Listillos, ellos

Cuestión de nombre (http://www.elporquedeunamosca.com/2011/11/cuestion-de-nombre.html?m=1)

 

El Pepé, lo sabrán, no quiere que los matrimonios homosexuales se llamen matrimonios. Por lo visto están de acuerdo “salvo en una cosha”, citando al propio Rajoy: “el nombre”. Descubrir la patraña, no obstante, es tan sencillo como echarle un ojo al Código Civil; en España, el derecho a la adopción lo detentan los matrimonios de cualquier tipo y las parejas de hecho heterosexuales. Las parejas de hecho homosexuales, no. Cuando éstas dejen de llamarse “matrimonio”, perderán el derecho a la adopción. Y las personas y personitas en situación de desamparo, por no decir jodidas, perderán su derecho a ser adoptadas por una familia homoparental. A los metatrones peperos, no obstante, se les olvida sistemáticamente mencionar este extremo, suponemos que por la mala prensa y peor urna que tiene suprimir derechos adquiridos y porque su idea es no es eliminarlo abiertamente, sino haciendo la tres catorce; envolviéndolo en un debate artificial sobre la denominación de la figura legal sin mencionar que lo que van a cambiar es el nombre, sí, pero también los derechos que le van asociados. A falta de que algún periodista se lo explique mejor porque hubiera buscado en el Código Civil las implicaciones legales del cambio de nombre –documentarse, creo que se llama, y tengo entendido que es una costumbre bastante implantada en el primer mundo–, se lo va a tener que explicar un triste bloguero en paro que por no ser, no es ni periodista. Amanece, ya saben. Que no es poco. Presten atención.
¿Cuestión de nombre? ¿Really?

En España, el derecho a la adopción se detrae principalmente de dos fuentes; el Código Civil y la Ley 11/1997, de adopción. 
En primer lugar, veamos el Código Civil, Libro I, Título IV, Capítulo II, Del matrimonio;
El hombre y la mujer tienen derecho a contraer matrimonio conforme a las disposiciones de este Código.

El matrimonio tendrá los mismos requisitos y efectos cuando ambos contrayentes sean del mismo o de diferente sexo.

[El segundo párrafo ha sido añadido por la LEy 13/2005, de 1 de julio, por la que se modifica el Código Civil en materia de derecho a contraer matrimonio (BOE núm. 157, de 02-07-2005, pp. 23632-23634)]

[El Tribunal Constitucional ha admitido a trámite, mediante  providencia de 25 de octubre de 2005, el recurso de inconstitucionalidad núm. 6864-2005, promovido por más de cincuenta Diputados del Grupo Parlamentario Popular del Congreso de los Diputados contra la Ley 13/2005, de 1 de julio, por la que se modifica el Código Civil en materia de derecho a contraer matrimonio (BOE núm. 273, de 15-11-2005, p. 37313).]

Y hasta aquí nada nuevo. Como ven, el artículo vigente viene apuntado al final, primero con el cambio de ley de 2005 de PSOE, Grupo Mixto, Izquierda Verde, ERC, PNV, CC y después con el recurso de inconstitucionalidad presentado por el PP a ese mismo cambio de ley, aún pendiente de resolución.

Veamos lo que dice el Código Civil en lo referente a la adopción:

Código Civil, Libro I, Título VII, Capítulo V, De la adopción. Sección Segunda, Artículo 175:
1. La adopción requiere que el adoptante sea mayor de veinticinco años. En la adopción por ambos cónyuges basta que uno de ellos haya alcanzado dicha edad. En todo caso, el adoptante habrá de tener, por lo menos, catorce años más que el adoptado. […]
4. Nadie puede ser adoptado por más de una persona, salvo que la adopción se realice conjunta o sucesivamente por ambos cónyuges. El matrimonio celebrado con posterioridad a la adopción permite al cónyuge la adopción de los hijos de su consorte. En caso de muerte del adoptante, o cuando el adoptante sufra la exclusión prevista en el artículo 179, es posible una nueva adopción del adoptado.
[Este apartado ha sido redactado conforme a la Ley 13/2005, de 1 de julio, por la que se modifica el Código Civil en materia de derecho a contraer matrimonio (BOE núm. 157, de 02-07-2005, pp. 23632-23634]
[El Tribunal Constitucional ha admitido a trámite, mediante  providencia de 25 de octubre de 2005, el recurso de inconstitucionalidad núm. 6864-2005, promovido por más de cincuenta Diputados del Grupo Parlamentario Popular del Congreso de los Diputados contra la Ley 13/2005, de 1 de julio, por la que se modifica el Código Civil en materia de derecho a contraer matrimonio (BOE núm. 273, de 15-11-2005, p. 37313).]
Es decir; en España sólo se le reconoce la facultad de adoptar a los matrimonios legalmente constituidos

¿Y las parejas de hecho, se preguntarán ustedes, no pueden adoptar? Sí. Pero no lo pone en el Código Civil, sino que la excepción se plantea en la Ley 11/1997 de adopción, concretamente en una frase de sus Disposiciones adicionales. La ley dice exactamente:

Tercera [Disposición adicional]. Las referencias de esta Ley a la capacidad de los cónyuges para adoptar simultáneamente a un menor serán también aplicables al hombre y la mujer integrantes de una pareja unida de forma permanente por relación de efectividad análoga a la conyugal.

