Ejpañistán, un día cualquiera

Alfonso Lorenzo: “El Urdangarín se irá de rositas. Al tiempo. Y su parienta, ésa que como su padre nunca sabe nada y no hace otra cosa que el tonto pero vive de vicio, seguirá limpiándose el culo con la pasta robada a l@s currant@s. El fin de semana abrieron los juzgados para que el sarao fuese perfecto. Todo muy normal en esta casa de putas llamada España. Mientras tanto continúa la sangría de vidas anónimas, el morirse por el desagüe de los que no salen en el Hola o el party de coca y cuernos del “Sálvame!”. De Spanair ya ni palabra. A Lorca se la olvida. El Hierro se reconvierte sobre los esqueletos de los pescadores. Y Rajoy, ese sinvergüenza superado por las circunstancias, ve como poco a poco se nota la patética y dolosa insuficiencia de su gobierno de horteras, mal peinados e inútiles. Por delante la risa floja de la de trabajo, del Guindos, del Wert. Esos son los ministros del reino. Y la Soraya Sáenz, la ratita sabia de los malvados: todos se ríen en nuestras caras, inmunes al dolor ajeno, convencidos de repartir la justicia de ese dios sin corazón que Ratzinger celebra.

Me repugna el debate aparente entre el PP y el PSOE, ese decirse memeces para excluir a todos los demás del debate político. Salen los populares a tildar de extremista a Rubalcaba, y éste y la Valenciano replican con la cantinela del “sois malísimos con los trabajadores”. Contentos los dos clubs de fans, continúa la verdad bajo la alfombra de los medios, rehén de un discurso tan vacío como falso. Unidas al rollo decadente del suplemento del “País”, su mamoneo glamuroso de espaldas a la miseria creciente, los pregones de la caverna en Intereconomía y Antena 3 nos ofrecen la imagen de una España de plástico y motes, un pisto en estado de descomposición que recuerda la patochada de Barceló para las Naciones Unidas. Al fondo, las voces de los que no conviene escuchar, un grito multitudinario recluido en las colas del INEM y las estanterías de las marcas blancas. Ninguno de los dos partidos defiende a los que se ahogan: prefieren cuidar su negocio, interpretando a puerta cerrada el gonzo descomunal del desfalco y la malversación.”

*******************************************************************************

Juan Domingo Sánchez Estop: De todas formas, ese triste caballerete tonto y malababa [Aznar] es precisamente lo que nuestras cutres y acomplejadas clases dominantes y la parte más servil y dominada de nuestras clases subalternas desean. Es la encarnación misma de una España que se odia a sí misma, ignora su pasado y desprecia su(s) cultura(s) y en el fondo desea, al igual que las oligarquías latinoamericanas, llegar a ser un país de gringos de segunda. Una España que busca con saña frailuna castigarse a sí misma, con ese resentimiento característico de Franco que tuvo su eco más allá de los Pirineos en el infeliz Pétain. Es triste el fin de un Imperio que desde hace tanto tiempo viene produciéndose y que no parece nunca concluir. Mucho antes de la melancolía gramsciana ante lo viejo que no termina de morir y lo nuevo que no llega a nacer, Quevedo describió este Imperio pobre que nació ya viejo como los hombres de la edad de plata de Hesiodo:

Miré los muros de la patria mía,
si un tiempo fuertes, ya desmoronados,
de la carrera de la edad cansados,
por quien caduca ya su valentía.

Salime al campo, ví que el sol bebía
los arroyos del hielo desatados,
y del monte quejosos los ganados,
que con sombras hurtó su luz al día.

Entré en mi casa, ví que amancillada
de anciana habitación era despojos;
mi báculo más corvo y menos fuerte.

Vencida de la edad sentí mi espada
y no hallé cosa en que poner los ojos
que no fuese recuerdo de la muerte.

Si España es el país de Aznar o de Felipe González, yo no soy español. Mi único vínculo con el país es mi admiración por los individuos y pueblos que resisten y que de una forma u otra, por la autodeterminación o por el restablecimiento de la civilización mediante la República, buscan la dignidad entre tanta ignominia.

*******************************************************************************

Sin más comentarios por mi parte que el recuerdo a Machado, también citado recurrentemente en Internet durante los últimos meses:

“La España de charanga y pandereta.

La España de charanga y pandereta,
cerrado y sacristía,
devota de Frascuelo y de María,
de espíritu burlón y de alma quieta,
ha de tener su mármol y su día,
su infalible mañana y su poeta.

El vano ayer engendrará un mañana
vacío y ¡por ventura! pasajero.
Será un joven lechuzo y tarambana,
un sayón con hechuras de bolero;
a la moda de Francia realista,
un poco al uso de París pagano,
y al estilo de España especialista
en el vicio al alcance de la mano.

