Conciencia y educación ambiental: ¿merece la pena el esfuerzo?

Retiran la bandera azul a Matalascañas por “diversos incumplimientos”, según la Asociación de Propietarios

(http://www.20minutos.es/noticia/1904647/0/)

MMM: Mientras, el panel interguvernamental de cambio climatico afina previsiones en temperatura para el proximo informe y sigue siendo muy conservador en subida del nivel del mar (basicamente por que no entendemos muy bien como funciona e intentan a toda costa no ser alarmistas). La prevision es de un metro de subida a fin de siglo es de minimos. Sin embargo, algunos modelos ya proyectan hasta 6 metros…. cuanto mas afinan, mas alto es el valor… Quien quiere un chalet barato en primera linea de playa?

José Luis Yela: La pregunta que me ronda últimamente es: ¿merece la pena, como individuos, invertir la cantidad enorme de energía que hay que invertir en tratar de concienciar de la gravedad de la situación ambiental a una población que es básicamente ignorante de estas cuestiones y que a lo sumo te mira con cierta condescendencia, y a una casta política que, por resumir, desprecia todo aquello que no sea lo que le interesa a corto plazo? Yo he sido muy batallador, pero llevo unos meses cansado, muy cansado, porque no es que no se aprecien avances, es que lo que se aprecia es un retroceso general acusado. Uno acaba sintiéndose quijote.

MMM: Depende de niveles…los grandes, como dices tu son muy muy dificiles, desesperantes, frustrantes, por su enorme inercia y por las escalas de valores cambiantes (donde esta ahora la importancia del medio ambiente para nuestra sociedad en medio de esta crisis?). Otra cosa son la gente de la calle, no en generico, si no los individuos, cara a cara. En una charla amable, hasta el propietario mas pintado, dueño de una casa en la playa, y que hace un momento gritaba pidiendo a las autoridades que le “arregler lo suyo”, se da cuenta que no hay tal solucion a su problema puntual. En ese momento te mira y te pregunta por que no nos lo cuentan asi, como es, tan claro. En resumen, la esperanza esta en los individuos (como tu); si es por la masa anonima, amorfa y sus autoproclamados dirigentes….vamos dados.

José Luis Yela: ¿Y de qué sirve ese cara a cara con individuos concretos, insisto, cuando al cabo de los años reconoces que esos mismos individuos persisten en sus mismas actitudes, y que si hay una supuesta mayor conciencia relacionada con las cuestiones ambientales se refiere fundamentalmente al interés en usar los valores ambientales para obtener beneficios? La inmensa mayor parte del personal te escucha, pero acaba pensando que, en el fondo, eres un exagerado, un “ecologista”, y que los avances técnicos acabarán solucionando los problemas, “como ha ocurrido toda la vida”. Eso es, además, lo que una buena parte de nosotros les transmite; sin ir más lejos, el gremio de los biotecnólogos españoles está clara y unánimemente alineado con ese mensaje.

PGH: es que la tarea es abrumadora; cambiar las costumbres de un depredador es imposible, se le puede,mas ó menos, domesticar pero no dejará de ser un depredador toda su vida. Eso es el “maravilloso,único y espectacular” ser humano, un puto depredador, con perdón

José Luis Yela: No es exactamente así, no. Más que depredadores, aunque algo de eso haya, somos oportunistas muy eficaces. Y, como todas las demás especies, nuestro linaje tiene una historia evolutiva que ha ido moldeándonos no ya como sucesión de especies, sino como conjunto de grupos locales con una organización social compleja, que gracias a nuestra inteligencia son capaces de plantearse la conveniencia o no de dejar de lado comportamientos evolutivamente muy arraigados y sustituirlos por otros en principio “antinaturales” que beneficien más tanto a individuos concretos como a dichos grupos sociales. Ese es el sustrato de la famosa dialéctica naturaleza-educación (o determinismo genético frente a determinismo ambiental), que en nuestra especie plantea unos retos colosales. Entre ellos, éste que comentamos. Sabemos que si seguimos con nuestras tendencias acaparadoras y, por ende, destructoras, acabaremos con las condiciones de habitabilidad del planeta en breve; y sin embargo no solamente no actuamos en consecuencia, sino que insistimos en dejarnos llevar por la inercia. Me abstengo de comentar sobre lo que puede predecirse que ocurrirá. No tengo ganas.

