El Tajo volverá. Y pasará factura.

Pasará factura al despotismo mercantilista de los neoseñoritos. Yo también estoy seguro.

A continuación, un artículo muy clarito de Miguel Ángel Sánchez:

Hay que ser hijo de puta

(http://golindelasenda.blogspot.com.es/2014/04/hay-que-ser-hijo-de-puta.html)

“Hay que ser un auténtico hijo de puta para pasar por Consejo de ministros el plan de cuenca del Tajo justo cuando los embalses de Entrepeñas y Buendía están con 886 hm3, han bajado de la cifra mágica de los 900 hm3 de reserva que automáticamente subiría la cifra no trasvasable de 240 a 400 hm3, que no es casi nada, pero es de lo poco favorable, si así se puede decir, que dejaba el nuevo plan.

Hay que ser un auténtico hijo de puta para permitir que durante semanas Entrepeñas y Buendía se vaciaran a destajo, con un trasvase continuado de más de 26 m3/s, es decir, a una media de casi 70 hm3/mes. Se trasvasaba al máximo que daban los bombeos, mucho más de lo que entraba por el Tajo, se podían haber conectado a la vez dos abastecimientos completos a Madrid, dos Canales de Isabel II. Pero como veían que no era suficiente, para conseguir vaciar aún más la cabecera, el ministerio se permitía el lujo de soltar más agua de la cuenta por el propio Tajo, llegándose incluso algunos días a superarse la cifra de 9 m3/s en Aranjuez, todo un desusado lujo por estas tierras.

Hay que ser un auténtico hijo de puta para dilapidar el último ciclo húmedo de Entrepeñas y Buendía sólo para bajar el listón de los 900 hm3, así encaramos la primavera y el verano en la cabecera del Tajo al 36 %, mientras la media nacional se encuentra al 84 %, casi 50 puntos porcentuales más, casi nada. La cabecera del Tajo, aparte de ser el manadero del trasvase Tajo-Segura, es la garante de la gestión de al menos 38.000 km2 de la propia cuenca del Tajo, donde se ubican aparte de los territorios pobres de la hidrocolonia Castilla-La Mancha, la propia capital del Estado, la mayor aglomeración urbana del sur de Europa, y el mayor polo industrial de España.

Hay que ser un auténtico hijo de puta para parir un plan de cuenca amañado, sin por ejemplo caudales ecológicos en las tres mayores ciudades a pie de río en España (Aranjuez, Toledo y Talavera de la Reina), un plan de cuenca amputado elaborado a la absoluta conveniencia de los intereses privados del Levante, donde la participación pública ha sido una pantomima vergonzosa; y, por si fuera poco, darle dos o tres vueltas de tuerca con un Memorándum elaborado directamente por el grupo de presión que es la empresa privada de los regantes del trasvase Tajo-Segura, y empotrarlo sin ningún tipo de discusión en la ley de Evaluación de Impacto Ambiental, a última hora, con el mayor descaro y chulería. Y, encima, como tiro de gracia, también a última hora, con absoluta opacidad y haciendo uso del derecho de pernada político e hidrológico más nauseabundo que he visto, dar por bueno un Real Decreto de gestión de la cabecera del Tajo que de facto es un documento que finiquita el río, que deja las tajadas para el trasvase, y los huesos mondados para el propio Tajo. Una vergüenza, donde por ejemplo, sólo la lectura de la exposición de motivos hace sonrojar a cualquiera que tenga la más mínima idea de cómo funciona un río; donde se fija el máximo de agua que puede ir por el río, pero se deja abierta la compuerta para que se marche por el trasvase lo que haga falta. Repito: lo que políticamente en cada momento haga falta. Insisto: hay que ser un auténtico hijo de puta.

Hay que ser un auténtico hijo de puta para sostener que un río como el Ebro no tiene excedentes en su desembocadura, pero un río como el Tajo sí los tiene en su cabecera, pese a tener sobre la mesa cientos de datos informes y análisis del desastre de gestión que 35 años de Tajo-Segura han ocasionado al propio río, a su ecosistema… pero también al tejido productivo y económico de sus orillas. No digo que al Ebro le sobre agua y al Tajo no. Digo que si no hay cojones para tocar el Ebro, ¿por qué sí el Tajo? ¿Porque tenemos a María Dolores de Cospedal, secretaria general del PP a tiempo completo y presidenta de Castilla-La Mancha a ratos y misas, que mira por su continuidad y escalada en Génova mucho más que por los intereses de Castilla-La Mancha? ¿Por qué esa doble vara de medir? ¿Por qué esas dos Españas, de primera y de tercera, la que se protege y la que se saquea? Ya está bien.

El que escribe esto ha seguido desde hace ocho años el actual ciclo de planificación hoy finiquitado por el Gobierno, y el anterior que condujo al plan del 98. Ha sido experto invitado en el Consejo del Agua de la Confederación Hidrográfica del Tajo, y conoce la cara A y la cara B, la trastienda, la fachada y los callejones donde se acumula la basura, la mierda y la vergüenza de este plan de cuenca, que entrega el Tajo a los intereses especulativos de un determinado grupo de presión, muy bien organizado, y al que los políticos temen. Es vomitivo que el Sindicato Central de Regantes del Trasvase Tajo-Segura dicte la gestión del Tajo, no ya de su cabecera, sino de todo el río. Pero lo es más que dicte la política nacional del agua en España. En el Segura no hay un déficit estructural, lo que hay es una mafia perfectamente organizada y que se la permite mangonear al más alto nivel. Esto da el nivel de los gestores públicos del actual ministerio, y del anterior. Y da el nivel de la planificación hidrológica española. El plan del Tajo hoy ha nacido muerto. Pero todos los que hoy miran para otro lado, aplauden o repiten el mantra de lo buenos que somos en España con eso del agua, deberían reflexionar muy profundamente por qué se condena a un río, por qué nos pasamos la Directiva Marco del Agua, y el sentido común por el arco del triunfo con el Tajo. ¿Es el Tajo el río a sacrificar? ¿Lo seguimos manteniendo en su Guantánamo hidrológico? ¿Miramos a otro lado y nos tapamos la nariz cuando vamos a Toledo y vemos pasar una cloaca a cielo abierto? ¿Seguimos manteniendo en los papeles un trasvase del 85% de las aportaciones de la cabecera?

No. El plan del Tajo hoy nace muerto. Me podrán robar, pero nunca me podrán llamar traidor a mi tierra ni a mi río. Seguiré peleando por el Tajo. Por justicia, por convencimiento, por decencia, porque lo merece, porque sé que un día el río volverá, y nadie entonces se acordará de esa tropa de hijos de puta que lo condenaron a ser un destierro y un estercolero durante décadas. El Tajo volverá. Estoy seguro.”

**************

La cuestión de fondo que más me intriga es cómo se puede ser tan redomadamente parcial, terco y autoritario como el “campechano” de Cañete (¡otro más!) y no darse cuenta de ello, sino incluso ufanarse de su supuesta magnanimidad -jaleado por los suyos, claro-. Qué ciegos estamos los humanos. Qué fácil es ver la pajita en el ojo ajeno y qué difícil ver el rascacielos en el propio.

******************

Acerca de Anarchanthropus crapuloideus

Calvo, feo, gordo y tontorrón. Este es mi perfil de acuerdo con quien más valor tiene para mí, mi adorado -y guasón- hijo Mateo. Podría añadir que soy una especie de anarcántropo crapuloideo. Pero buena gente, ¿eh?. Así que después de la presentación inicial, el resto así como más en serio: Lo mío son las cosas bien hechas, con gusto y paciencia. Me gusta el silencio, la calma. Me gusta cultivar la tierra, hacer la comida a la brasa, hacer pan, conservar las costumbres ancestrales. Me gustan las miradas firmes de las personas sin dobleces. Me gusta la esencia. Y la forma también, sí; pero sobre la esencia. Me gusta la soledad, compartida o no. Me aburren y me irritan la mediocridad rampante y la falsedad, la corrupción, la incapacidad y la indolencia que dominan nuestro día a día. Me enojan los “esclavos felices”. Soy raro, dicen. No encajo bien en los moldes convencionales. En muchas situaciones estoy a la contra. Si la inteligencia es la propiedad de adaptarse bien a cualquier circunstancia, no soy particularmente inteligente. Soy un intelectual inquieto, apasionado del mundo natural. Me fascina la vida. Y el color, los paisajes (¡el Alto Tajo!), el agua limpia, los animales silvestres (en especial los insectos, y sobre todo las mariposas), la montaña, el mar, las flores… Me hice biólogo, aunque padecí mucho durante la licenciatura; mi interés por el mundo natural me ha llevado a ser profesor universitario de Zoología y Conservación Biológica (también me entusiasma la docencia) y a fundar un grupo de investigación. Si no hubiera sido biólogo hubiera sido músico; me cautiva la música. U hortelano. O pintor. O... soñador de vencejos y hadas. No tengo estilos musicales preferidos, sino músicos preferidos: siempre se ha hecho buena música, y yo creo que ahora también (en contra de lo que opinan algunos críticos). Una relación de la música que más escucho se encuentra en http://www.last.fm/user/Troitio. Me entusiasman también la pintura y la literatura, tanto para disfrutar las creaciones ajenas como para crearlas yo mismo. Algunas frases ajenas que me han acompañado a lo largo de la vida: “Piensas demasiado para ser feliz” (dicha por la madre de la niña que más me gustó en mi adolescencia y primera juventud; yo no he estado de acuerdo en lo de que pensar “demasiado” te impida ser feliz, y de hecho me considero un privilegiado respecto a la felicidad). “Deja ya las mariposas, que no te van a dar de comer” (dicha por mi abuela paterna, que no entendía bien mi afición precoz, y que a la postre también se ha demostrado que era errónea, porque desde luego que me han dado de comer, a pesar de dedicarme a ellas y de hacerlo a contracorriente de las modas productivistas dominantes). "¿Cómo una persona que es en sí por completo un método, puede comprender mi anarquía natural?" (Richard Wagner). "Sólo aquel que lleva un caos dentro de sí puede alumbrar una estrella danzarina" (Friedrich W. Nietzsche). "Creo que en la sociedad actual nos falta filosofía. Filosofía como espacio, lugar, método de reflexión, que puede no tener un objetivo concreto, como la ciencia, que avanza para satisfacer objetivos. Nos falta reflexión, pensar. Necesitamos el trabajo de pensar, y me parece que, sin ideas, no vamos a ninguna parte." (José Saramago). "El ruido de las carcajadas pasa. La fuerza de los razonamientos queda." (Concepción Arenal). "Estamos aquí para desaprender las enseñanzas de la iglesia, el estado y nuestro sistema educativo. Estamos aquí para tomar cerveza. Estamos aquí para matar la guerra. Estamos aquí para reírnos del destino y vivir tan bien nuestra vida que la muerte tiemble al recibirnos". (Charles Bukowski. ¿O ésta es de Homer Simpson?).
Esta entrada fue publicada en Sostenibilidad, conservación y extinción. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .