Sin solución no hay cambio. Sin análisis no hay solución.

La situación de la investigación es tan delicada en España que últimamente están proliferando los artículos que la analizan y comentan. El último del que tengo noticia ha sido publicado esta misma mañana (http://elpais.com/elpais/2015/04/14/ciencia/1429025025_170948.html), y no tiene desperdicio, a pesar de que yo personalmente discrepo de algunas afirmaciones:

¿Conseguirán que no investiguemos?

El actual proceso de justificaciones y re-justificaciones de proyectos científicos perjudica nuestro sistema de I+D+i, es absurdo, desincentivador y debe terminar cuanto antes

14 ABR 2015

En los tiempos que corren en los cuales la I+D+i española se encuentra bajo mínimos, con una inversión pública que ha caído en los últimos 4 años hasta un 40% (1), es esencial una buena gestión de los escasos fondos. Estos se deben administrar de manera eficiente basándose, sobre todo, en los resultados científico-técnicos conseguidos y en su posible transferencia al sector productivo.

Sin embargo, uno de los graves problemas con el que nos encontramos las universidades y centros de I+D es el continuo y creciente control de los gastos de investigación cuyas reglas de justificación llegan, en algunos casos, al absurdo. Desde hace varios años los investigadores y los servicios de gestión de la investigación están absolutamente desbordados re-justificando gastos de miles de proyectos de I+D+i. Todos ellos finalizados, justificados en su momento, y económica y científicamente aceptados. Siendo muchos de estos proyectos de hace ocho años.

Los resultados de tan exhaustivos controles nunca descubren corrupción, desfalco, negligencia. Es que no hay nada de esto. Los voluntariosos auditores cuestionan el justificante del taxi, la necesidad de compra del pen-drive, la falta de la tarjeta de embarque, etcétera. Nos piden que justifiquemos lo obvio, lo que se anunció en la memoria del proyecto de investigación que el propio financiador concedió en su momento y muchos años después pone en duda. Se mandan auditores, algunos de ellos de empresas privadas, que no saben qué es la investigación y que no se han leído ni las memorias científicas ni las reglas de justificación de los proyectos que auditan.

En el país de los Gürteles, ERE, Urdargarines, Palaus y tarjetas black, las autoridades, que mandan a los auditores, se empeñan en cuestionar los procedimientos de las universidades poniendo bajo sospecha a todo el colectivo de investigadores de este país. ¿No sería mejor emplear estos esfuerzos en descubrir las verdaderas corrupciones, desfalcos, negligencias?

Sirva como ejemplo lo que está pasando en mi universidad (de tamaño medio). En los últimos años nos han rechazado gastos de cerca de 300 proyectos con financiación pública (ninguno de ellos europeo) y hemos tenido múltiples auditorías autonómicas (hasta ocho solo en los últimos meses), estatales, autonómicas y ministeriales, Cámara y Tribunal de Cuentas e inspecciones de Hacienda. Da la sensación de que estamos todos bajo sospecha. Los auditores han pasado muchas semanas entre nosotros consumiendo un tiempo y esfuerzo ingentes. Han implicado a decenas de investigadores, a los servicios de investigación, a recursos humanos, a la oficina financiera, al archivo general y a la asesoría jurídica. Es decir, “media” universidad trabajando para los auditores, tarea improductiva y burocrática que no nos deja dedicarnos a lo que tenemos que hacer, investigar.

¿Y qué es lo que cuestionan exactamente los auditores? “No está justificada la pertenencia del investigador X al proyecto. Se rechaza el gasto.” Pues resulta que es el Investigador Principal cuyo nombre aparece en la adjudicación del proyecto en el BOE. “No está justificada la adquisición del computador α cuando en la propuesta se ponía el computador β. Se rechaza el gasto.” La velocidad de los computadores se duplica cada 18 meses y parece lógico investigar con el último modelo, que también es más barato. Además, en el informe técnico de justificación se explicó la necesidad de este cambio , pero este informe no se tiene en cuenta. “Se rechaza el gasto de la organización del congreso científico internacional por estar fuera de plazo.” Pero si la subvención fue precisamente para este congreso y para estas fechas, el problema es que las autoridades publicaron tarde la resolución. “Se reclama la devolución de los gastos de personal pre-doctoral debido a que no está dado de alta en el proyecto.” Pero si es personal investigador en formación precisamente de este proyecto. “Se rechaza el gasto de asistencia al congreso científico H por no presentar el justificante de asistencia.” El investigador ha justificado su billete de avión, la factura del hotel y el texto de su ponencia aparece en el programa del congreso. Además, en las instrucciones de justificación no se indicaba que la asistencia al congreso hubiera que justificarse con el certificado de asistencia.