Acerca de Anarchanthropus crapuloideus

Calvo, feo, gordo y tontorrón. Este es mi perfil de acuerdo con quien más valor tiene para mí, mi adorado -y guasón- hijo Mateo. Podría añadir que soy una especie de anarcántropo crapuloideo. Pero buena gente, ¿eh?. Así que después de la presentación inicial, el resto así como más en serio: Lo mío son las cosas bien hechas, con gusto y paciencia. Me gusta el silencio, la calma. Me gusta cultivar la tierra, hacer la comida a la brasa, hacer pan, conservar las costumbres ancestrales. Me gustan las miradas firmes de las personas sin dobleces. Me gusta la esencia. Y la forma también, sí; pero sobre la esencia. Me gusta la soledad, compartida o no. Me aburren y me irritan la mediocridad rampante y la falsedad, la corrupción, la incapacidad y la indolencia que dominan nuestro día a día. Me enojan los “esclavos felices”. Soy raro, dicen. No encajo bien en los moldes convencionales. En muchas situaciones estoy a la contra. Si la inteligencia es la propiedad de adaptarse bien a cualquier circunstancia, no soy particularmente inteligente. Soy un intelectual inquieto, apasionado del mundo natural. Me fascina la vida. Y el color, los paisajes (¡el Alto Tajo!), el agua limpia, los animales silvestres (en especial los insectos, y sobre todo las mariposas), la montaña, el mar, las flores… Me hice biólogo, aunque padecí mucho durante la licenciatura; mi interés por el mundo natural me ha llevado a ser profesor universitario de Zoología y Conservación Biológica (también me entusiasma la docencia) y a fundar un grupo de investigación. Si no hubiera sido biólogo hubiera sido músico; me cautiva la música. U hortelano. O pintor. O... soñador de vencejos y hadas. No tengo estilos musicales preferidos, sino músicos preferidos: siempre se ha hecho buena música, y yo creo que ahora también (en contra de lo que opinan algunos críticos). Una relación de la música que más escucho se encuentra en http://www.last.fm/user/Troitio. Me entusiasman también la pintura y la literatura, tanto para disfrutar las creaciones ajenas como para crearlas yo mismo. Algunas frases ajenas que me han acompañado a lo largo de la vida: “Piensas demasiado para ser feliz” (dicha por la madre de la niña que más me gustó en mi adolescencia y primera juventud; yo no he estado de acuerdo en lo de que pensar “demasiado” te impida ser feliz, y de hecho me considero un privilegiado respecto a la felicidad). “Deja ya las mariposas, que no te van a dar de comer” (dicha por mi abuela paterna, que no entendía bien mi afición precoz, y que a la postre también se ha demostrado que era errónea, porque desde luego que me han dado de comer, a pesar de dedicarme a ellas y de hacerlo a contracorriente de las modas productivistas dominantes). "¿Cómo una persona que es en sí por completo un método, puede comprender mi anarquía natural?" (Richard Wagner). "Sólo aquel que lleva un caos dentro de sí puede alumbrar una estrella danzarina" (Friedrich W. Nietzsche). "Creo que en la sociedad actual nos falta filosofía. Filosofía como espacio, lugar, método de reflexión, que puede no tener un objetivo concreto, como la ciencia, que avanza para satisfacer objetivos. Nos falta reflexión, pensar. Necesitamos el trabajo de pensar, y me parece que, sin ideas, no vamos a ninguna parte." (José Saramago). "El ruido de las carcajadas pasa. La fuerza de los razonamientos queda." (Concepción Arenal). "Estamos aquí para desaprender las enseñanzas de la iglesia, el estado y nuestro sistema educativo. Estamos aquí para tomar cerveza. Estamos aquí para matar la guerra. Estamos aquí para reírnos del destino y vivir tan bien nuestra vida que la muerte tiemble al recibirnos". (Charles Bukowski. ¿O ésta es de Homer Simpson?).
Esta entrada fue publicada en Educación y divulgación ambiental, Sostenibilidad, conservación y extinción. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.