Frases livianas y significados profundos

Hay una página en Facebook dedicada al humor sarcástico punkarra, “Citas que invitan a vomitar” (https://www.facebook.com/pages/Citas-que-invitan-a-vomitar/), que me encanta. No deja títere con cabeza. Recoge, por ejemplo, el excelso exabrupo paternalista de David Rockefeller (1962), en referencia a la actitud de Angela Davis, si mi neurona no me traiciona demasiado: “¿Quieres cambiar el mundo? Hazlo por los mecanismos que nuestra democracia te ofrece: deposita tu voto cada cuatro años, participa en asambleas ciudadanas o manifestaciones bajo la legalidad vigente.” Deliciosa babosada de máximo calibre, dicha sin el menor rebozo. Hay que tener cuajo. O ese otro, mucho más reciente, defecado oralmente por Barak Obama el día que se le otorgó el Premio Nobel de la Paz (si, pequeños, de la Paz, no estoy delirando; hay pruebas), cuando dijo que “la guerra es necesaria para alcanzar la paz”. Toma, Geroma, pastillas de goma. Ahí es nada.

Estas frases se pueden catalogar dentro del cinismo más paladino. Pero las hay también incluíbles en la categoría de lo cursi o incluso megacursi, que proliferan últimamente en las redes sociales. Las de Paulo Coelho están particularmente extendidas, aun cuando la inmensa mayoría son de Perogrullo o no reflejan más que estereotipos imaginarios, destinados a fomentar el sometimiento. Me parece sorprendente que este hombre, viviendo en ese país tan lleno de contrastes de que es originario, sea tan simplón -aunque efectista, eso si- escribiendo; parecería que nunca se hubiera adentrado en el mundo de las favelas o que nunca le hubieran dado un revolcón bien dado. Debo admitir que yo mismo he recogido y comentado alguna vez alguna de estas frases; así que no estoy libre de pecado, a pesar de que tire la primera piedra (sin otro afán que el de aportar puntos de vista críticos, como de costumbre, aunque haya quien se empeñe en verlo como una actitud quejicosa o pesimista). Otras veces, sobre todo cuando las frases me parecen especialmente desacertadas o tópicas, las comento; y eso ocurrió ayer con esta: “La gente siempre piensa que lo más doloroso es perder a quien amas. Pero la verdad es que perderse a sí mismo en el proceso de amar a alguien demasiado, olvidándote de quién eres, es mucho peor.” En fin. La típica frase de esos manuales de autoayuda facilones pero huecos -que son la mayoría-, tan característica de los tiempos banales que corren. Es radicalmente falsa, tal como yo lo veo.

Para empezar, ¿qué es eso de “amar demasiado”? Ya como simple expresión, me parece desafortunada y pueril. No hay “demasiados” en el amor, que de hecho, quienes vivimos en la inspiración budista y cristiana ancestral, aspiramos a que sea incondicional, con todo lo que ello significa. Digámoselo si no a Teresa de Cepeda: “Vivo sin vivir en mí, y tan alta vida espero, que muero porque no muero”. O a Gustavo Adolfo Bécquer: ““¡Todo sucederá! Podrá la muerte cubrirme con su fúnebre crespón; pero jamás en mí podrá apagarse la llama de tu amor.” O a Calderón de la Barca, o… a tantos y tantos otros. Pero esa componente de eternidad o infinitud del amor profundo no es fácilmente comprensible para nuestras mentes dependientes de los vaivenes de la realidad cotidiana, de la inevitable ligereza e inconstancia inherente a la dinámica que nos impone el entorno social en el que nos movemos (la insoportable levedad del ser, parafraseando a Milan Kundera).

En segundo lugar, muchas veces usamos este tipo de frases para protegernos a nosotros mismos cuando las cosas van mal, que en el amor, y para sujetos que aspiran a la comunión, es casi siempre. Pero no hay ninguna demostración mayor de fuerza y solvencia interior que perderse completamente en la persona amada, abandonarse a ella, con la seguridad de que, si falla, uno mismo está ahí para reencontrarse con su propia realidad. Ciertamente, eso si que significa que sabes quién eres y dónde estás.

Anuncios

Acerca de Anarchanthropus crapuloideus

Calvo, feo, gordo y tontorrón. Este es mi perfil de acuerdo con quien más valor tiene para mí, mi adorado -y guasón- hijo Mateo. Podría añadir que soy una especie de anarcántropo crapuloideo. Pero buena gente, ¿eh?. Así que después de la presentación inicial, el resto así como más en serio: Lo mío son las cosas bien hechas, con gusto y paciencia. Me gusta el silencio, la calma. Me gusta cultivar la tierra, hacer la comida a la brasa, hacer pan, conservar las costumbres ancestrales. Me gustan las miradas firmes de las personas sin dobleces. Me gusta la esencia. Y la forma también, sí; pero sobre la esencia. Me gusta la soledad, compartida o no. Me aburren y me irritan la mediocridad rampante y la falsedad, la corrupción, la incapacidad y la indolencia que dominan nuestro día a día. Me enojan los “esclavos felices”. Soy raro, dicen. No encajo bien en los moldes convencionales. En muchas situaciones estoy a la contra. Si la inteligencia es la propiedad de adaptarse bien a cualquier circunstancia, no soy particularmente inteligente. Soy un intelectual inquieto, apasionado del mundo natural. Me fascina la vida. Y el color, los paisajes (¡el Alto Tajo!), el agua limpia, los animales silvestres (en especial los insectos, y sobre todo las mariposas), la montaña, el mar, las flores… Me hice biólogo, aunque padecí mucho durante la licenciatura; mi interés por el mundo natural me ha llevado a ser profesor universitario de Zoología y Conservación Biológica (también me entusiasma la docencia) y a fundar un grupo de investigación. Si no hubiera sido biólogo hubiera sido músico; me cautiva la música. U hortelano. O pintor. O... soñador de vencejos y hadas. No tengo estilos musicales preferidos, sino músicos preferidos: siempre se ha hecho buena música, y yo creo que ahora también (en contra de lo que opinan algunos críticos). Una relación de la música que más escucho se encuentra en http://www.last.fm/user/Troitio. Me entusiasman también la pintura y la literatura, tanto para disfrutar las creaciones ajenas como para crearlas yo mismo. Algunas frases ajenas que me han acompañado a lo largo de la vida: “Piensas demasiado para ser feliz” (dicha por la madre de la niña que más me gustó en mi adolescencia y primera juventud; yo no he estado de acuerdo en lo de que pensar “demasiado” te impida ser feliz, y de hecho me considero un privilegiado respecto a la felicidad). “Deja ya las mariposas, que no te van a dar de comer” (dicha por mi abuela paterna, que no entendía bien mi afición precoz, y que a la postre también se ha demostrado que era errónea, porque desde luego que me han dado de comer, a pesar de dedicarme a ellas y de hacerlo a contracorriente de las modas productivistas dominantes). "¿Cómo una persona que es en sí por completo un método, puede comprender mi anarquía natural?" (Richard Wagner). "Sólo aquel que lleva un caos dentro de sí puede alumbrar una estrella danzarina" (Friedrich W. Nietzsche). "Creo que en la sociedad actual nos falta filosofía. Filosofía como espacio, lugar, método de reflexión, que puede no tener un objetivo concreto, como la ciencia, que avanza para satisfacer objetivos. Nos falta reflexión, pensar. Necesitamos el trabajo de pensar, y me parece que, sin ideas, no vamos a ninguna parte." (José Saramago). "El ruido de las carcajadas pasa. La fuerza de los razonamientos queda." (Concepción Arenal). "Estamos aquí para desaprender las enseñanzas de la iglesia, el estado y nuestro sistema educativo. Estamos aquí para tomar cerveza. Estamos aquí para matar la guerra. Estamos aquí para reírnos del destino y vivir tan bien nuestra vida que la muerte tiemble al recibirnos". (Charles Bukowski. ¿O ésta es de Homer Simpson?).
Esta entrada fue publicada en Reflexiones y escritos. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s