacío

  1. Rebe Miau dijo:

    La vida abarca mucho más que lo que vemos y es un todo. Pero estamos educados para ver sólo una respuesta correcta. Y una sola visión de las cosas.
    Todo es muy relativo, en general. O eso me parece a mí.
    Abrazos ^^ 🍀

    • Concuerdo con tu primera apreciación. Solo somos capaces de entender una parte de los problemas fundamentales, y creo que es porque nuestro modelo educativo yerra en lo fundamental. Desde chicos, los chavales deberían ser entrenados en las capacidades dialécticas y en el pensamiento crítico, y en la dinámica que supone ser capaz de admitir que puedes estar completamente equivocado, ya que la falacia se extiende tanto más a través del entramado lógico de los discursos cuanto más complejos se hacen éstos.
      No concuerdo con tu segunda apreciación. Todo no es muy relativo, creo, sino muy complejo de examinar a la luz de la lógica.
      Muchas gracias por tu comentario.

  2. Garceslogía dijo:

    Hola Jose Luis,
    Aprovechando la buena costumbre que tienes de moderar los comentarios, uso este canal para ponerme en contacto contigo. Ayer leí tu comentario en mi post sobre Cain, y alegrándome siempre por tus visitas y tus palabras, te contesté. Al reflexionar con la almohada, creo que ese comentario (aun estando de acuerdo en la mayoría de lo que expones) pudiera herir a los creyentes (bueno, quizás el post entero los turbe), por lo que al final he decidido eliminarlo. Espero que no te sientas ofendido, ya que valoro mucho tus opiniones…un abrazo Oscar

    • Hola.
      Yo no creo que moderar los comentarios sea una buena costumbre, la verdad. No me ha quedado más remedio que hacerlo en los últimos meses, dada la proliferación de insultos y descalificaciones gratuitas, sobre todo provenientes del sector científico frustrado. Es una medida profiláctica; cuando el nivel de toxina supera un nivel aceptable, lo mejor es cortar con la fuente. Desde que impuse el “confinamiento comentaril” no he tenido que tirar a la basura más que un comentario, el de un exaltado fachoso que no aportaba nada y cuyo objetivo aparente era descalificarme. Porque a él le parecía bien, y ya está. El resto son validados inmediatamente, en cuanto los leo, sean favorables o contrarios a mis tesis. La discrepancia es muy sana, cuando no supone un ataque a las propuestas de uno (sean estas acertadas o no).
      En ese sentido, me alegro de tu comentario. Porque es contrario a una opinión mía, pero se expone de una manera razonable y me da pie a contestar también razonablemente (o eso espero).
      En este sentido, no tendría sentido que me sintiera ofendido por que elimines alguno de mis comentarios. Cuando uno los hace, sabe que la reacción de quien los lee puede ser muy variada. En tu caso, además, insisto, es razonada (y razonable), con lo cual no tengo nada que decir. ¡Faltaría más! Si quiero comentar algo sobre los creyentes, ese grupo tan amplio y tan respetable como tantos otros, pero tan radicalmente contradictorio, especialmente los “creyentes científicos”. ¿Por qué se tendrían que sentir turbados por lo que yo digo? Basta con conocer un poco de historia de la filosofía y del conocimiento para darse cuenta de que Dios no hizo al ser humano a su imagen y semejanza, sino justamente al revés. La idea de Dios es una creación de la mente humana, que ha tenido un sentido fuertemente adaptativo durante mucho tiempo, porque no nos podíamos explica el funcionamiento del universo de ninguna otra forma que invocando a una figura tal. El problema es que todo se instrumentaliza por las instituciones, y las grandes corporaciones de tipo religioso monoteísta han usado de manera infame, con todas las letras, la idea de Dios, con objeto de someter a los pueblos. Medida muy eficaz. Tan eficaz, como que sigue dando resultado. Y una prueba evidente es esa: muchos creyentes pueden someter al razonamiento lógico y deductivo cualquier asunto, mientras no se razone críticamente sobre su idea de Dios. Eso ya no se lo puedes tocar. Sin embargo, si te vas a los escritos de todos esos credos, Dios es precisamente un sujeto como lo describí en mi comentario, extravagante, violento muchas veces e incluso estúpido. Como nosotros mismos. ¡Si es un invento nuestro, cómo va a ser!
      Un abrazo, JL.

      • Garceslogía dijo:

        No se, quizás me faltó el razonamiento que acabo de leer y sin él, al quedarnos solo con las conclusiones, pudiera hacer daño gratuito a gente que interiorizara esa creencia, cosa que no me gustaría que ocurriese a nadie que se pase por el Blog (creyente, ateo, de izquierdas o derechas, extraterrestre o terraqueo…). Lo único que deseo es que sea un espacio de concordia, tolerancia y reflexión, en el cual poder ofrecer lo poco que puedo aportar y aprender de los espacios y comentarios de cualquier visitante…Gracias por tus amables palabras, un abrazo, Oscar

      • Te entiendo perfectamente, y me parece muy bien. Me alegro mucho de que en estos tiempos de agresividad desbocada y odios generalizados puedan darse intercambios de opiniones como este nuestro. Creo que ahora mismo se puede considerar un lujo. Que debemos fomentar todo lo que se pueda. Gracias.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.