Podría seguir con muchos más ejemplos, pero es obvio que son controles cuya única misión es burocratizar la investigación. Una gran parte de estos proyectos han tenido rechazos del 100% de sus gastos, mientras a la justificación científica apenas se dedica cinco minutos (cronometrados) cada tres años y un informe de unas pocas hojas. ¿Esto es lo que queremos?

Por otro lado, es frecuente que se usen (inventen) nuevas reglas de justificación que se aplican a posteriori. De este modo, son miles y miles los gastos auditados y las horas perdidas. De hecho, muchos investigadores se están planteando dejar de investigar por las continuas trabas burocráticas que se imponen año tras año. Se está penalizando a los mejores, si no investigaran no tendrían estos problemas.

Pero además, es una cuestión recaudatoria dado que hay que devolver millones de euros de proyectos finalizados. Y la devolución se reclama con sus correspondientes intereses de demora y los gastos generales. En definitiva, las universidades nos encontramos ante una situación en la que no solamente sufrimos los recortes en investigación sino también se nos reclaman cantidades ingentes de dinero por el mero hecho de investigar. Esto hace aún más insostenible todo el sistema de I+D+i.

Son muchas las voces que llevan años reclamando la revisión de este procedimiento absurdo, pero lo cierto es que cada vez va a peor. Han sido numerosas las cartas enviadas por los rectores y vicerrectores de investigación de las mejores universidades, la CRUE ha promovido varios encuentros con las autoridades, han aparecido artículos en prensa, pero en respuesta solo hemos tenido buenas palabras y excusas en la rigidez del Ministerio de Hacienda.

No parece que el actual proceso de justificaciones y re-justificaciones de proyectos mejore nuestro sistema de I+D+i, es un proceso absurdo, desincentivador y debe terminar lo antes posible. Es cierto que el uso del dinero público debe auditarse, nunca nos hemos negado y siempre se ha llevado a cabo, pero debe hacerse de un modo racional y objetivo, entendiendo el contexto del proceso creativo y midiendo los resultados científico-tecnológicos y su aportación a la sociedad. Si queremos estar en la vanguardia de la ciencia y la tecnología, la I+D+i española debe regirse por criterios científicos y no burocráticos.

(1) Según datos de PGE46 (Presupuestos Generales del Estado, programa 46 de I+D+i civil) 20141

Carlos Balaguer es vicerrector de Investigación y Transferencia de la Universidad Carlos III de Madrid

************

Como suele ser habitual, nos ha dado pie a un intercambio de opiniones en Facebook:

JG: Casi lo han conseguido, una vuelta de tuerca más y YA ESTÁ

PC: me temo que sí, JC. Todos caemos. Es demasiado frustrante.

JG: Afortunadamente algunos tenemos una piel dura casi como un exoesqueleto….y vamos a aguantar hasta que el último apaque la luz. Pero la cosa manda narices.

José Luis Yela: Es deleznable la presión a la que nos someten. Pero más lo es, desde mi punto de vista, aquello en lo que están convirtiendo a la investigación, y ese no es solo un problema hispano. La Universidad, como institución académica, está tocando fondo, y se está convirtiendo a pasos agigantados en un factoría escandalosamente clientelar de técnicos mediocres. La labor científica queda relegada a un segundo plano, y la relativa a la formación moral y humanista no solo ha desaparecido, sino que es ridiculizada. Hay que ser muy duro y tener las cosas muy claras para seguir en ello, si no eres el típico mandao servil o trepa.

