Cuñaísmo

El rasgo fundamental del cuñao pata negra es hablar de moluscos sin conocer la diferencia entre bígaros y jíbaros. Luego pasa lo que pasa.

Dice Carlos Herrera que «aun siendo como es un latazo cotidiano, el cuñadismo normal es relativamente poco dañino en términos de sus efectos sobre la «cultura general». Pero hay un cuñadismo realmente pernicioso que es el de los blogueros que cuentan milongas increíbles y absurdas. Para quienes saben incluso menos, eso les parece conocimiento, con lo cual se produce una perversa destrucción. Todo el mundo habla ya de genes o ADN, hasta los vividores esos que se autodenominan políticos, aunque no sepan ni lo que es una cosa ni la otra». Y para muestra, un botón: hace un tiempo, una persona conocida publicó en su blog una entrada que venía a decir que «la ciencia ha descubierto que el alma entra en el feto durante la séptima semana de embarazo a través de la glándula pineal». A mi me revolvió aquello, porque no fue solamente una mixtificación (que allá cada cual), sino un intento de manipulación y engaño. No se puede usar a la ciencia para justificar cualquier idea que a uno le venga bien justificar. Contesté poniendo los puntos sobre las íes… y se lió parda. Insultos, descalificaciones e incluso amenazas personales. Lo publicable está contado en https://joseluisyela.wordpress.com/2015/04/08/discusion-y-polemica-dos-procesos-confundidos-pero-diferentes/, lo no publicable ocurrió en privado, claro. En https://joseluisyela.wordpress.com/2016/11/13/del-disparate-mediatico-al-disparate-popular/ cuento algo del caso de la llamada «superluna». Y lo del ADN es paradigmático de cómo una expresión usada en una ocasión como metáfora se expande como la espuma entre la ciudadanía y se usa en adelante con un significado perverso. Ha ocurrido antes con muchas otras palabras de nuestro ámbito, por ejemplo «ecológico» (hasta algunos coches son ecológicos  ) o «sostenible».

Eso si, con ser nefasta la proliferación de «influencers» (que les llaman) simplones sin formación alguna, o con una formación mínima, cuyos púlpitos son blogs, redes sociales y Youtube, para mi los más nefastos son aquellos de nuestros colegas de profesión, «científicos de carnet», cuya cruzada consiste en blandir la ciencia como un arma de sometimiento del infiel no científico, creyente o atolondrado. Son los «influencers pseudocientíficos», «vengadores gusticieros del circo científico» o «científicos Salsa Rosa». Fomentar entre la gente la idea de que la ciencia es la perfección y que hay que atacar todo lo demás es, aparte de nefasto y falso, contraproducente para el empeño que tratamos de defender, con mayor o menor acierto, quienes no consideramos la ciencia como la religión del presente, y lo que hacemos es intentar predicar con el ejemplo, abandonando la torre de cristal y bajando a la arena a dialogar de tú a tú con quienes ignoran en qué consiste hoy día el acercamiento científico a la realidad, sea nuestro nivel el que sea (p.e.: https://www.youtube.com/watch?v=pMd69Vhw2DU). Los artículos de Herrera en Quercus son un modelo en este sentido.

Pero vamos, que neutralizar el cuñaísmo insidioso es complicado, especialmente el cientifil-salsarrosero.

Acerca de Anarchanthropus crapuloideus

Calvo, feo, gordo y tontorrón. Este es mi perfil de acuerdo con quien más valor tiene para mí, mi adorado -y guasón- hijo Mateo. Podría añadir que soy una especie de anarcántropo crapuloideo. Pero buena gente, ¿eh?. Así que después de la presentación inicial, el resto así como más en serio: Lo mío son las cosas bien hechas, con gusto y paciencia. Me gusta el silencio, la calma. Me gusta cultivar la tierra, hacer la comida a la brasa, hacer pan, conservar las costumbres ancestrales. Me gustan las miradas firmes de las personas sin dobleces. Me gusta la esencia. Y la forma también, sí; pero sobre la esencia. Me gusta la soledad, compartida o no. Me aburren y me irritan la mediocridad rampante y la falsedad, la corrupción, la incapacidad y la indolencia que dominan nuestro día a día. Me enojan los “esclavos felices”. Soy raro, dicen. No encajo bien en los moldes convencionales. En muchas situaciones estoy a la contra. Si la inteligencia es la propiedad de adaptarse bien a cualquier circunstancia, no soy particularmente inteligente. Soy un intelectual inquieto, apasionado del mundo natural. Me fascina la vida. Y el color, los paisajes (¡el Alto Tajo!), el agua limpia, los animales silvestres (en especial los insectos, y sobre todo las mariposas), la montaña, el mar, las flores… Me hice biólogo, aunque padecí mucho durante la licenciatura; mi interés por el mundo natural me ha llevado a ser profesor universitario de Zoología y Conservación Biológica (también me entusiasma la docencia) y a fundar un grupo de investigación. Si no hubiera sido biólogo hubiera sido músico; me cautiva la música. U hortelano. O pintor. O... soñador de vencejos y hadas. No tengo estilos musicales preferidos, sino músicos preferidos: siempre se ha hecho buena música, y yo creo que ahora también (en contra de lo que opinan algunos críticos). Una relación de la música que más escucho se encuentra en http://www.last.fm/user/Troitio. Me entusiasman también la pintura y la literatura, tanto para disfrutar las creaciones ajenas como para crearlas yo mismo. Algunas frases ajenas que me han acompañado a lo largo de la vida: “Piensas demasiado para ser feliz” (dicha por la madre de la niña que más me gustó en mi adolescencia y primera juventud; yo no he estado de acuerdo en lo de que pensar “demasiado” te impida ser feliz, y de hecho me considero un privilegiado respecto a la felicidad). “Deja ya las mariposas, que no te van a dar de comer” (dicha por mi abuela paterna, que no entendía bien mi afición precoz, y que a la postre también se ha demostrado que era errónea, porque desde luego que me han dado de comer, a pesar de dedicarme a ellas y de hacerlo a contracorriente de las modas productivistas dominantes). "¿Cómo una persona que es en sí por completo un método, puede comprender mi anarquía natural?" (Richard Wagner). "Sólo aquel que lleva un caos dentro de sí puede alumbrar una estrella danzarina" (Friedrich W. Nietzsche). "Creo que en la sociedad actual nos falta filosofía. Filosofía como espacio, lugar, método de reflexión, que puede no tener un objetivo concreto, como la ciencia, que avanza para satisfacer objetivos. Nos falta reflexión, pensar. Necesitamos el trabajo de pensar, y me parece que, sin ideas, no vamos a ninguna parte." (José Saramago). "El ruido de las carcajadas pasa. La fuerza de los razonamientos queda." (Concepción Arenal). "Estamos aquí para desaprender las enseñanzas de la iglesia, el estado y nuestro sistema educativo. Estamos aquí para tomar cerveza. Estamos aquí para matar la guerra. Estamos aquí para reírnos del destino y vivir tan bien nuestra vida que la muerte tiemble al recibirnos". (Charles Bukowski. ¿O ésta es de Homer Simpson?).
Esta entrada fue publicada en Sociedad. Guarda el enlace permanente.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.