Y la conclusión es clara; En España pueden adoptar:

1. Los matrimonios.

2. Las parejas de hecho, pero constituidas por hombre y mujer.
Con que, blanco y en -Ana- botella; un “matrimonio” homosexual puede adoptar, pero una “unión civil” homosexual –o “pareja de hecho”, o cualquier otra figura legal que no sea un matrimonio– no puede adoptar.

El patinazo de Alicia.

En la cosmogonía pepera no cabe que la unión de dos personas del mismo sexo pueda llamarse matrimonio y, en consecuencia, llevan insistiendo machaconamente con el asunto desde 2005. Que uniones civiles sí, pero que de llamarse matrimonio, nada. Tanto así que han conseguido trasladar la tesis a su electorado con brillante eficacia y hoy por hoy no hay señora con pieles, lector de La Razón o pijo de pelo remanguillé que no se exprese en los mismos términos; tragan con la unión civil, pero no con que se llame matrimonio. Parecen estar todos de acuerdo. Y si les insistes en el porqué de tanto hincapié, tanto encabezonarse en un asunto de mera nomenclatura –que es en una noción abstracta que no implica cambio práctico alguno, quiero decir; ni que fuésemos franceses– te dirán que es por, no sé. Convicción moral, rectitud o algo así. La razón verdadera no la tienen, claro; no se la han dicho. Y también habrá quien te mencione el derecho natural, el romano o te remita directamente a Dios, pero yo con esos recomiendo directamente ni ponerse a hablar.

Para ilustrarnos y porque yo, para qué les voy a engañar, tengo fascinación por esta señora, les he querido traer un vídeo de Alicia Sánchez-Camacho, secretaria del PP catalán. No sé si lo han visto. Es del programa Tengo una pregunta para usted emitido con motivo de las pasadas elecciones catalanas. En él, una chica de nombre Miriam le plantea la cuestión a Alicia –la pregunta exacta es: “¿usted está de acuerdo con suprimir la ley de matrimonios homosexuales?”– y Alicia, sin que se le mueva un solo pelo, responde y atención, que aquí está el tema, saltándose la tesis canónica del Pepé. Tienen la perla completa a partir del minuto 14:00 si bien el climax, en el minuto 14:20 viene  cuando Sánchez-Camacho dice, dos puntos: “creemos que las personas con condiciones homosexuales tienen que tener los mismos derechos sociales y civiles que cualquier otra unión, excepto en la adopción de los hijos”.

http://www.youtube.com/watch?feature=player_embedded&v=8y3yT9t_IDA#t=0s

La perla, como las buenas obras del surrealismo catalán, tiene varios niveles de lectura. El primero es el patinazo en sí; Sánchez-Camacho sostiene abiertamente que el Pepé se opone a la adopción homosexual cuando el mantra oficial de Génova es que, sencillamente, hay que cambiarle el nombre al denominado matrimonio homosexual. Sin meterse –aparentemente– en el jardín de la adopción. Recordemos que, además, la intrépida Miriam le ha preguntado exclusivamente por el matrimonio. Y el segundo nivel de lectura es el patinazo dentro del patinazo y viene cuando Alicia, embrollada ella misma consigo misma como embarrada en la crema de verduras que lleva su mismo nombre, empieza a mezclar matrimonio y adopción y la cosa se vuelve directamente daliniana y buñuelesca. Razona ella con retórica virtuosa, minuto 14:50, que los hijos deben ser criados por un hombre y una mujer y que “lo que creo es que las uniones de pareja de una misma condición sexual no se pueden llamar matrimonio, yo creo el matrimonio es entre hombre y mujer, un matrimonio con hijos, es la familia tradicional y yo, lo digo, yo soy una familia monoparental, por decisiones de la vida, porque la vida me ha traído hasta aquí, y espero poder darle algún día un padre a mi hijo, pero en todo caso el matrimonio es la unión de un hombre y una mujer y que éste es el matrimonio tradicional”.

Y bueno, pues sigue. Pueden verlo si quieren, pero lo esencial vendría a ser esto.

Entonces todo el mundo criticó que esta mujer, Sánchez-Camacho, cuyo hijo lo fue por inseminación artificial, madre soltera por decisión propia, defendiera con tanta vehemencia que un hijo debía tener un padre y una madre. Es decir, que se arrogara –y ejerciera, qué coño– un derecho que, no obstante, pretende negarle a los demás. Y lo criticaron con sorpresa, no te lo pierdas. Caídos del guindo, chof, como peras tempranas. Como diciendo oh my God. Quién hubiera pensado esto del Pepé.

Así, cuando el CIS nos pase la encuesta…

…y nos pregunten que qué nos parece que le cambien el nombre, todos pondremos que sí. Que de puta madre. Y cuando el derecho de adopción se le retire a las parejas homosexuales –cosa que ocurrirá–, parecerá que estamos todos de acuerdo. Y aquí, mira. Chinchín de aflelú. Paz y después gloria. 

En fin. Lo dicho, con la única intención de arrojar luz. Haré mía la máxima de Lola, la Faranona, para decirles que si me quieren, háganme el favor de explicar el tema a sus contertulios cuando oigan –o digan ustedes mismos– aquello tan florido y tan cacareado del que se junten si quieren, pero que no se llamen matrimonio. Para que sepamos todos de lo que hablamos, coño, y tengamos la opinión que tengamos, al menos no nos comportemos por una vez en la vida como los imbéciles que se creen que somos.  

Y bueno, pues nada más. Gracias por su atención. Les dejo con un vídeo en la que aparece una recopilación de personas que, a partir del 2012, podrán tener hijos mientras que a mí se me prohibirá. Véanlo, de verdad. Merece la pena. Nunca mejor dicho. 
 

http://www.youtube.com/watch?v=eQAlVpT5Csg&feature=player_embedded

 

Acerca de Anarchanthropus crapuloideus

Calvo, feo, gordo y tontorrón. Este es mi perfil de acuerdo con quien más valor tiene para mí, mi adorado -y guasón- hijo Mateo. Podría añadir que soy una especie de anarcántropo crapuloideo. Pero buena gente, ¿eh?. Así que después de la presentación inicial, el resto así como más en serio: Lo mío son las cosas bien hechas, con gusto y paciencia. Me gusta el silencio, la calma. Me gusta cultivar la tierra, hacer la comida a la brasa, hacer pan, conservar las costumbres ancestrales. Me gustan las miradas firmes de las personas sin dobleces. Me gusta la esencia. Y la forma también, sí; pero sobre la esencia. Me gusta la soledad, compartida o no. Me aburren y me irritan la mediocridad rampante y la falsedad, la corrupción, la incapacidad y la indolencia que dominan nuestro día a día. Me enojan los “esclavos felices”. Soy raro, dicen. No encajo bien en los moldes convencionales. En muchas situaciones estoy a la contra. Si la inteligencia es la propiedad de adaptarse bien a cualquier circunstancia, no soy particularmente inteligente. Soy un intelectual inquieto, apasionado del mundo natural. Me fascina la vida. Y el color, los paisajes (¡el Alto Tajo!), el agua limpia, los animales silvestres (en especial los insectos, y sobre todo las mariposas), la montaña, el mar, las flores… Me hice biólogo, aunque padecí mucho durante la licenciatura; mi interés por el mundo natural me ha llevado a ser profesor universitario de Zoología y Conservación Biológica (también me entusiasma la docencia) y a fundar un grupo de investigación. Si no hubiera sido biólogo hubiera sido músico; me cautiva la música. U hortelano. O pintor. O... soñador de vencejos y hadas. No tengo estilos musicales preferidos, sino músicos preferidos: siempre se ha hecho buena música, y yo creo que ahora también (en contra de lo que opinan algunos críticos). Una relación de la música que más escucho se encuentra en http://www.last.fm/user/Troitio. Me entusiasman también la pintura y la literatura, tanto para disfrutar las creaciones ajenas como para crearlas yo mismo. Algunas frases ajenas que me han acompañado a lo largo de la vida: “Piensas demasiado para ser feliz” (dicha por la madre de la niña que más me gustó en mi adolescencia y primera juventud; yo no he estado de acuerdo en lo de que pensar “demasiado” te impida ser feliz, y de hecho me considero un privilegiado respecto a la felicidad). “Deja ya las mariposas, que no te van a dar de comer” (dicha por mi abuela paterna, que no entendía bien mi afición precoz, y que a la postre también se ha demostrado que era errónea, porque desde luego que me han dado de comer, a pesar de dedicarme a ellas y de hacerlo a contracorriente de las modas productivistas dominantes). "¿Cómo una persona que es en sí por completo un método, puede comprender mi anarquía natural?" (Richard Wagner). "Sólo aquel que lleva un caos dentro de sí puede alumbrar una estrella danzarina" (Friedrich W. Nietzsche). "Creo que en la sociedad actual nos falta filosofía. Filosofía como espacio, lugar, método de reflexión, que puede no tener un objetivo concreto, como la ciencia, que avanza para satisfacer objetivos. Nos falta reflexión, pensar. Necesitamos el trabajo de pensar, y me parece que, sin ideas, no vamos a ninguna parte." (José Saramago). "El ruido de las carcajadas pasa. La fuerza de los razonamientos queda." (Concepción Arenal). "Estamos aquí para desaprender las enseñanzas de la iglesia, el estado y nuestro sistema educativo. Estamos aquí para tomar cerveza. Estamos aquí para matar la guerra. Estamos aquí para reírnos del destino y vivir tan bien nuestra vida que la muerte tiemble al recibirnos". (Charles Bukowski. ¿O ésta es de Homer Simpson?).
Esta entrada fue publicada en EjpaÑistán (Spain is *still* different o Bienvenido a Chorizolandia). Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .