La clave profesional

Mi mayor triunfo profesional, o al menos así lo percibí entonces, fue superar la oposición y obtener la titularidad universitaria. Mi mayor fracaso es no haber sido capaz de abandonar la institución, degradada en lo académico y conceptual, apolillada en lo social y desvirtuada en lo técnico. Durante los últimos 18 años, he estado desarrollando mi labor en un ambiente corrupto y mediocre, ranciamente clientelar, formado a su imagen y semejanza por personajillos déspotas, patéticos y miserables, pero con una capacidad de maniobra inmensa y con unos egos sin medida, y por muchos otros sin capacidad de reacción ante las trapacerías de los mangoneantes, a quienes han rendido y rinden pleitesía como vasallos agradecidos (como estómagos agradecidos, que diría el otro). El ambiente anóxico produce la muerte cerebral. Y yo estoy muerto. Me he confundido totalmente al haberme quedado aquí.

Soy perfectamente consciente de que el papel de docente e investigador representa un privilegio, en tanto que estás leyendo y formándote constantemente y andas indagando en las fronteras del conocimiento técnico y, si te interesa, epistémico. Ello te puede proporcionar, si no eres un mentecato cuadriculado al uso, un trasfondo personal enormemente rico y fructífero. Además, quien decide la línea en la que deseas indagar eres básicamente tú mismo, lo cual ensancha esa situación de privilegio. Pero, a pesar de ello, formas parte de un colectivo social del que no te puedes sustraer, y o te sometes a su dinámica y directrices y entonces te absorbe y anula, o te enfrentas a él y acabas exhausto por el desgaste inmenso que produce. No, esto no tiene sentido. Si es que realmente existe, hay que desarrollar ese potencial que otros reconocen en mí fuera de aquí. Lamento no haber comenzado a hacerlo antes, bastante antes. Si no soy capaz de romper el cordón umbilical me habré condenado. Y soy consciente; ya lo he hecho explícito varias veces durante los últimos meses, y no puede ser más evidente.

Eso sí; si me voy de aquí, estaré colaborando a que la dinámica miserable se perpetúe, y habré abjurado de mi objetivo de proporcionar a quienes deciden cursar un grado universitario aquello que yo mismo eché en falta, en terrible falta, cuando entré en la universidad. Y me habré rendido, dejándoles ganar una vez más a los mismos. El dilema es colosal. Y clave para mi propio bienestar.

**********

Se me ha ocurrido copiar este texto en mi muro de Facebook, y las reacciones no se han hecho esperar. Aunque es enormemente gratificante sentirse tan querido, la mayor parte de los comentarios revelan que, en el fondo, no se entiende lo que trato de expresar, porque en realidad mi texto lo que supone es un grito de frustración de quien se está ahogando ante la imposibilidad de evitar la mediocridad y la absoluta falta de empatía y de capacidad de lucha del colectivo del que forma parte, que se supone que es un colectivo “elegido”, “de élite”, pero que no hace sino colaborar con su actitud con la degradación progresiva de la universidad, que debería ser el foco fundamental de génesis y diseminación de conocimiento. Yo no busco el halago, aunque lo agradezca; busco soluciones. En el fondo, busco soluciones dentro; ojalá se encontrara un resquicio… Pero no, es imposible, lo sé.

Copio a continuación los comentarios ta cual han sido escritos, y al final dos de particular enjundia, con mis respuestas:

AA: Te duele, luego estás más vivo que nunca. Son ellos los que están muertos. Te mando todo mi cariño.

JDSE: No tienes ningún síntoma de muerte cerebral ni moral. No te inquietes. Yo me fui de la universidad, pero aterricé en un lugar igual o peor desde el punto de vista ético.

ODA: Estas distraído. Estas vivo y haciendo lo que te gusta. Los demás a tomar por culo.

TEB: Bonito fracaso. No nos conocemos mucho, pero me pareces un tío que se viste por los pies. De los pocos que conozco. Ánimo colega!!!

José Luis Yela: Gracias, tío. Aunque no te olvides de las sombras, que ahí están también.

ACT: Por lo que aquí escribes yo diría que si hay vida en la universidad, esa vida eres tú

José Luis Yela: Psé…

LDR: Animo. Así es la vida. Ese ambiente te lo encuentras en cualquier lugar. Es muy jodido. Es lo que hay.

