La crisis económica y la debilidad de los gobiernos conservadores

Parece, porque no tengo constancia de ello, que el Fondo Monetario Internacional le está exigiendo al gobierno español que rebaje su déficit en 9,4 puntos durante la próxima década. Puesto que la inversión institucional ha funcionado de manera descabellada durante ya unas cuantas décadas, a España le tocaría uno de los reajustes mayores de todos los países del mundo, naturalmente desde la óptica del insostenible productivismo consumista capitalista neoliberal. Parece ser, también (y cuando el rio suena…), que el dócil gobierno español va a proponer en breve nuevas medidas draconianas, en la línea de las que le han costado el poco prestigio que tenía. Estas medidas pasarían por recortes en las prestaciones sanitarias por un lado, con renovada tendencia a la privatización, y por reducciones o eliminaciones de los complementos salariales de funcionarios y personal estatutario, que además veríamos recortadas nuestras pagas extras a la mitad.

 Cuando la situación es mala, es lógico que quien más contribuya a sanearla sea quien goza de mayores privilegios. Como funcionario, yo no me quejo. Ahora bien:

  1. ¿Por qué, quienes tienen que decidir sobre estas cuestiones, no empiezan por ellos mismos? ¿Por qué no se rebajan sus escandalosos sueldos y eliminan sus bochornosas pensiones vitalicias?
  2. ¿Por qué no se reduce la plantilla (porque no se puede llamar de otra manera) de políticos? ¿Alguien me puede explicar qué necesidad hay de contar con un Senado, que es una institución, aparte de inoperante, anacrónica?
  3. ¿Por qué no se funda, en cambio, una Oficina de Auditoría Pública que, de acuerdo con una ley correctamente formulada, impida que ocurran los desfalcos que ocurren en los Ayuntamientos y otras entidades locales?
  4. ¿Por qué cuando se demuestra que algún cargo público ha estafado o se ha enriquecido ilícitamente no se le hace devolver lo estafado, con sus correspondientes intereses? Si no existe soporte legal, se inventa. 
  5. ¿Por qué se permite, en una situación como la que atravesamos, el desvergonzado y sangrante despilfarro de fondos destinados a propagandas electorales variopintas (cartelotes, coches con altavoces a un volumen insoportable, pasquines y demás parafernalia), cuyo efecto positivo sobre el potencial votante es virtualmente nulo, y que deriva directamente de la concepción yanki del jolgorio electoral como negocio? ¿Por qué no se detiene a todo el que gasta un solo céntimo de esa forma tan ignominiosa y se le juzga por la vía de urgencia, si se demuestra que los fondos provienen del erario público? ¡Que nos convenzan día a día con sus acciones, no a base de propaganda barata, demagógica, de mal gusto y encima gravosa para las vapuleadas arcas públicas!

Circula por ahí un extraordinario vídeo donde Julio Anguita propone diez medidas ejemplares, a las que, claro está, no interesa hacer ningún caso a quienes correspondería. Además, circula estos días por Internet un documento, firmado por una tal Ángeles, que recoge parte de lo que he escrito aquí, pero que además propone muy sensatamente: 

  1. Eliminación de todos los coches oficiales (no es asumible que tengamos más coches oficiales que EEUU). Produce sonrojo el movimiento que ocurre, sin ir más lejos, en el Campus Universitario en el que trabajo, cada vez que se reúnen jefes, jefecillos y jefezuelos (cuya tropa es casi más numerosa que la de profesores de a pie).
  2. Anulación de todas las tarjetas VISA oficiales (que yo no sabía ni que existían, y que me parecen otro escándalo más).
  3. Despedida inmediata de todos los «cargos de confianza», porque hay funcionarios de sobra para encargarse de todas las labores que desempeñan éstos.
  4. Eliminación de todos los diplomáticos y sus cortes, excepto un embajador y un cónsul en cada paí­s (no es aceptable que gastemos en esto más que Alemania o El Reino Unido).
  5. Rebaja de un 30% de las partidas 4, 6 y 7 de los Presupuestos Generales del Estado , que corresponden a transferencias a sindicatos, partidos políticos, fundaciones opacas y otras lindezas semejantes, que… ¿a quién sirven? 

Yo no soy experto en esto, pero sí parece que aplicando todas estas medidas se podrían ahorrar unos 45.000 millones de Euros. De esa forma, ni haría falta reducir sueldos a los funcionarios ni habría necesidad de pensar en retocar las pensiones, ni tampoco harí­a falta recortar 6.000 millones de Euros en inversión pública. Vamos, que podríamos incluso sentirnos al margen de la crisis económica, que tiene su raíz en la especulación financiera protegida y alentada por gobiernos conservadores irresponsables y cortos de vista.

 Claro que, para actuar de esta forma, lo que nos haría falta sería un gobierno de izquierdas, y no lo que tenemos ahora…

 Bueno. Y nos haría falta también algo de vergüenza torera.

Acerca de Anarchanthropus crapuloideus

Calvo, feo, gordo y tontorrón. Este es mi perfil de acuerdo con quien más valor tiene para mí, mi adorado -y guasón- hijo Mateo. Podría añadir que soy una especie de anarcántropo crapuloideo. Pero buena gente, ¿eh?. Así que después de la presentación inicial, el resto así como más en serio: Lo mío son las cosas bien hechas, con gusto y paciencia. Me gusta el silencio, la calma. Me gusta cultivar la tierra, hacer la comida a la brasa, hacer pan, conservar las costumbres ancestrales. Me gustan las miradas firmes de las personas sin dobleces. Me gusta la esencia. Y la forma también, sí; pero sobre la esencia. Me gusta la soledad, compartida o no. Me aburren y me irritan la mediocridad rampante y la falsedad, la corrupción, la incapacidad y la indolencia que dominan nuestro día a día. Me enojan los “esclavos felices”. Soy raro, dicen. No encajo bien en los moldes convencionales. En muchas situaciones estoy a la contra. Si la inteligencia es la propiedad de adaptarse bien a cualquier circunstancia, no soy particularmente inteligente. Soy un intelectual inquieto, apasionado del mundo natural. Me fascina la vida. Y el color, los paisajes (¡el Alto Tajo!), el agua limpia, los animales silvestres (en especial los insectos, y sobre todo las mariposas), la montaña, el mar, las flores… Me hice biólogo, aunque padecí mucho durante la licenciatura; mi interés por el mundo natural me ha llevado a ser profesor universitario de Zoología y Conservación Biológica (también me entusiasma la docencia) y a fundar un grupo de investigación. Si no hubiera sido biólogo hubiera sido músico; me cautiva la música. U hortelano. O pintor. O... soñador de vencejos y hadas. No tengo estilos musicales preferidos, sino músicos preferidos: siempre se ha hecho buena música, y yo creo que ahora también (en contra de lo que opinan algunos críticos). Una relación de la música que más escucho se encuentra en http://www.last.fm/user/Troitio. Me entusiasman también la pintura y la literatura, tanto para disfrutar las creaciones ajenas como para crearlas yo mismo. Algunas frases ajenas que me han acompañado a lo largo de la vida: “Piensas demasiado para ser feliz” (dicha por la madre de la niña que más me gustó en mi adolescencia y primera juventud; yo no he estado de acuerdo en lo de que pensar “demasiado” te impida ser feliz, y de hecho me considero un privilegiado respecto a la felicidad). “Deja ya las mariposas, que no te van a dar de comer” (dicha por mi abuela paterna, que no entendía bien mi afición precoz, y que a la postre también se ha demostrado que era errónea, porque desde luego que me han dado de comer, a pesar de dedicarme a ellas y de hacerlo a contracorriente de las modas productivistas dominantes). "¿Cómo una persona que es en sí por completo un método, puede comprender mi anarquía natural?" (Richard Wagner). "Sólo aquel que lleva un caos dentro de sí puede alumbrar una estrella danzarina" (Friedrich W. Nietzsche). "Creo que en la sociedad actual nos falta filosofía. Filosofía como espacio, lugar, método de reflexión, que puede no tener un objetivo concreto, como la ciencia, que avanza para satisfacer objetivos. Nos falta reflexión, pensar. Necesitamos el trabajo de pensar, y me parece que, sin ideas, no vamos a ninguna parte." (José Saramago). "El ruido de las carcajadas pasa. La fuerza de los razonamientos queda." (Concepción Arenal). "Estamos aquí para desaprender las enseñanzas de la iglesia, el estado y nuestro sistema educativo. Estamos aquí para tomar cerveza. Estamos aquí para matar la guerra. Estamos aquí para reírnos del destino y vivir tan bien nuestra vida que la muerte tiemble al recibirnos". (Charles Bukowski. ¿O ésta es de Homer Simpson?).
Esta entrada fue publicada en EjpaÑistán (Spain is *still* different o Bienvenido a Chorizolandia). Guarda el enlace permanente.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.