Esa España inferior que ora y bosteza,
vieja y tahur, zaragatera y triste;
esa España inferior que ora y embiste
cuando se digna usar de la cabeza,
aún tendrá luengo parto de varones
amantes de sagradas tradiciones
y de sagradas formas y maneras;
florecerán las barbas apostólicas
y otras calvas en otras calaveras
brillarán, venerables y católicas.

El vano ayer engendrará un mañana
vacío y ¡por ventura! pasajero,
la sombra de un lechuzo tarambana,
de un sayón con hechuras de bolero,
el vacuo ayer dará un mañana huero.

Como la náusea de un borracho ahito
de vino malo, un rojo sol corona
de heces turbias las cumbres de granito;
hay un mañana estomagante escrito
en la tarde pragmática y dulzona.

Mas otra España nace,
la España del cincel y de la maza,
con esa eterna juventud que se hace
del pasado macizo de la raza.

Una España implacable y redentora,
España que alborea
con un hacha en la mano vengadora,
España de la rabia y de la idea.”

Antonio Machado

Acerca de Anarchanthropus crapuloideus

Calvo, feo, gordo y tontorrón. Este es mi perfil de acuerdo con quien más valor tiene para mí, mi adorado -y guasón- hijo Mateo. Podría añadir que soy una especie de anarcántropo crapuloideo. Pero buena gente, ¿eh?. Así que después de la presentación inicial, el resto así como más en serio: Lo mío son las cosas bien hechas, con gusto y paciencia. Me gusta el silencio, la calma. Me gusta cultivar la tierra, hacer la comida a la brasa, hacer pan, conservar las costumbres ancestrales. Me gustan las miradas firmes de las personas sin dobleces. Me gusta la esencia. Y la forma también, sí; pero sobre la esencia. Me gusta la soledad, compartida o no. Me aburren y me irritan la mediocridad rampante y la falsedad, la corrupción, la incapacidad y la indolencia que dominan nuestro día a día. Me enojan los “esclavos felices”. Soy raro, dicen. No encajo bien en los moldes convencionales. En muchas situaciones estoy a la contra. Si la inteligencia es la propiedad de adaptarse bien a cualquier circunstancia, no soy particularmente inteligente. Soy un intelectual inquieto, apasionado del mundo natural. Me fascina la vida. Y el color, los paisajes (¡el Alto Tajo!), el agua limpia, los animales silvestres (en especial los insectos, y sobre todo las mariposas), la montaña, el mar, las flores… Me hice biólogo, aunque padecí mucho durante la licenciatura; mi interés por el mundo natural me ha llevado a ser profesor universitario de Zoología y Conservación Biológica (también me entusiasma la docencia) y a fundar un grupo de investigación. Si no hubiera sido biólogo hubiera sido músico; me cautiva la música. U hortelano. O pintor. O... soñador de vencejos y hadas. No tengo estilos musicales preferidos, sino músicos preferidos: siempre se ha hecho buena música, y yo creo que ahora también (en contra de lo que opinan algunos críticos). Una relación de la música que más escucho se encuentra en http://www.last.fm/user/Troitio. Me entusiasman también la pintura y la literatura, tanto para disfrutar las creaciones ajenas como para crearlas yo mismo. Algunas frases ajenas que me han acompañado a lo largo de la vida: “Piensas demasiado para ser feliz” (dicha por la madre de la niña que más me gustó en mi adolescencia y primera juventud; yo no he estado de acuerdo en lo de que pensar “demasiado” te impida ser feliz, y de hecho me considero un privilegiado respecto a la felicidad). “Deja ya las mariposas, que no te van a dar de comer” (dicha por mi abuela paterna, que no entendía bien mi afición precoz, y que a la postre también se ha demostrado que era errónea, porque desde luego que me han dado de comer, a pesar de dedicarme a ellas y de hacerlo a contracorriente de las modas productivistas dominantes). "¿Cómo una persona que es en sí por completo un método, puede comprender mi anarquía natural?" (Richard Wagner). "Sólo aquel que lleva un caos dentro de sí puede alumbrar una estrella danzarina" (Friedrich W. Nietzsche). "Creo que en la sociedad actual nos falta filosofía. Filosofía como espacio, lugar, método de reflexión, que puede no tener un objetivo concreto, como la ciencia, que avanza para satisfacer objetivos. Nos falta reflexión, pensar. Necesitamos el trabajo de pensar, y me parece que, sin ideas, no vamos a ninguna parte." (José Saramago). "El ruido de las carcajadas pasa. La fuerza de los razonamientos queda." (Concepción Arenal). "Estamos aquí para desaprender las enseñanzas de la iglesia, el estado y nuestro sistema educativo. Estamos aquí para tomar cerveza. Estamos aquí para matar la guerra. Estamos aquí para reírnos del destino y vivir tan bien nuestra vida que la muerte tiemble al recibirnos". (Charles Bukowski. ¿O ésta es de Homer Simpson?).
Esta entrada fue publicada en EjpaÑistán (Spain is *still* different o Bienvenido a Chorizolandia). Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .