El modelo educativo Waldorf

Desde diferentes instancias, que podrían definirse como cientifistas (integradas por individuos que no solo no aceptan otras interpretaciones de la realidad que no sean científicas, sino que además las denostan, y caen en la simplicidad de asimilar conocimiento -gnosis- con conocimiento científico -episteme-), se critica despiadadamente a los practicantes del modelo Waldorf de educación y se les tacha de ignorantes y sectarios por dejarse embaucar por iluminados que aplican las creencias, no documentadas fehacientemente por nadie después de acuerdo con el método científico, de un esoterista visionario como fue Rudolf Steiner. Creo que quienes critican de esa forma harían bien en ser más coherentes con su pretendida adhesión al método científico y no especular de forma tan gratuita. Harían bien, me parece a mí, en meterse en las escuelas Waldorf y ver, con sus propios ojos, lo que allí se hace, así como hablar con los maestros y asistir a sus charlas.

Si le juzgamos a la luz de los paradigmas aceptados generalmente hoy día, Steiner fue un pensador heterodoxo, que interpretó la vida de una forma singular (además de creativa, bella y poética). Denominó “antroposofía” (“conocimiento del ser humano”;  http://koradi.com.ar/?wpdmact=process&did=NDg3LmhvdGxpbms=‎) a su forma de entender el mundo, los humanos, sus relaciones y las relaciones entre éstos y el resto de entes cósmicos, y fundamentó sus justificaciones conceptuales en aquellas que aún estaban en boga cuando él vivió, entre finales del siglo XIX y principios del XX, particularmente en las de Göthe, Kant, Fichte, Schelling, Hegel y Nietzsche. Por eso, la filosofía antroposófica supone, en cierto modo, una mezcla de ideas predarwinistas de corte idealista trascendentalista (creacionistas de base luterana determinista), romántico y también oriental. Steiner se proponía con ella crear una “espiritualidad científica”, no basada en la fe, como mantuvo explícitamente a lo largo de su vida, lo que suponía todo un reto para aquel tiempo. Sin embargo, en realidad sometió a prueba empírica muy pocos de sus postulados, que por lo tanto no se pueden denominar científicos, sino simplemente hipotéticos, o quizá poéticos, de manera que la mayor parte de sus planteamientos devinieron creencias, que solo pueden mantenerse precisamente por la fe. En cierto modo, ésta es la mayor contradicción de toda su obra, pretendidamente científica pero en realidad poética y mística. Es cierto que muchos waldorfianos actuales aceptan la mayor parte de sus interpretaciones al pie de la letra, lo cual resulta hoy día obsoleto. Otros, incluso, van más allá, otorgándolas un sentido que no concuerda con la sencillez con que Steiner las propuso; así somos los humanos, que vamos transformando y acomodando a nuestro interés lo que otros propusieron (qué diría Jesús de Nazaret si levantara la cabeza y viera en qué se ha transformado su obra…). Naturalmente, esto no resta un ápice de interés hacia el estudio de la obra de Steiner ni desmerece lo más mínimo su importancia como filósofo y creador. La cuestión clave es si estos hechos desacreditan el método educativo como tal. Yo, sinceramente, no lo creo, al menos por lo que conozco. Fundamentalmente por dos razones: primera, porque tal como hoy se aplica, está basado en el sentido común (y lo común es la norma), aparte de en una dedicación y un amor exquisitos hacia el niño y hacia su educación para la libertad; y segunda, porque los pilares metodológicos fundamentales han sido sólidamente contrastados por la ciencia pedagógica actual. Creo que las acusaciones de “adoctrinamiento  en ideas absurdas y peligrosas”, que se vierten en determinados foros cientifistas y hasta cierto punto paranoides, son desmesuradas, ridículas y muy propias de la arrogancia y simpleza con la que el materialismo positivista intenta desacreditar, cuando no apisonar, cualquier forma de interpretación de la vida que no sea la derivada de la dinámica hipotético-deductiva.

Resalto, para que no haya confusiones, que digo “los pilares metodológicos”, no “el cuerpo doctrinal”; insisto en que éste último contiene referencias a conceptos esotéricos y místicos manejados comúnmente en época de Steiner, que se refieren a las energías cósmicas, las reencarnaciones, la naturaleza trina del ser humano y otra serie de cuestiones que como símbolos son muy bellos y sugerentes en determinados contextos, pero que contrastan fuertemente con otros paradigmas ampliamente aceptados hoy día.

La lectura de textos Waldorf y la discusión con algunos maestros de preescolar, sobre todo con Cristina Feijoó, ha dado lugar a este breve resumen de los fundamentos del modelo pedagógico:

Es una alternativa educativa que se centra en las necesidades del niño como realidad individual, atendiendo tanto a su proceso de desarrollo particular como a sus emociones, a su dinámica de acción y a su dinámica de pensamiento. Por ello, se evita la precipitación en cuanto a las enseñanzas de orden cognitivo. Se procede a un tratamiento holístico de la situación individual del niño como ser humano, que tiene presente que éste posee capacidades potenciales que, para que se desarrollen y puedan desplegarse adecuadamente, necesita de maestros que estén permanentemente al tanto de cómo crece y se desarrolla en su integridad, tanto en los aspectos fisiológicos como en sus facultades psíquicas y en su individualidad íntima.

–  Se basa en los conocimientos sobre el comportamiento humano y sobre los de su relación con el entorno, por lo que promueve el respeto por la naturaleza y la sostenibilidad ambiental.

– Puesto que otorga una importancia radical al niño como sujeto en su contexto social, los contenidos de la enseñanza se orientan a las condiciones culturales y sociales de cada lugar. El modelo Waldorf es respetuoso con las tradiciones y las creencias locales.

– Se intenta no enseñar valores morales predicándolos, sino que el maestro trata de ser un modelo digno de ser imitado por los niños.

– Proporciona una educación para la libertad, guiando al niño para que sea capaz de encontrar su propio camino en la vida, tomando decisiones de manera autónoma.

– Como no podía ser de otra forma, el modelo Waldorf cumple los objetivos (ahora llamados “competencias” de manera no poco cursi) marcados por el Ministerio de Educación, pero se pretende que el niño no se abrume con ellos. Se motiva al niño, a través de la creación y recreación artística, para que su aprendizaje esté basado en los primeros años más en la experiencia vital sensorial.

********************************************************************************

Por cierto, que a raíz de ver el vídeo vinculado en http://www.youtube.com/watch?v=blM5eJmxNpU escribí esto otro, que envié a diversos colectivos Waldorf:

“Este video es precioso y muy aleccionador, y todo el mundo debería conocer los principios del modelo educativo Waldorf (y, en general, de la denominada “pedagogía libre”). Hoy día estamos tan mediatizados por la dinámica productivista que ha impuesto en todo el mundo la concepción de la vida surgida en Europa a raíz de la revolución industrial, y heredera directa de los principios mecanicistas y reduccionistas del racionalismo positivista cartesiano y compteano más puro, que tendemos a no prestar demasiada atención a todos aquellos procesos vitales no estrictamente relacionados con la razón, y dejamos de lado muchísimos aspectos cruciales para el desarrollo personal que tienen más que ver con las emociones. De todas formas, yo personalmente soy crítico con algunos aspectos de la interpretación de Rudolf Steiner de la tipificación de las fases de la evolución y del temperamento infantiles, entre otras razones porque se sustentan en categorizaciones estrictas, no en procesos de variación continua, y la categorización de procesos multifactoriales, como es el comportamiento infantil, es artificiosa. Asimismo, la concepción platónico-cartesiana dual (alma-cuerpo) del ser humano no es fácilmente defendible hoy día porque no se corresponde con el conjunto de conocimientos acumulados por psicólogos, biólogos e incluso físicos, a pesar de que no se puede negar que no hay consenso sobre la naturaleza de la conciencia y de que hay un creciente interés por abordar la ontología del espíritu desde una perspectiva científica; pero una concepción trina (alma-espíritu-cuerpo), por muy bella que sea simbólicamente y por mucho que podamos utilizar los términos en el lenguaje cotidiano, es ciertamente singular y -confieso mi ignorancia- no he sido capaz de entenderla todavía. Steiner fue una mente ocurrente, pero como todos, fue un hijo de su tiempo. Después, la pedagogía ha evolucionado muchísimo, como cualquier otra rama del conocimiento. Mi modesta opinión es que el modelo educativo Waldorf experimentaría un auge mucho mayor, y evitaría las críticas destructivas de los racionalistas cientifistas, si actualizara críticamente sus postulados sin renunciar a la esencia, que es no solo bellísima sino también muy práctica (si eso es posible sin transformarse en otra cosa, por ejemplo en algo semejante al modelo Montessori). Hoy día, la psicología empírica seria no aplica al pie de la letra los postulados de Freud, que fue un proponente genial de modelos teóricos en su tiempo (en cierto modo, de manera análoga a Steiner en pedagogía), sino que va mucho más allá, aun reconociendo el importante papel de Freud. En biología, todo el mundo reconoce el papel clave de Darwin como principal proponente de la teoría de la evolución por selección natural (dicho sea de paso, ignorando casi siempre al admirable A. R. Wallace, coproponente de dicha teoría), pero a ningún biólogo serio se le ocurre hoy interpretar ciertos de los razonamientos de Darwin al pie de la letra, porque han sido modulados por todas las evidencias puestas de relieve más tarde (particularmente, una vez descubiertas las leyes de la herencia y la naturaleza y dinámica del material hereditario, fenómenos epigenéticos incluidos). Ojalá toda la comunidad Waldorf siga dando pasos y dinamizándose, porque en este momento histórico sería importantísimo que nuestros niños y jóvenes dejaran de ser concebidos como piezas a modelar de acuerdo con un patrón común, como en general les concibe la escuela convencional, inserta en el paradigma productivista mercantilista hegemónico, y pasaran a ser tratados como entes singulares que deben aprender a explorar con amor y originalidad sus propias potencialidades cognitivas y artísticas en armonía con el mundo natural. Creo que nos jugamos todos mucho en ello.”

 

Anuncios

Acerca de Anarchanthropus crapuloideus

Calvo, feo, gordo y tontorrón. Este es mi perfil de acuerdo con quien más valor tiene para mí, mi adorado -y guasón- hijo Mateo. Podría añadir que soy una especie de anarcántropo crapuloideo. Pero buena gente, ¿eh?. Así que después de la presentación inicial, el resto así como más en serio: Lo mío son las cosas bien hechas, con gusto y paciencia. Me gusta el silencio, la calma. Me gusta cultivar la tierra, hacer la comida a la brasa, hacer pan, conservar las costumbres ancestrales. Me gustan las miradas firmes de las personas sin dobleces. Me gusta la esencia. Y la forma también, sí; pero sobre la esencia. Me gusta la soledad, compartida o no. Me aburren y me irritan la mediocridad rampante y la falsedad, la corrupción, la incapacidad y la indolencia que dominan nuestro día a día. Me enojan los “esclavos felices”. Soy raro, dicen. No encajo bien en los moldes convencionales. En muchas situaciones estoy a la contra. Si la inteligencia es la propiedad de adaptarse bien a cualquier circunstancia, no soy particularmente inteligente. Soy un intelectual inquieto, apasionado del mundo natural. Me fascina la vida. Y el color, los paisajes (¡el Alto Tajo!), el agua limpia, los animales silvestres (en especial los insectos, y sobre todo las mariposas), la montaña, el mar, las flores… Me hice biólogo, aunque padecí mucho durante la licenciatura; mi interés por el mundo natural me ha llevado a ser profesor universitario de Zoología y Conservación Biológica (también me entusiasma la docencia) y a fundar un grupo de investigación. Si no hubiera sido biólogo hubiera sido músico; me cautiva la música. U hortelano. O pintor. O... soñador de vencejos y hadas. No tengo estilos musicales preferidos, sino músicos preferidos: siempre se ha hecho buena música, y yo creo que ahora también (en contra de lo que opinan algunos críticos). Una relación de la música que más escucho se encuentra en http://www.last.fm/user/Troitio. Me entusiasman también la pintura y la literatura, tanto para disfrutar las creaciones ajenas como para crearlas yo mismo. Algunas frases ajenas que me han acompañado a lo largo de la vida: “Piensas demasiado para ser feliz” (dicha por la madre de la niña que más me gustó en mi adolescencia y primera juventud; yo no he estado de acuerdo en lo de que pensar “demasiado” te impida ser feliz, y de hecho me considero un privilegiado respecto a la felicidad). “Deja ya las mariposas, que no te van a dar de comer” (dicha por mi abuela paterna, que no entendía bien mi afición precoz, y que a la postre también se ha demostrado que era errónea, porque desde luego que me han dado de comer, a pesar de dedicarme a ellas y de hacerlo a contracorriente de las modas productivistas dominantes). "¿Cómo una persona que es en sí por completo un método, puede comprender mi anarquía natural?" (Richard Wagner). "Sólo aquel que lleva un caos dentro de sí puede alumbrar una estrella danzarina" (Friedrich W. Nietzsche). "Creo que en la sociedad actual nos falta filosofía. Filosofía como espacio, lugar, método de reflexión, que puede no tener un objetivo concreto, como la ciencia, que avanza para satisfacer objetivos. Nos falta reflexión, pensar. Necesitamos el trabajo de pensar, y me parece que, sin ideas, no vamos a ninguna parte." (José Saramago). "El ruido de las carcajadas pasa. La fuerza de los razonamientos queda." (Concepción Arenal). "Estamos aquí para desaprender las enseñanzas de la iglesia, el estado y nuestro sistema educativo. Estamos aquí para tomar cerveza. Estamos aquí para matar la guerra. Estamos aquí para reírnos del destino y vivir tan bien nuestra vida que la muerte tiemble al recibirnos". (Charles Bukowski. ¿O ésta es de Homer Simpson?).
Esta entrada fue publicada en Educación. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s