Una forma de entender la vida

Anuncios

Acerca de Anarchanthropus crapuloideus

Calvo, feo, gordo y tontorrón. Este es mi perfil de acuerdo con quien más valor tiene para mí, mi adorado -y guasón- hijo Mateo. Podría añadir que soy una especie de anarcántropo crapuloideo. Pero buena gente, ¿eh?. Así que después de la presentación inicial, el resto así como más en serio: Lo mío son las cosas bien hechas, con gusto y paciencia. Me gusta el silencio, la calma. Me gusta cultivar la tierra, hacer la comida a la brasa, hacer pan, conservar las costumbres ancestrales. Me gustan las miradas firmes de las personas sin dobleces. Me gusta la esencia. Y la forma también, sí; pero sobre la esencia. Me gusta la soledad, compartida o no. Me aburren y me irritan la mediocridad rampante y la falsedad, la corrupción, la incapacidad y la indolencia que dominan nuestro día a día. Me enojan los “esclavos felices”. Soy raro, dicen. No encajo bien en los moldes convencionales. En muchas situaciones estoy a la contra. Si la inteligencia es la propiedad de adaptarse bien a cualquier circunstancia, no soy particularmente inteligente. Soy un intelectual inquieto, apasionado del mundo natural. Me fascina la vida. Y el color, los paisajes (¡el Alto Tajo!), el agua limpia, los animales silvestres (en especial los insectos, y sobre todo las mariposas), la montaña, el mar, las flores… Me hice biólogo, aunque padecí mucho durante la licenciatura; mi interés por el mundo natural me ha llevado a ser profesor universitario de Zoología y Conservación Biológica (también me entusiasma la docencia) y a fundar un grupo de investigación. Si no hubiera sido biólogo hubiera sido músico; me cautiva la música. U hortelano. O pintor. O... soñador de vencejos y hadas. No tengo estilos musicales preferidos, sino músicos preferidos: siempre se ha hecho buena música, y yo creo que ahora también (en contra de lo que opinan algunos críticos). Una relación de la música que más escucho se encuentra en http://www.last.fm/user/Troitio. Me entusiasman también la pintura y la literatura, tanto para disfrutar las creaciones ajenas como para crearlas yo mismo. Algunas frases ajenas que me han acompañado a lo largo de la vida: “Piensas demasiado para ser feliz” (dicha por la madre de la niña que más me gustó en mi adolescencia y primera juventud; yo no he estado de acuerdo en lo de que pensar “demasiado” te impida ser feliz, y de hecho me considero un privilegiado respecto a la felicidad). “Deja ya las mariposas, que no te van a dar de comer” (dicha por mi abuela paterna, que no entendía bien mi afición precoz, y que a la postre también se ha demostrado que era errónea, porque desde luego que me han dado de comer, a pesar de dedicarme a ellas y de hacerlo a contracorriente de las modas productivistas dominantes). "¿Cómo una persona que es en sí por completo un método, puede comprender mi anarquía natural?" (Richard Wagner). "Sólo aquel que lleva un caos dentro de sí puede alumbrar una estrella danzarina" (Friedrich W. Nietzsche). "Creo que en la sociedad actual nos falta filosofía. Filosofía como espacio, lugar, método de reflexión, que puede no tener un objetivo concreto, como la ciencia, que avanza para satisfacer objetivos. Nos falta reflexión, pensar. Necesitamos el trabajo de pensar, y me parece que, sin ideas, no vamos a ninguna parte." (José Saramago). "El ruido de las carcajadas pasa. La fuerza de los razonamientos queda." (Concepción Arenal). "Estamos aquí para desaprender las enseñanzas de la iglesia, el estado y nuestro sistema educativo. Estamos aquí para tomar cerveza. Estamos aquí para matar la guerra. Estamos aquí para reírnos del destino y vivir tan bien nuestra vida que la muerte tiemble al recibirnos". (Charles Bukowski. ¿O ésta es de Homer Simpson?).
Esta entrada fue publicada en Frases y citas, Reflexiones y escritos. Guarda el enlace permanente.

3 respuestas a Una forma de entender la vida

  1. cesar dijo:

    Puedo compartir alguna mas contigo?

    “como una solida roca que no se mueve con el viento, el sabio permanece imperturbable ante los halagos y las calumnias. Al igual que un lago profundo de aguas tranquilas y cristalinas es el sabio que ha escuchado las enseñanzas”
    Dhammapada

    “nunca os atengais a algo solo porque lo habeis escuchado repetidamente; o porque es la tradicion; o porque esta en las escrituras. No os atengais a lo que es conjetura; o a lo que es axiomatico; o a lo que es un razonamiento engañoso; o a lo que es un prejuicio respecto a una nocion sobre la que se ha reflexionado; o a lo que aparenta ser habilidad de otros; o a lo que se deriva de la consideracion “este monje o brahman es nuestro maestro”. (…)
    Cuando vosotros sepais por vosotros mismos “estas cosas son buenas, estas cosas no son censurables; estas cosas son alabadas por los sabios; cuando se emprenden y se siguen, estas cosas conducen al beneficio y la felicidad”, entonces debeis entrar y permanecer en ellas.”

    Sutra a los kalamas, en el que Sakyamuni Buda recomienda a los kalamas mantener el pensamiento crítico, que no hay verdades reveladas y que es mejor dejar de lado el dogmatismo y abandonar el argumento de autoridad.

    “No hay dificultad o facilidad. El trabajo diligente hace facil lo dificil. La pereza hace dificil lo facil.”

    “no hables de tus propios méritos ni de las faltas de los demás. Todo lo que hay en este mundo es transitorio y efímero, como una nube de humo”

    Venerable Hsing Yun, maestro de la escuela Linji de budismo Chan (o Zen, como se conoce mas popularmente)

    “mi legado…
    cual sera?
    flores en primavera
    el canto del cuco en verano
    y los arces carmesí
    del otoño…”

    Daigu Ryokan, monje Zen japonés del siglo XVII o XVIII (no me acuerdo)

    “Todo lo que es, regresa a la nada. Cuando has aprendido todo, te vuelves nada, y desde la nada puedes formar un ser ilimitado. Es dificil lograr la nada, pero al mismo tiempo es facil. Viviendo de modo ordinario tu vida diaria, pensando y sintiendo en cada instante todo aquello que te pueda llegar, puedes andar el camino hacia la paz y la comprensión. Todo termina en nada.”
    Tetsuzan Shinagawa, monje budista japonés y reconocido (a su pesar) maestro de caligrafía del siglo XX.

    Espero que te inspiren en tu descubrimiento. Ve al Sutra del Corazón para ver la esencia del pensamiento budista despojada de todo envoltorio, no lo cito porque a mi me supera completamente.

  2. cesar dijo:

    Fijate…mi memoria se ha activado. Gracias por hacerme recordar! Había un monje budista chino del siglo XVII mas o menos, Han Shan (montaña tonta) que decía:

    “Hoy en día la gente no valora lo que no cambia. Se revuelven para mantenerse al ritmo de cada novedad y moda. Son como comediantes, desesperados en busca del chiste más reciente. Sus vidas dependen de mantener al público riéndose.
    Lo que es verdaderamente cómico es su convicción de que son libres, poderosos y que están al mando. En la realidad son simplemente esclavos impotentes ante una ilusión.”

    A veces me acuerdo de ésta frase…en especial cuando me siento como un comediante desesperado en busca del chiste mas reciente, un mal que en nuestro mundillo es muy común.

  3. Impresionante. Mil gracias. Qué regalazo…
    Esta mañana, cuando he cogido el móvil y he visto tu respuesta, no tenía ni idea de a santo de qué venía. Escribo tanto y sobre tantas cosas últimamente, que a veces pierdo los hilos. El texto al que has respondido fue escrito por mí justo antes de irme a la cama, pero por lo que se vé ya dormido, porque ni lo recordaba. Así que el regalo ha sido doble, por bello y por inesperado.
    Empecemos por nuestro mundillo. A pesar de reunir a gente extraordinaria, de una categoría intelectual y humana difícilmente comparable, acoge también a los egos más desorbitados (probablemente, junto a los del mundo de la política). La competencia es tan terrorífica y tan malsana, que produce verdaderos monstruos. Además, cada vez me parece más evidente que el mundo de la ciencia, como productora de conocimiento instrumental, se ha convertido en el “brazo político” del mundo del terror institucional. Cada vez estoy más lejos de aquello a lo que me llegué a aproximar un día, y de lo que afortunadamente pude escapar.
    Lo cual tiene mucho que ver con el hecho de que cada vez esté más cerca de la paz interna, de los principios del humanismo y de la ontología budista. Las frases que me has regalado no solo me resuenan en lo más profundo; además, me parecen muy bien elegidas. E inmediatamente, sin más, me voy al Sutra del Corazón. Es de suponer que a mí me supere también; ganas tengo. Vamos allá.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s