Cultura: antídoto frente a la indigencia mental

Ojo con la noticia fastuosa, que una vez más envuelve sibilinamente a los científicos con objeto de justificar a sus autores:

Científicos encuentran mensaje secreto de Dios en el ADN humano escrito en arameo antiguo

(http://www.creadess.org/index.php/informate/de-interes/ciencia-para-el-desarrollo/41922-cientificos-encuentran-mensaje-secreto-de-dios-en-el-adn-humano-escrito-en-arameo-antiguo)

Científicos encuentran mensaje secreto de Dios en el ADN humano escrito en arameo antiguo

“Científicos de Wit, junto con el Proyecto Genoma Humano y la Universidad Bob Jones, hicieron lo que puede ser el hallazgo más sorprendente de esta o de cualquier generación.”
**********

Como dice Servando Sernancelle, ¿por qué se entretendría Dios en traducir al arameo antiguo unos textos que están originalmente escritos en otros idiomas para inscribirlos en el ADN de la gente? ¿Por qué escogería precisamente ese versículo del Génesis y ese fragmento de San Pablo en vez del Éxodo o, por ejemplo, el Apocalipsis?

Embaucar y manipular es un recurso de aquellos que se van quedando sin argumentos. ¿Cómo puede escribirse semejante patraña? Y es que Internet es tanto una fuente infinita de información interesante y veraz como una fuente inagotable de confusión. Que nadie me venga ahora con el cuento de que esto es poesía, porque no lo es; trata de pasar por una noticia seria, pero es… pues eso. Una patochada. Absoluta y lamentable, y propia de indigentes mentales. Análoga a aquella otra enajenación que atribuía a científicos la constatación de la entrada en la glándula pineal del alma en la 7ª semana del embarazo (https://joseluisyela.wordpress.com/2015/04/08/discusion-y-polemica-dos-procesos-confundidos-pero-diferentes/).

Copio el debate que hemos mantenido esta mañana al respecto, porque me parece muy ilustrativo. Marco en negrita alguna frase especialmente sobresaliente:

MSNInternet está repleto de información falsa. Hay que enseñar a los usuarios a discernir cuales son las verdaderas de las que no lo son.

José Luis Yela: ¿Y quién enseña? ¿Se puede arrogar uno mismo la capacidad de discernir entre lo veraz y lo falso? Yo publiqué ayer mismo una noticia falsa, como me hizo saber JAHC, y opté por retirarla para no crear mayor confusión. La tarea no es fácil, pues.

JAHC: Nadie está libre de error, sólo podemos trabajar para minimizar los errores. Internet, que es el almacén de todo conocimiento, es también el reservorio y el vehículo de todos los errores. Umberto Eco contaba, cuando Internet estaba empezando, que en cierta ocasión se vio obligado a preparar una conferencia sobre Kant lejos de su biblioteca (ver link debajo) y para ello tiró de Google. En aquel entonces “Immanuel Kant” le dio unos 35000 resultados. Hoy, hace un momento, me ha dado 630000. Eco refinó la búsqueda, purgó los resultados y se quedó con la docena de referencias que necesitaba. Él sabía lo que quería y sabía buscarlo. ¿Qué habría hecho alguno de los que dice que no estudia o no se molesta en aprender y leer porque en Internet ya está todo; qué bolas se hubiera podido tragar? Lo único que nos da un anclaje firme frente a la impostura es algo denostado y dilapidado hoy día: cultura. Es la única brújula que ofrece alguna garantía para moverse en un mundo como el que nos ha tocado.

José Luis Yela: Por supuesto. Pero aun así. Yo podré ser lo que sea, pero creo que no peco precisamente de inculto. Y, como no podía ser de otra forma, me conozco al dedillo la rutina de la búsqueda refinada de información fiable. Sin embargo, no es la primera vez que me trago un sapo, entre otras cosas porque no hay materialmente tiempo de contrastar todo lo que lees o vinculas. En bastantes ocasiones delegas en la supuesta fiabilidad de la fuente, o simplemente estás en un error. Pero claro, ser culto y un buscador eficaz no es algo categórico, sino que es un atributo de distribución continua. Siendo honesto, no sé a ciencia cierta dónde colocar la línea que separa el buen oficio del mal oficio en estas cuestiones. Yo mismo, ¿soy un separador del trigo de la paja suficientemente seguro? ¿Hay alguien que lo pueda decir de si mismo? De ahí que me preguntara eso de si se puede arrogar uno mismo la capacidad de discernir entre lo veraz y lo falso.
Claro que si consideramos tu primer aserto (“sólo podemos trabajar para minimizar los errores”), entonces gran parte de las tribulaciones desaparece. Y es eso, en realidad, lo que por otro lado hace la ciencia: ir acotando los grados de incertidumbre sobre la realidad en la que nos encontramos.