PCEstoy con vosotros, amigos. Llega un momento en la vida de todo investigador en que se plantea la opción seria de tener opciones de conseguir un proyecto y no utillizarlas para no amargarse la existencia con burócratas esclerotizados y administraciones parasíticas. Al final, el placer de la investigación se pierde entre papeles, el tiempo se fragmenta y la frustración te hace enfermar.

Me refiero a España, claro. Me refiero a cualquier pais incivilizado como España.

JAV: Yo podría hablar de la investigación financiada al 50% con dinero público tipo programas CENIT y…. bueno, este no es el sitio de largar…. pero así no vamos a ninguna parte, ni sin dinero ni con dinero mal utilizado.

PC: El problema es que el capitalismo neoliberal implica mecanismos de control de personas y eso implica más burocracia y menos producción en la base, menos ciencia en este caso, pero más papeleo, más justificaciones… para justificar la existencia de las clases administrativas que viven de la gestión de personas y procesos. Finalmente, se cumple otro objetivo: hundir la universidad pública, hundir todo lo público, para derivar todo a manos de los lobbies que se han instalado en la educación y el I+D+i. Y otro objetivo todavía: tenernos cabreados, frustrados, sin energía para pensar o actuar. Discapacitar energéticamente y agotar a las personas que piensan, para que no difundan la noción de que vivimos alienados por la tiranía de los ricos.

JAV: ¡Has dicho!

PC: Naturalmente el que quiere dedicarse a la ciencia y puede largarse, se larga. El que tiene contingencias personales o familiares y no puede hacerlo, debe tratar de sobrevivir. Es el “silencio de los corderos”.

José Luis Yela: Hay algo más. Yo no tengo contingencias familiares insalvables, pero no me voy. Mi circunstancia es importante para mi; tengo raices. Y nadie me va a obligar a prescindir de ellas.

PC: No, no, nadie te obligará. Hablo de una elección personal.

José Luis Yela Si, te había entendido. Pero algunas veces sí te obligan, Pepe. Cuando yo terminé mi primer postdoc aquí en España y quise presentarme a mi primera oposición, TENÍA que haber estado al menos un año en un centro extranjero. Así constaba en las convocatorias. Tanto es así, que se hablaba de la “mili investigadora”. Y me tuve que ir. Desde luego, puedo decir que fue mi mejor año en este negocio; pero me ví obligado a hacerlo. No había elección, si quería seguir persiguiendo mi sueño. En todo caso, mi última frase ha sido poco afortunada, tienes razón. Me corrijo: “Y no me voy a dejar presionar por nadie para prescindir de ellas.”

AGA: Resistiré, para seguir investigando. Soportaré los golpes y jamás me rendiré ….. (ya veremos).

José Luis Yela Ni un paso atrás. “Hazme caso, porque es verdad. Si quieres hacer algo en la vida, no creas en la palabra imposible. Nada hay imposible para una voluntad enérgica. Si tratas de disparar una flecha, apunta muy alto, lo más alto que puedas; cuanto más alto apuntes, más lejos irá”. Manuel Alcázar, en “La busca”, de la trilogía “La lucha por la vida”, de Pío Baroja.

JG: Vamos a intentar, por todos los medios, que un cambio en la administración del Estado acabe con esta situación.

José Luis Yela: ¿Lo dices en serio, JG? ¿Tú crees de verdad que un cambio en la administración del Estado puede acabar con esto? Permíteme que lo dude muy seriamente. Creo que antes que intentar eso hay que preguntarse por las razones históricas que nos han traido hasta aquí, y entenderlas y tratar de discutir con los ciudadanos sobre la mejor manera posible (educación, ejemplo, diálogo cooperativo) de remediarlas. O vamos a la raíz del problema o seguiremos poniendo parches que revienten al poco tiempo.

JG: Para discutir sobre el “cambio” necesitamos un par de horas. ESTO ES FACEBOOK José Luis Yela. Sin cambio no hay solución. Pero aseguro que hay mucha gente que quiere ir a las raíces.

