Rancia mediocridad universitaria

Diálogos en Facebook, tal cual:

José Luis Yela: Un voto. Un puto voto me han dado mis compañeros en las elecciones para Claustro, mientras otros se han repartido 16, 15, 11… Esto es lo que hay. Éste es el sitio donde me muevo, donde lo que corre a raudales es la mediocridad más rampante y donde lo que está mejor visto es la docilidad y andar con la boca callada.

Una vez más, dan ganas de mandarlo todo a la puñetera mierda. A partir de ahora, que nadie me pida nada. A mis clases y a mis proyectos por aquí, y a mis cosas por allá. Se acabó.

(PD: “El librepensamiento exige la superación de los márgenes educativos impuestos en casa y en la escuela: cuna y taller del subordinado, del esclavo, del borrego, del siervo y del tonto.” [http://cadiz.eldesmarque.com/…/49018-manipulacion-para-la-c…]. De la Universidad mejor no hablamos hoy, no vaya a ser que hagamos un póker.)

ARK: Fuerza!! Es muy injusto!!

José Luis Yela: Es surrealista. Es… vamos, que no hay por dónde cogerlo. Y no merece la pena luchar contra esto. No hay forma de cambiarlo. Es lo que es. Se creen nóbeles y a lo que más se parecen es a un patio de vecinas, con las excepciones de rigor. Y son muchas vecinas, tapándose las vergüenzas unas a otras.

AA: Estas cosas se deciden por intereses y afinidades: qué gano si me acerco a…, quién me hace sentirme más cómodo; esto es, quién no me revuelve por dentro haciéndome pensar, trabajar… Yo casi diría que es una suerte: No te ofreces a corruptelas, eres íntegro y tienes principios claros. Vamos, lo que viene a ser una persona incómoda. Para mi, al menos, eso es maravilloso.

José Luis Yela: No es ninguna suerte. Si así fuera, simplemente no me habría presentado. Si lo hice fue para intentar cambiar las cosas. No quieren que nada cambie, y lo llevan diciendo mucho tiempo. Aquí el que está de sobra soy yo, y es muy evidente.

UMJ: Como sobradamente sabes, yo que llevo el Claustro desde hace más de 15 años y, con el que se va a iniciar en un breve plazo de tiempo, organizados cuatro procesos de elecciones a Rector y Claustro en la UMU, te puedo decir que ni son todos los que están ni están todos los que son. A otra cosa.

José Luis Yela: Agradezco las muestras de apoyo y afecto, pero es que no es lo que decís, son otras cosas. Esta vez, mis compañeros (o lo que sean) tenían la oportunidad de apostar por alguien que pretende algo diferente. Y se lo han pasado por el forro, con alevosía. Esto es sumamente irritante por dos razones, una personal y la otra colectiva. La personal es que, una vez más, y ya son muchas, al 80% del personal le molesta la línea de acción que yo defiendo, que es lo mismo que decir que votan a sus amiguetes (que es contra lo que yo estoy, entre otras cosas). Además, no obtendré los puntos correspondientes para la acreditación, mientras el resto van acumulando supuestos méritos. Es profundamente irritante. Lo cual conecta con la razón colectiva, y es que esto no hay dios que lo cambie. Será siempre la misma mierda que ahora, para deleite de las moscas. Y, de nuevo, ya me desborda. Una cosa es que no seamos nóbeles, menos uno (jaja), y otra que esto sea más un patio de vecinas que otra cosa.

PC: Eres un niño adorable, José Luis. Admiro tu idealismo y tu sentido y fuerza para la lucha. Pero el sociosistema académico es justamente eso que has vivido. Tratas de ponerle sentido común a un sistema que opera bajo otras fuerzas, más primitivas, atávicas diría yo. Miedos, desconfianzas, necesidad de mantener privilegios, … en fin, lo de Shakespeare, Lope de Vega, Calderón, Galdós, Valle Inclán,….No desesperes, José Luis. Refúgiate en la gente que te quiere hombre, que no es poca. Y yo además conozco a una muy especial. Ella debería bastarte para vivir. A los otros que los follen.

José Luis Yela: Mil gracias de corazón. Pero lo vengo repitiendo; no es eso. No es eso. En situaciones como ésta, no busco ni la alabanza ni la justificación. Busco por un lado… ¿cómo decirlo?, la divulgación de la situación bochornosa que nos atosiga, airearla a los cuatro vientos, para que todo el que lo lea tenga oportunidad de saber a qué clase de personajes están pagando el sueldo; y por otro, qué coño, soltar mi bilis, que es muchísima, acumulada tras años viendo promocionar a toda clase de mediocridades rancias y oportunistas pero afines a la tribu de turno, y comprobando qué clase de educación se ofrece a quienes deberían ser el centro de la vida universitaria no investigadora, los estudiantes. Veo reflejada mi queja y mi situación en algunos de los textos de los autores que refieres, claro; no hay nada nuevo bajo el sol, el rebaño es el rebaño y lo ha sido siempre. Sin embargo, hoy hay mecanismos para que la información fluya rápidamente y todos tenemos la oportunidad de ser críticos. Así que yo colaboro en lo que puedo, aunque solo sea gritando mi frustración.

https://www.youtube.com/watch?v=5plUrqi0zwA

PC: Y lo respeto, José Luis.