BF: Yela haces un gran trabajo alli, independientemente de corruptelas y demás..Menos mal que hay gente no contaminada., sino que sería de aquello!!??

LL: Cuánta sinceridad y qué desazón…pero muerto no, más vivo, honesto y lúcido diría yo

ALI: La corrupción es sistémica y transversal. Cómo habría de librarse de ella la Universidad? Malos tiempos para la lírica.

YV: Te entiendo, José Luis, y creo que tú no estás muerto cuando eres capaz de ver más allá…

JLR: Conozco a otra persona que llegó a la misma conclusión y se prejubiló. Ahora es la persona más feliz del mundo con todo el tiempo que necesitaba para escribir y ser feliz. Lo único importante en la vida es saber darse cuenta de las cosas, para poder cambiarlas. Mientras uno pueda analizar y darse cuenta del caldo en el que vivimos, es porque está más vivo que el resto.

Bienvenido al club de los que en una edad aún con recorrido, hemos entendido la vida y podemos gestionarla en el tiempo que nos quede por delante. Son muchos, más de los que imaginas, que no lo han conseguido.

PS: Al menos ten la conciencia tranquila de los muchos alumnos que pudimos abrir la mente contigo. Y eso que en la UPO te disfrutamos poquito…..suficiente para calar en nuestra mente y en nuestro alma……ánimo profesor!

José Luis Yela: PS, un besazo. Te deseo todo lo mejor, igual que a todos tus ex-compañeros.

MM: Qué jodido es trabajar en ese ambiente. Seguro que puedes pedir una jubilación anticipada o acogerte a una SLE…hazlo y disfruta de la vida. Y los que allí queden que se coman entre ellos. Un besote.

AWIW: Joo como siento k te sientas así…lo malo es que los inconformistas como tú sois minoria en la universidad por desgracia. Mucho ánimo Yela!😘😘

JLR: El mayor triunfo en la vida es no arrepentirse de haber hecho las cosas como las sentías, eso de tener la conciencia tranquila. Tener principios casi siempre pasa factura, pero no quiero compartir aire, planeta, ni universo con seres sin principios.

PBM: En primer lugar, todo mi cariño y mi apoyo. De tus palabras puedo extraer que, al final, tanto el éxito como el fracaso es relativo. Me llama la atención la frase “o al menos como lo entendí entonces”, porque puede ser aplicada al momento de ahora, a lo que estás viviendo como un fracaso… Sea como fuere, desde mi humilde opinión, eres una persona imprescindible en esos entornos que describes… Justamente por la parte educativa, enfocándote en los alumnos. Para mí eres un ejemplo de entrega, de pasión, de espíritu crítico, de persona auténtica, con sus luces y sus sombras. Cómo a otros tantos que leo, en nuestro grupo dejaste huella, y en mí por supuesto que también. Ahora, interprétalo como tú quieras, pero en Sevilla te tenemos un cariño inmenso… Y lo sabes 😉

ZNZ: mi querido amigo: desde hace años, aprecio tu mente brillante y tu corazón maravilloso. La Academia es un pozo negro. Por favor di que no estás muerto… vuelve a la vida. Tal vez no en el pozo negro, pero en el mundo real, eres amado, apreciado y respetado. ❤

SRC: Yélico, mejor que tú nadie sabe, pero me emociono con el cariño que recoges, porque yo también siento que es eso lo que mereces, sembrador de cariño, y no lo que te toca ver y padecer en otros lugares tan soñados vocacionalmente, donde seguro has dejado la mayor parte de ti. 😘❤️

MC: No te rindas, aún estás a tiempo
de alcanzar y comenzar de nuevo,
aceptar tus sombras,
enterrar tus miedos,
liberar el lastre,
retomar el vuelo.
no te rindas que la vida es eso,
continuar el viaje,
perseguir tus sueños,
destrabar el tiempo,
correr los escombros,
y destapar el cielo.
No te rindas, por favor no cedas,
aunque el frío queme,
aunque el miedo muerda,
aunque el sol se esconda,
y se calle el viento,
aún hay fuego en tu alma
aún hay vida en tus sueños.
Porque la vida es tuya y tuyo también el deseo
porque lo has querido y porque te quiero
porque existe el vino y el amor, es cierto.
Porque no hay heridas que no cure el tiempo.
Abrir las puertas,
quitar los cerrojos,
abandonar las murallas que te protegieron,
vivir la vida y aceptar el reto,
recuperar la risa,
ensayar un canto,
bajar la guardia y extender las manos,
desplegar las alas
e intentar de nuevo,
celebrar la vida y retomar los cielos.
No te rindas, por favor no cedas,
aunque el frío queme,
aunque el miedo muerda,
aunque el sol se ponga y se calle el viento,
Aún hay fuego en tu alma,
aún hay vida en tus sueños,
porque cada día es un comienzo nuevo,
porque esta es la hora y el mejor momento.
Porque no estás solo, porque yo te quiero.

– Mario Benedetti

José Luis Yela: Joder, MC… Gracias…

MRM: Has llegado a esa conclusión por no ser un conformista. La universidad debería ser el centro del conocimiento en una sociedad y no lo es. Cualquier empresa hace más por innovar e investigar que la propia universidad, aunque ciertamente habrá gente muy preparada y con ilusión que se esfuerce por sacar adelante la institución

JLR: Si has llegado a todas esas conclusiones amigo José Luis, es porque no eres de la misma pasta que los que te rodean, de los que se jubilan con honores como si hubiesen hecho algo, tras pasar una vida lamiendo y lamiendo, o en el caso de un ilustre decano que yo conozco, escondiéndose toda su vida y lucrándose a costa de esta sociedad. Gracias a Dios que hay gente en la universidad que sufre de ver en lo que se ha convertido la universidad, pues si nadie se diera cuenta, podríamos decir que la universidad ha fracasado, pero la sociedad también. Ya no podemos hablar de fracaso entre estudiantes, sino de fracaso de un sistema que no sirve para nada salvo para crear parásitos, que luego se meten en política. Hoy me ha llegado una nota de prensa de la UCLM, diciendo que formarán y capacitarán al Poder Judicial de República Dominicana. Conozco a los de allí y a los de aquí, nadie capacitará y nadie se capacitará, sólo los de allí dirán que son “españoles y mucho españoles” los que les han hecho mejores que el resto de aquella república patriótica y mucho patriótica, y los de aquí se las darán de instruir a gente que ni siquiera aparecen en los rankings de comprensión lectora, que hablan mal su propio idioma, pero gracias a lo cual el señor presidente regional se hará alguna foto y como compensación de servicios prestados les subvencionará todavía más, para que fabriquen más borregos en serie que a futuro puedan manipular la justicia en favor de “la familia”. ¡Que asco por Dios!

José Luis Yela: Sin más comentarios…

JESE: Estás más vivo que nunca!!!

PP: Sueña lo que te atrevas a soñar
Se lo que quieras ser
Ve donde quieras ir
Vive

Juan salvador gaviota

Tu puedes, tu debes y tu lo vales.
No hay nada peor que estar muerto en vida y que esta no tenga ninguna emocion, interes ni sentido. 😘😘

José Luis Yela: Gracias, PP…

MCT: No se acaba el mundo en la universidad, hay vida fuera. Disfrútala.

José Luis Yela: El mundo no; la dedicación de uno, puede que sí.

MCT: No tiene porqué, si puedes aceptar que hay personas pobres de espíritu, que no saben ser de otra manera y que no cambiarán, pero lo que no entiendo es porqué te afecta tanto? No puedes reirte internamente de ellos? Cuanto mas petulantes son, mas demuestran que en el fondo son unos pobrecillos, no lo ves? Ríete y tomátelo como lo que son, idiotas del culo, pueden llegar a ser divertidos. Tomátelo con humor. El humor es imprescindible para la vida, y tú lo tienes, aprovéchalo. Haznos reir, tú puedes porque eres muy inteligente.

José Luis Yela: Si estuvieras aquí dentro, sabrías de qué hablo. No puedes estar riéndote al comprobar cómo se pervierte el espíritu de la universidad y cómo los más trepas son los que consiguen todos los complementos y todos los descuentos de las tareas más arduas, mientras los demás nos comemos los mocos. No puedes asistir impasible a la victoria de la trapacería, mientras ésta te somete. Hay algo que se llama dignidad, aunque hoy día la mayoría del personal la tenga muy cerca del mismísimo culo.