José Luis Yela: Sin duda, esto es Facebook. Sobre el cambio, opino justamente lo contrario: sin solución no hay cambio. Igual que sin hipótesis no hay contraste.

Anuncios

Acerca de Anarchanthropus crapuloideus

Calvo, feo, gordo y tontorrón. Este es mi perfil de acuerdo con quien más valor tiene para mí, mi adorado -y guasón- hijo Mateo. Podría añadir que soy una especie de anarcántropo crapuloideo. Pero buena gente, ¿eh?. Así que después de la presentación inicial, el resto así como más en serio: Lo mío son las cosas bien hechas, con gusto y paciencia. Me gusta el silencio, la calma. Me gusta cultivar la tierra, hacer la comida a la brasa, hacer pan, conservar las costumbres ancestrales. Me gustan las miradas firmes de las personas sin dobleces. Me gusta la esencia. Y la forma también, sí; pero sobre la esencia. Me gusta la soledad, compartida o no. Me aburren y me irritan la mediocridad rampante y la falsedad, la corrupción, la incapacidad y la indolencia que dominan nuestro día a día. Me enojan los “esclavos felices”. Soy raro, dicen. No encajo bien en los moldes convencionales. En muchas situaciones estoy a la contra. Si la inteligencia es la propiedad de adaptarse bien a cualquier circunstancia, no soy particularmente inteligente. Soy un intelectual inquieto, apasionado del mundo natural. Me fascina la vida. Y el color, los paisajes (¡el Alto Tajo!), el agua limpia, los animales silvestres (en especial los insectos, y sobre todo las mariposas), la montaña, el mar, las flores… Me hice biólogo, aunque padecí mucho durante la licenciatura; mi interés por el mundo natural me ha llevado a ser profesor universitario de Zoología y Conservación Biológica (también me entusiasma la docencia) y a fundar un grupo de investigación. Si no hubiera sido biólogo hubiera sido músico; me cautiva la música. U hortelano. O pintor. O... soñador de vencejos y hadas. No tengo estilos musicales preferidos, sino músicos preferidos: siempre se ha hecho buena música, y yo creo que ahora también (en contra de lo que opinan algunos críticos). Una relación de la música que más escucho se encuentra en http://www.last.fm/user/Troitio. Me entusiasman también la pintura y la literatura, tanto para disfrutar las creaciones ajenas como para crearlas yo mismo. Algunas frases ajenas que me han acompañado a lo largo de la vida: “Piensas demasiado para ser feliz” (dicha por la madre de la niña que más me gustó en mi adolescencia y primera juventud; yo no he estado de acuerdo en lo de que pensar “demasiado” te impida ser feliz, y de hecho me considero un privilegiado respecto a la felicidad). “Deja ya las mariposas, que no te van a dar de comer” (dicha por mi abuela paterna, que no entendía bien mi afición precoz, y que a la postre también se ha demostrado que era errónea, porque desde luego que me han dado de comer, a pesar de dedicarme a ellas y de hacerlo a contracorriente de las modas productivistas dominantes). "¿Cómo una persona que es en sí por completo un método, puede comprender mi anarquía natural?" (Richard Wagner). "Sólo aquel que lleva un caos dentro de sí puede alumbrar una estrella danzarina" (Friedrich W. Nietzsche). "Creo que en la sociedad actual nos falta filosofía. Filosofía como espacio, lugar, método de reflexión, que puede no tener un objetivo concreto, como la ciencia, que avanza para satisfacer objetivos. Nos falta reflexión, pensar. Necesitamos el trabajo de pensar, y me parece que, sin ideas, no vamos a ninguna parte." (José Saramago). "El ruido de las carcajadas pasa. La fuerza de los razonamientos queda." (Concepción Arenal). "Estamos aquí para desaprender las enseñanzas de la iglesia, el estado y nuestro sistema educativo. Estamos aquí para tomar cerveza. Estamos aquí para matar la guerra. Estamos aquí para reírnos del destino y vivir tan bien nuestra vida que la muerte tiemble al recibirnos". (Charles Bukowski. ¿O ésta es de Homer Simpson?).
Esta entrada fue publicada en Ciencia. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s