José Luis Yela: Y yo me pregunto si el refugiarse y el “que los follen” nos va a llevar a algún sitio. Entiéndeme, no es una descalificación, sino una pregunta en el aire. El siglo XX fue el siglo de las conquistas sociales, ahogadas ahora por la hegemonía neocons y la sumisión de los acomodados y aspirantes a acomodados. ¿Aquello fue simple idealismo? Si no hubiera sido por la actitud honesta, comprometida, firme y hasta un punto cándida de aquellos en quien yo mismo trato de mirarme, nada de lo conseguido hubiera sido posible.

**********

La Universidad va a la deriva. La culpa es nuestra, de toda la comunidad universitaria. Si en vez de paños calientes hiciéramos lo que es nuestra obligación hacer, las cosas podrían ser de otra manera. Es terrible. Eso si, a fin de mes todo el mundo pone el cazo…

 

Anuncios

Acerca de Anarchanthropus crapuloideus

Calvo, feo, gordo y tontorrón. Este es mi perfil de acuerdo con quien más valor tiene para mí, mi adorado -y guasón- hijo Mateo. Podría añadir que soy una especie de anarcántropo crapuloideo. Pero buena gente, ¿eh?. Así que después de la presentación inicial, el resto así como más en serio: Lo mío son las cosas bien hechas, con gusto y paciencia. Me gusta el silencio, la calma. Me gusta cultivar la tierra, hacer la comida a la brasa, hacer pan, conservar las costumbres ancestrales. Me gustan las miradas firmes de las personas sin dobleces. Me gusta la esencia. Y la forma también, sí; pero sobre la esencia. Me gusta la soledad, compartida o no. Me aburren y me irritan la mediocridad rampante y la falsedad, la corrupción, la incapacidad y la indolencia que dominan nuestro día a día. Me enojan los “esclavos felices”. Soy raro, dicen. No encajo bien en los moldes convencionales. En muchas situaciones estoy a la contra. Si la inteligencia es la propiedad de adaptarse bien a cualquier circunstancia, no soy particularmente inteligente. Soy un intelectual inquieto, apasionado del mundo natural. Me fascina la vida. Y el color, los paisajes (¡el Alto Tajo!), el agua limpia, los animales silvestres (en especial los insectos, y sobre todo las mariposas), la montaña, el mar, las flores… Me hice biólogo, aunque padecí mucho durante la licenciatura; mi interés por el mundo natural me ha llevado a ser profesor universitario de Zoología y Conservación Biológica (también me entusiasma la docencia) y a fundar un grupo de investigación. Si no hubiera sido biólogo hubiera sido músico; me cautiva la música. U hortelano. O pintor. O... soñador de vencejos y hadas. No tengo estilos musicales preferidos, sino músicos preferidos: siempre se ha hecho buena música, y yo creo que ahora también (en contra de lo que opinan algunos críticos). Una relación de la música que más escucho se encuentra en http://www.last.fm/user/Troitio. Me entusiasman también la pintura y la literatura, tanto para disfrutar las creaciones ajenas como para crearlas yo mismo. Algunas frases ajenas que me han acompañado a lo largo de la vida: “Piensas demasiado para ser feliz” (dicha por la madre de la niña que más me gustó en mi adolescencia y primera juventud; yo no he estado de acuerdo en lo de que pensar “demasiado” te impida ser feliz, y de hecho me considero un privilegiado respecto a la felicidad). “Deja ya las mariposas, que no te van a dar de comer” (dicha por mi abuela paterna, que no entendía bien mi afición precoz, y que a la postre también se ha demostrado que era errónea, porque desde luego que me han dado de comer, a pesar de dedicarme a ellas y de hacerlo a contracorriente de las modas productivistas dominantes). "¿Cómo una persona que es en sí por completo un método, puede comprender mi anarquía natural?" (Richard Wagner). "Sólo aquel que lleva un caos dentro de sí puede alumbrar una estrella danzarina" (Friedrich W. Nietzsche). "Creo que en la sociedad actual nos falta filosofía. Filosofía como espacio, lugar, método de reflexión, que puede no tener un objetivo concreto, como la ciencia, que avanza para satisfacer objetivos. Nos falta reflexión, pensar. Necesitamos el trabajo de pensar, y me parece que, sin ideas, no vamos a ninguna parte." (José Saramago). "El ruido de las carcajadas pasa. La fuerza de los razonamientos queda." (Concepción Arenal). "Estamos aquí para desaprender las enseñanzas de la iglesia, el estado y nuestro sistema educativo. Estamos aquí para tomar cerveza. Estamos aquí para matar la guerra. Estamos aquí para reírnos del destino y vivir tan bien nuestra vida que la muerte tiemble al recibirnos". (Charles Bukowski. ¿O ésta es de Homer Simpson?).
Esta entrada fue publicada en Universidad. Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a Rancia mediocridad universitaria

  1. Pingback: Miserias | Anarchanthropus crapuloideus (Al fondo a la izquierda, por favor)

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s