La experiencia y el agradecimiento: el balance entre la razón y la emoción

Diálogos fructíferos en Facebook sobre el necesario balance entre razón y emoción, es decir, sobre la madurez de la inteligencia emocional, en el contexto del agradecimiento o asunción de los tropiezos causados por experiencias reducidas, sobre un cartel con cuyo mensaje de fondo no estoy totalmente de acuerdo:

12039180_157575341252580_4622201646023643934_n

José Luis Yela En mi caso, no puedo decir que agradezco cada tropiezo, sino que lo asumo y saco las lecciones que corresponden, lo cual ya de por si es un logro. Si asumiera que en mi vida no hay nada incorrecto, no podría solucionar aquello que es erróneo (siendo erróneo lo que me daña o produce daño a quienes me rodean por mi causa).

Maria Victoria Martino Castañar Asumir y sacar lecciones de los tropiezos es una maravilla! !!
Si lo consigues siempre te doy mi enhorabuena! !!
El agradecimiento a ese tropiezo es la consecuencia de lo que te enseñó.
Feliz otoño!

José Luis Yela Yo no quiero que nadie me agradezca el haberle hecho daño. Quiero que me enseñe cómo he de actuar para no hacérselo; por eso sí estaré eternamente agradecido. De la misma manera, no acabo de entender cómo puede haber agradecimiento sincero por un daño recibido, cuando podría haberse evitado. Que siempre se puede, de una forma u otra; es cuestión de prioridades y, en todo caso, de aprendizajes.

Maria Victoria Martino Castañar De acuerdo contigo. Se te ve el buen corazón!
Confieso que a mi en el momento de recibir una herida, no puedo ni pensar por un momento en el perdón. Y que si siento que he fallado me asalta la culpabilidad.
Supongo que como a la mayoría de los humanos.
Pero el tiempo, que lo va suavizando todo, te muestra que ese dolor, quizás, era la única forma de acabar con una determinada situación.
Nos dejamos llevar muchas veces por la emoción sin priorizar los valores, de acuerdo. Pero como eso nos ocurre a todos……
A veces estamos tan involucrados en determinadas situaciones, que no podemos percibir si nos estan haciendo bien o haciendonos algún mal.
Un golpe, que puede ser muy duro, quizás nos abra los ojos.
Yo creo que es a eso a lo que se refiere este cartel.

José Luis Yela Pero, ¿por qué la emoción ha de ser secundaria en relación con la prioridad de valores, que es una actividad racional? La emoción es, desde mi punto de vista, la mejor guía de todas, porque ayuda a asumir el riesgo de vivir intensamente y es capaz de controlar el efecto de freno que suponen los miedos. Sin emoción por delante no hay acción que merezca la pena ser vivida. Es muy importante equilibrar razón y emoción.
Por otro lado, no hay nada que nos produzca solo bien y nada que nos produzca solo mal; siempre se trata de un balance entre lo que juzgamos positivo y negativo. Y aunque es verdad que los golpes nos abren los ojos, lo deseable es tratar de evitarlos siempre que se pueda. Yo creo en la generosidad sin límite; aprendí ese camino hace muchos años, de quien primero escuché la mayor lección que he aprendido en esta vida, que es la de fundir en un solo proceder poesía y ciencia, es decir, emoción/sentimiento y razón/conocimiento.

Maria Victoria Martino Castañar No se que contestar a lo de la emoción. …
Claro que es el motor… e-mocion …
Se me ocurre un ejemplo. ..
Alguien que despierta en ti la emoción de la cólera y en un determinado momento lo matarias….
Pero joer… mas vale que en ese momento priorices el valor de respetar la vida…
Un poco exagerado el ejemplo?

José Luis Yela No, es válido. E ilustra sobre una confusión mía: meter en el mismo saco a las emociones positivas y negativas. Así que tengo que reelaborar mi discurso.


Anuncios

Acerca de Anarchanthropus crapuloideus

Calvo, feo, gordo y tontorrón. Este es mi perfil de acuerdo con quien más valor tiene para mí, mi adorado -y guasón- hijo Mateo. Podría añadir que soy una especie de anarcántropo crapuloideo. Pero buena gente, ¿eh?. Así que después de la presentación inicial, el resto así como más en serio: Lo mío son las cosas bien hechas, con gusto y paciencia. Me gusta el silencio, la calma. Me gusta cultivar la tierra, hacer la comida a la brasa, hacer pan, conservar las costumbres ancestrales. Me gustan las miradas firmes de las personas sin dobleces. Me gusta la esencia. Y la forma también, sí; pero sobre la esencia. Me gusta la soledad, compartida o no. Me aburren y me irritan la mediocridad rampante y la falsedad, la corrupción, la incapacidad y la indolencia que dominan nuestro día a día. Me enojan los “esclavos felices”. Soy raro, dicen. No encajo bien en los moldes convencionales. En muchas situaciones estoy a la contra. Si la inteligencia es la propiedad de adaptarse bien a cualquier circunstancia, no soy particularmente inteligente. Soy un intelectual inquieto, apasionado del mundo natural. Me fascina la vida. Y el color, los paisajes (¡el Alto Tajo!), el agua limpia, los animales silvestres (en especial los insectos, y sobre todo las mariposas), la montaña, el mar, las flores… Me hice biólogo, aunque padecí mucho durante la licenciatura; mi interés por el mundo natural me ha llevado a ser profesor universitario de Zoología y Conservación Biológica (también me entusiasma la docencia) y a fundar un grupo de investigación. Si no hubiera sido biólogo hubiera sido músico; me cautiva la música. U hortelano. O pintor. O... soñador de vencejos y hadas. No tengo estilos musicales preferidos, sino músicos preferidos: siempre se ha hecho buena música, y yo creo que ahora también (en contra de lo que opinan algunos críticos). Una relación de la música que más escucho se encuentra en http://www.last.fm/user/Troitio. Me entusiasman también la pintura y la literatura, tanto para disfrutar las creaciones ajenas como para crearlas yo mismo. Algunas frases ajenas que me han acompañado a lo largo de la vida: “Piensas demasiado para ser feliz” (dicha por la madre de la niña que más me gustó en mi adolescencia y primera juventud; yo no he estado de acuerdo en lo de que pensar “demasiado” te impida ser feliz, y de hecho me considero un privilegiado respecto a la felicidad). “Deja ya las mariposas, que no te van a dar de comer” (dicha por mi abuela paterna, que no entendía bien mi afición precoz, y que a la postre también se ha demostrado que era errónea, porque desde luego que me han dado de comer, a pesar de dedicarme a ellas y de hacerlo a contracorriente de las modas productivistas dominantes). "¿Cómo una persona que es en sí por completo un método, puede comprender mi anarquía natural?" (Richard Wagner). "Sólo aquel que lleva un caos dentro de sí puede alumbrar una estrella danzarina" (Friedrich W. Nietzsche). "Creo que en la sociedad actual nos falta filosofía. Filosofía como espacio, lugar, método de reflexión, que puede no tener un objetivo concreto, como la ciencia, que avanza para satisfacer objetivos. Nos falta reflexión, pensar. Necesitamos el trabajo de pensar, y me parece que, sin ideas, no vamos a ninguna parte." (José Saramago). "El ruido de las carcajadas pasa. La fuerza de los razonamientos queda." (Concepción Arenal). "Estamos aquí para desaprender las enseñanzas de la iglesia, el estado y nuestro sistema educativo. Estamos aquí para tomar cerveza. Estamos aquí para matar la guerra. Estamos aquí para reírnos del destino y vivir tan bien nuestra vida que la muerte tiemble al recibirnos". (Charles Bukowski. ¿O ésta es de Homer Simpson?).
Esta entrada fue publicada en Sociedad, economía y política. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s