LB: Yela ,para muchas personas eres fuerza, realidad , valor interpretación del tiempo q nos toca vivir , con la comparativa del de nuestra formación ,y también añorado el q vivimos con nuestro padres, no decaigas vales mucho arriba amigo ,te quiero y admiro, un abrazo amigo.

José Luis Yela: No sabes cómo te lo agradezco, Luisi. La próxima vez que te vea te voy a dar un abrazo que te voy a desarmar. Besos.

MU: No entendería la Universidad sin ti. Fin.

*************

El par de comentarios que merecen respuesta aparte:

MC: Huye, Josè Luis, corre y no pares. No necesitas mas de esa kk. Tienes tu huerto… Eres autosuficiente. Sacúdete toda esa mierda ajena y vuela. Nada te ata. Ya has entregado bastante y te has dado cuenta de que tú, aunque te dejes ( que te la estás dejando ) la vida en el intento no vas a cambiar “el sistema”. Yo creo que es una lección impagable para la gente joven el que te largues. No contribuyes más a lo que no te mola y no te inmolas. Date una lección de libertad. Todavía tenemos mucho que vivir, aprender y disfrutar. Libérate, ya has cumplido y la vida es una sucesión de etapas. Empieza otra.

José Luis Yela: MC, no es exactamente así. Si hay cosas que me atan. En su día cometí la imprudencia de pedir un préstamo bancario para comprar una casa. Lamentable error, y más en alguien que nunca ha querido disfrutar de nada que no pudiera adquirir, por principios. Eso ha lastrado mi vida, y la sigue lastrando. Eso, y todas las demás putadas a que nos someten a los demás, empezando por la trampa colosal que supone que nuestras nóminas entren directamente al banco, en vez de a nuestros bolsillos. Vamos, que el que manda, manda, y la única forma que tienes de salirte de ello es… haciendo trampas.

PC: Sonidos que resuenan en mi mente y en la de muchos colegas, querido José Luis. Me temo sin embargo, que tu análisis sincero y desgarrado no es ejercitado de forma común. Ver la realidad requiere una mirada cambiada. Es más cómodo el automatismo mugriento a que nos someten. Lo has expresado muy bien. Yo sin embargo, creo que tú no estás muerto. Creo que ha muerto la universidad española y que tú estás en uno de los pocos focos de supervivencia. Acantonado y débil, pero vivo.

José Luis Yela: Seguramente es verdad que resuenan en la de muchos colegas. Ya nos vale, admitirlo y seguir tragando. Porque si eso es cierto, nuestra dignidad como colectivo no puede estar más en entredicho. Confirmaría mi hipótesis de que estamos acomodados en nuestra situación de privilegio, que viene a significar lo mismo. O que miramos para el otro lado, aunque cuando lo comentas todo el mundo se ofende y exclama, cual niño de tres años: “yo no”. La expresión “automatismo mugriento” me parece brillante. Y si, si estoy muerto en el sentido en el que lo digo; estoy sometido, estoy tragando. Cada vez soy más dócil para ajustarme a los criterios que se dictan para conseguir financiación para los proyectos, para publicar los resultados, para conseguir rebajas de la infame cantidad de horas de docencia que nos obligan las normas a impartir (https://joseluisyela.wordpress.com/2017/12/19/la-chifladura-de-pasar-por-el-aro/), mientras hay listos de, sin la mitad de compromiso, no llegan ni a cien horas, y algunos de ellos tienen el mínimo que permite cobrar el complemento de la calidad docente. “Calidad docente”. Es tan sangrante, que dan ganas de liarse a dar mandobles a diestro y siniestro. Cada vez entiendo mejor a esas personas que salen en los periódicos porque un día ya no han podido más y la han liado parda. Y menos a toda la tropa de calientasillas, algunos de los cuales van poco menos que de nóbeles y sacan pecho cuando vomitan a voz en grito “yo tengo cinco sexenios”. Pedazo de mierda, pero no tienes ser.
Y, a pesar de ello, me doblego, porque si no literalmente no llego a fin de mes. Algún día voy a echar las cuentas en público, aunque se la sudará a todo el personal, claro…

No puedo. Tengo que salir de ahí. Decía Miguel Delibes en un valiente y preciso texto en El País hace unos días (https://elpais.com/elpais/2017/12/13/ciencia/1513156051_250460.html) que la investigación, para ser verdadera y seria, ha de ser desarrollada en un ambiente propicio. Yo llevo muchos, demasiados, años en un ambiente repugnante. Y a veces pienso que no escribo más que cosas intrascendentes, pero es de pura inmundicia mental en la que estoy inmerso, y que yo no sé gestionar como los que tienen la jeta de hormigón o los que miran para otro lado.

Gracias por comentar. Un abrazo, y que descanses estos días.

Acerca de Anarchanthropus crapuloideus

Calvo, feo, gordo y tontorrón. Este es mi perfil de acuerdo con quien más valor tiene para mí, mi adorado -y guasón- hijo Mateo. Podría añadir que soy una especie de anarcántropo crapuloideo. Pero buena gente, ¿eh?. Así que después de la presentación inicial, el resto así como más en serio: Lo mío son las cosas bien hechas, con gusto y paciencia. Me gusta el silencio, la calma. Me gusta cultivar la tierra, hacer la comida a la brasa, hacer pan, conservar las costumbres ancestrales. Me gustan las miradas firmes de las personas sin dobleces. Me gusta la esencia. Y la forma también, sí; pero sobre la esencia. Me gusta la soledad, compartida o no. Me aburren y me irritan la mediocridad rampante y la falsedad, la corrupción, la incapacidad y la indolencia que dominan nuestro día a día. Me enojan los “esclavos felices”. Soy raro, dicen. No encajo bien en los moldes convencionales. En muchas situaciones estoy a la contra. Si la inteligencia es la propiedad de adaptarse bien a cualquier circunstancia, no soy particularmente inteligente. Soy un intelectual inquieto, apasionado del mundo natural. Me fascina la vida. Y el color, los paisajes (¡el Alto Tajo!), el agua limpia, los animales silvestres (en especial los insectos, y sobre todo las mariposas), la montaña, el mar, las flores… Me hice biólogo, aunque padecí mucho durante la licenciatura; mi interés por el mundo natural me ha llevado a ser profesor universitario de Zoología y Conservación Biológica (también me entusiasma la docencia) y a fundar un grupo de investigación. Si no hubiera sido biólogo hubiera sido músico; me cautiva la música. U hortelano. O pintor. O... soñador de vencejos y hadas. No tengo estilos musicales preferidos, sino músicos preferidos: siempre se ha hecho buena música, y yo creo que ahora también (en contra de lo que opinan algunos críticos). Una relación de la música que más escucho se encuentra en http://www.last.fm/user/Troitio. Me entusiasman también la pintura y la literatura, tanto para disfrutar las creaciones ajenas como para crearlas yo mismo. Algunas frases ajenas que me han acompañado a lo largo de la vida: “Piensas demasiado para ser feliz” (dicha por la madre de la niña que más me gustó en mi adolescencia y primera juventud; yo no he estado de acuerdo en lo de que pensar “demasiado” te impida ser feliz, y de hecho me considero un privilegiado respecto a la felicidad). “Deja ya las mariposas, que no te van a dar de comer” (dicha por mi abuela paterna, que no entendía bien mi afición precoz, y que a la postre también se ha demostrado que era errónea, porque desde luego que me han dado de comer, a pesar de dedicarme a ellas y de hacerlo a contracorriente de las modas productivistas dominantes). "¿Cómo una persona que es en sí por completo un método, puede comprender mi anarquía natural?" (Richard Wagner). "Sólo aquel que lleva un caos dentro de sí puede alumbrar una estrella danzarina" (Friedrich W. Nietzsche). "Creo que en la sociedad actual nos falta filosofía. Filosofía como espacio, lugar, método de reflexión, que puede no tener un objetivo concreto, como la ciencia, que avanza para satisfacer objetivos. Nos falta reflexión, pensar. Necesitamos el trabajo de pensar, y me parece que, sin ideas, no vamos a ninguna parte." (José Saramago). "El ruido de las carcajadas pasa. La fuerza de los razonamientos queda." (Concepción Arenal). "Estamos aquí para desaprender las enseñanzas de la iglesia, el estado y nuestro sistema educativo. Estamos aquí para tomar cerveza. Estamos aquí para matar la guerra. Estamos aquí para reírnos del destino y vivir tan bien nuestra vida que la muerte tiemble al recibirnos". (Charles Bukowski. ¿O ésta es de Homer Simpson?).
Esta entrada fue publicada en Trocitos de historia personal, Universidad. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.