Darwinismo y neodarwinismo: ¿de dónde procede la campaña de desprestigio?

Hay quien asegura que existe una campaña de desprestigio contra Darwin y el darwinismo propiciada por los seguidores de la New Age y de las sectas jipiflowers. No lo creo. Que todos estos no saben bien de qué hablan cuando se refieren a los detalles del proceso evolutivo es muy evidente. Pero su intención no es, salvo excepciones, perversa. Son animistas; piensan así, no conciben que la materia pueda autorregularse de la forma tan asombrosa que lo hace. Y defienden sus creencias. La campaña existe, eso desde luego; pero en mi opinión viene de donde siempre: de los poderosos. Las oligarquías defienden siempre las ideas más conservadoras, y su comportamiento demuestra que no han asimilado aún las consecuencias de la teoría de la evolución por selección natural. La mayor parte de los oligarcas, y de sus millones de acólitos, sigue defendiendo el creacionismo en cualquiera de sus modalidades, que casa mejor con su representación mental del mundo. La visión actual dominante de la realidad social y económica es la más ultraliberal, que favorece primariamente los intereses de las oligarquías, mientras dinamita la clase media y polariza de nuevo el mundo entre ricos -los que “deben vivir bien”- y pobres -los que “deben servir a los ricos”, según su propia ideología-. Bueno, pues aun siendo las cosas así, una gran parte de la intelectualidad progresista (de la de verdad, no de la pseudosocialista) ha acabado asimilando el discurso de la caverna y vilipendia el neodarwinismo, asociándolo al mal llamado “darwinismo social”, contribuyendo así a denigrar las explicaciones científicas sobre la diversidad de la vida y, de rebote, allanando el camino a los creacionistas. Que son legión, no nos vayamos a pensar. Casi tantos, como fieles seguidores de las políticas del BCE y de la cleptocracia cutreopática pepera. Ayer quise terciar en un debate para dejar claro que neodarwinismo no tiene nada que ver ni con ultraliberalismo ni con fascismos de corte alguno, y como siempre me llevé varias collejas detrás de las orejas. La siguiente síntesis sobre el neodarwinismo y su significado me volvió a situar, a juicio de los que no soportan la crítica documentada, entre los redichos y los académicos que están fuera de la realidad. Po fale, oye.

“Se denomina neodarwinismo a la escuela estrictamente biológica, o mejor dicho evolutiva, que reinterpretó la teoría de la evolución por selección natural de Darwin durante la década de los años 30 del siglo pasado, una vez que se incorporaron a ella las leyes de la herencia de Mendel. Sus cinco postulados más importantes son:
* La variabilidad biológica se genera al azar por mutación, y es expandida a nivel poblacional por la recombinación (en organismos eucariotas);
* El mecanismo evolutivo por excelencia es la selección natural (que resulta del mayor éxito reproductivo de las variantes más adecuadas), aunque también lo son la deriva genética, el flujo génico y otros;
* La naturaleza de la evolución es paulatina, entre otras cosas porque los efectos fenotípicos bruscos son deletéreos, en general;
* La diversificación de los organismos se produce por especiación (evolución gradual del aislamiento reproductivo entre poblaciones); y
* Existe continuidad entre microevolución y macroevolución.
El quinto presupuesto se ha abandonado en gran parte hoy día y los demás han sufrido algunas matizaciones, pero en general el neodarwinismo sigue estando vigente para explicar la evolución de la materia viviente, o dicho de otro modo, para explicar la teoría de la evolución por selección natural a la luz de los descubrimientos de la base molecular de la herencia.
Y aquí viene lo clave. Puesto que la selección natural opera en general sobre los rasgos de los individuos, cualquier interpretación que se salga del contexto individual es, en principio, especulativa. Ciertamente, Wilson y otros han propuesto que la selección natural puede operar a otros niveles, como al de clan familiar (selección de parentesco) o al de grupo sin parentesco (selección de grupo); pero ni está claro que los grupos favorecidos lo sean como resultado de que lo sean determinados de sus individuos, ni mucho menos que la selección de grupo pueda aplicarse sin más a las sociedades humanas, especie en que la selección natural opera ahora mismo a una escala muy reducida. Además, los humanos poseemos una herencia extracorpórea extraordinariamente desarrollada, la cultura, que modula de manera radical las manifestaciones de nuestros rasgos adaptativos. La bestialidad conocida como darwinismo social, aunque no tenga nada de darwinismo, es una creación de algunos especuladores, de quienes la tomaron los nazis, que interpretaron mal -de forma reduccionista y simplista- a Malthus, a Darwin y a todo el que se les puso por delante.
No sé si esto aclara algo; pero a los oidos de un evolucionista resulta totalmente absurdo oir hablar de neodarwinismo en un contexto de comportamientos sociales y económicos de los humanos, y hacerlo además peyorativamente.
Salud, y a la persona que tanto ha cacareado tanto esta tarde (y a otr@s que seguro que lo estaban deseando): a leer de cara a la pared lo que queda de día. Por ejemplo:
* Sobre el origen de las especies (Charles Darwin)
* Genética y el origen de las especies (Theodosius Dobzansky)
* La vida maravillosa (Stephen J. Gould)
* No está en los genes (Lewontin, Camin y Rose)
* Evolución: la base de la biología (ed. Manuel Soler).”

Anuncios

Acerca de Anarchanthropus crapuloideus

Calvo, feo, gordo y tontorrón. Este es mi perfil de acuerdo con quien más valor tiene para mí, mi adorado -y guasón- hijo Mateo. Podría añadir que soy una especie de anarcántropo crapuloideo. Pero buena gente, ¿eh?. Así que después de la presentación inicial, el resto así como más en serio: Lo mío son las cosas bien hechas, con gusto y paciencia. Me gusta el silencio, la calma. Me gusta cultivar la tierra, hacer la comida a la brasa, hacer pan, conservar las costumbres ancestrales. Me gustan las miradas firmes de las personas sin dobleces. Me gusta la esencia. Y la forma también, sí; pero sobre la esencia. Me gusta la soledad, compartida o no. Me aburren y me irritan la mediocridad rampante y la falsedad, la corrupción, la incapacidad y la indolencia que dominan nuestro día a día. Me enojan los “esclavos felices”. Soy raro, dicen. No encajo bien en los moldes convencionales. En muchas situaciones estoy a la contra. Si la inteligencia es la propiedad de adaptarse bien a cualquier circunstancia, no soy particularmente inteligente. Soy un intelectual inquieto, apasionado del mundo natural. Me fascina la vida. Y el color, los paisajes (¡el Alto Tajo!), el agua limpia, los animales silvestres (en especial los insectos, y sobre todo las mariposas), la montaña, el mar, las flores… Me hice biólogo, aunque padecí mucho durante la licenciatura; mi interés por el mundo natural me ha llevado a ser profesor universitario de Zoología y Conservación Biológica (también me entusiasma la docencia) y a fundar un grupo de investigación. Si no hubiera sido biólogo hubiera sido músico; me cautiva la música. U hortelano. O pintor. O... soñador de vencejos y hadas. No tengo estilos musicales preferidos, sino músicos preferidos: siempre se ha hecho buena música, y yo creo que ahora también (en contra de lo que opinan algunos críticos). Una relación de la música que más escucho se encuentra en http://www.last.fm/user/Troitio. Me entusiasman también la pintura y la literatura, tanto para disfrutar las creaciones ajenas como para crearlas yo mismo. Algunas frases ajenas que me han acompañado a lo largo de la vida: “Piensas demasiado para ser feliz” (dicha por la madre de la niña que más me gustó en mi adolescencia y primera juventud; yo no he estado de acuerdo en lo de que pensar “demasiado” te impida ser feliz, y de hecho me considero un privilegiado respecto a la felicidad). “Deja ya las mariposas, que no te van a dar de comer” (dicha por mi abuela paterna, que no entendía bien mi afición precoz, y que a la postre también se ha demostrado que era errónea, porque desde luego que me han dado de comer, a pesar de dedicarme a ellas y de hacerlo a contracorriente de las modas productivistas dominantes). "¿Cómo una persona que es en sí por completo un método, puede comprender mi anarquía natural?" (Richard Wagner). "Sólo aquel que lleva un caos dentro de sí puede alumbrar una estrella danzarina" (Friedrich W. Nietzsche). "Creo que en la sociedad actual nos falta filosofía. Filosofía como espacio, lugar, método de reflexión, que puede no tener un objetivo concreto, como la ciencia, que avanza para satisfacer objetivos. Nos falta reflexión, pensar. Necesitamos el trabajo de pensar, y me parece que, sin ideas, no vamos a ninguna parte." (José Saramago). "El ruido de las carcajadas pasa. La fuerza de los razonamientos queda." (Concepción Arenal). "Estamos aquí para desaprender las enseñanzas de la iglesia, el estado y nuestro sistema educativo. Estamos aquí para tomar cerveza. Estamos aquí para matar la guerra. Estamos aquí para reírnos del destino y vivir tan bien nuestra vida que la muerte tiemble al recibirnos". (Charles Bukowski. ¿O ésta es de Homer Simpson?).
Esta entrada fue publicada en Sociedad. Guarda el enlace permanente.

2 respuestas a Darwinismo y neodarwinismo: ¿de dónde procede la campaña de desprestigio?

  1. Pingback: La confusión reinante | Anarchanthropus crapuloideus (Al fondo a la izquierda, por favor)

  2. Pingback: Darwinismo social | Anarchanthropus crapuloideus (Al fondo a la izquierda, por favor)

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s