JAHC: Claro, por eso decía que nadie está libre de error y que la cultura es la única brújula que ofrece alguna garantía, pero no LA garantía. Entre lo veraz y lo espurio hay muchos grados y trazar una raya (discretizar la variable, que dijéramos) siempre será complicado. De ahí mi afirmación de que nuestro trabajo es continuar en la brecha para minimizar errores, no para reducirlos a cero (eso me parece un fin perseguible pero inalcanzable), sino para mejorar. Mis alumnos de primero se sorprenden cuando les digo que la ciencia no busca alcanzar la verdad, sino reducir la incertidumbre, que es parecido pero no es lo mismo. Que en el proceso nos tengamos que tragar un sapo de vez en cuando es algo que nos va en el sueldo, así que no te fustigues por ello.

José Luis Yela: Jeje, no me fustigo, no. Simplemente busco razones para contrastar y, en su caso, respaldar las mías, que en no pocas ocasiones he de enfrentarme a quienes desconfían (por pura ignorancia, la mayor parte de las veces) de todo lo que venga de la esfera de la razón y de la ciencia.

Anuncios

Acerca de Anarchanthropus crapuloideus

Calvo, feo, gordo y tontorrón. Este es mi perfil de acuerdo con quien más valor tiene para mí, mi adorado -y guasón- hijo Mateo. Podría añadir que soy una especie de anarcántropo crapuloideo. Pero buena gente, ¿eh?. Así que después de la presentación inicial, el resto así como más en serio: Lo mío son las cosas bien hechas, con gusto y paciencia. Me gusta el silencio, la calma. Me gusta cultivar la tierra, hacer la comida a la brasa, hacer pan, conservar las costumbres ancestrales. Me gustan las miradas firmes de las personas sin dobleces. Me gusta la esencia. Y la forma también, sí; pero sobre la esencia. Me gusta la soledad, compartida o no. Me aburren y me irritan la mediocridad rampante y la falsedad, la corrupción, la incapacidad y la indolencia que dominan nuestro día a día. Me enojan los “esclavos felices”. Soy raro, dicen. No encajo bien en los moldes convencionales. En muchas situaciones estoy a la contra. Si la inteligencia es la propiedad de adaptarse bien a cualquier circunstancia, no soy particularmente inteligente. Soy un intelectual inquieto, apasionado del mundo natural. Me fascina la vida. Y el color, los paisajes (¡el Alto Tajo!), el agua limpia, los animales silvestres (en especial los insectos, y sobre todo las mariposas), la montaña, el mar, las flores… Me hice biólogo, aunque padecí mucho durante la licenciatura; mi interés por el mundo natural me ha llevado a ser profesor universitario de Zoología y Conservación Biológica (también me entusiasma la docencia) y a fundar un grupo de investigación. Si no hubiera sido biólogo hubiera sido músico; me cautiva la música. U hortelano. O pintor. O... soñador de vencejos y hadas. No tengo estilos musicales preferidos, sino músicos preferidos: siempre se ha hecho buena música, y yo creo que ahora también (en contra de lo que opinan algunos críticos). Una relación de la música que más escucho se encuentra en http://www.last.fm/user/Troitio. Me entusiasman también la pintura y la literatura, tanto para disfrutar las creaciones ajenas como para crearlas yo mismo. Algunas frases ajenas que me han acompañado a lo largo de la vida: “Piensas demasiado para ser feliz” (dicha por la madre de la niña que más me gustó en mi adolescencia y primera juventud; yo no he estado de acuerdo en lo de que pensar “demasiado” te impida ser feliz, y de hecho me considero un privilegiado respecto a la felicidad). “Deja ya las mariposas, que no te van a dar de comer” (dicha por mi abuela paterna, que no entendía bien mi afición precoz, y que a la postre también se ha demostrado que era errónea, porque desde luego que me han dado de comer, a pesar de dedicarme a ellas y de hacerlo a contracorriente de las modas productivistas dominantes). "¿Cómo una persona que es en sí por completo un método, puede comprender mi anarquía natural?" (Richard Wagner). "Sólo aquel que lleva un caos dentro de sí puede alumbrar una estrella danzarina" (Friedrich W. Nietzsche). "Creo que en la sociedad actual nos falta filosofía. Filosofía como espacio, lugar, método de reflexión, que puede no tener un objetivo concreto, como la ciencia, que avanza para satisfacer objetivos. Nos falta reflexión, pensar. Necesitamos el trabajo de pensar, y me parece que, sin ideas, no vamos a ninguna parte." (José Saramago). "El ruido de las carcajadas pasa. La fuerza de los razonamientos queda." (Concepción Arenal). "Estamos aquí para desaprender las enseñanzas de la iglesia, el estado y nuestro sistema educativo. Estamos aquí para tomar cerveza. Estamos aquí para matar la guerra. Estamos aquí para reírnos del destino y vivir tan bien nuestra vida que la muerte tiemble al recibirnos". (Charles Bukowski. ¿O ésta es de Homer Simpson?).
Esta entrada fue publicada en Ciencia, Educación, Sociedad, economía y política. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s