Extinción

José Luis Yela, el Sábado, 19 de marzo de 2011 a las 18:42

http://www.rtve.es/television/20110221/extincion-tres14/409982.shtml

Este es un documental muy notable. Pone el dedo en la llaga del mayor problema al que se enfrenta la humanidad. De hecho, el problema al que se ha enfrentado siempre: el de su propia extinción.

Tres científicos españoles, de entre los de mayor prestigio por su trabajo como técnicos en su ámbito (Eduald Carbonell, Cayetano López y Pere Puigdomenech), son preguntados acerca del asunto. Para empezar, es aleccionador comprobar cómo, aun coincidiendo en algunos argumentos, difieren radicalmente en otros. Esto no hace sino confirmar la evidencia, que tantas veces he defendido, de que son más decisivas las interpretaciones que no los datos en sí. Y las interpretaciones, en las que se basan las decisiones, dependen del grado de conocimiento general y específico de quien las hace. No solo de su conocimiento técnico, sino también, y en muchas ocasiones fundamentalmente, de su experiencia vital y de su capacidad de visión y análisis de conjunto. Y de su ideología, sin lugar a dudas; la forma de interpretar el mundo de cualquier científico, como persona que es, influye radicalmente en su propia interpretación de los datos y resultados (como tan prístinamente evidenciaron Richard Lewontin, Steven Rose y Leon J. Kamin en su libro «No está en los genes», el más claro alegato científico que conozco a favor de las líneas maestras del ecosocialismo, o el propio Stephen Jay Gould, a lo largo de su extensa y fascinante obra).

El documental deja claro que la tecnología, como conjunto de herramientas ideadas por los humanos que permiten el aprovechamiento práctico del conocimiento científico, y por tanto que nos permiten enfrentarnos mejor a las vicisitudes ambientales, es esencial para nuestra supervivencia, como no podía ser de otra forma. Lo que no queda tan claro, y quizá solo Eduald Carbonell lo deja entrever, es cómo hay que usar nuestra tecnología actual para retrasar nuestra extinción. Si los humanos perdemos de vista los objetivos de fondo, que no son otros que la satisfacción de las demandas básicas de todos los individuos (no solo de unos pocos, y no solo las de la alimentación) sin poner en peligro un entorno razonablemente bien conservado (condición indispensable, como sabe cualquier estudiante de ecología básica), cualquier uso de la tecnología acabará en desastre en un plazo breve.

Sorprendentemente, la mejor frase de todas no sale de boca de ninguno de los tres científicos invitados, sino que es un aporte del guionista: “hacer un mundo mejor requiere un seísmo político, económico y cultural a escala planetaria”. Ahí está, realmente, la clave, como han documentado todos los «grandes» (Lovejoy, Ehrlich, Wilson, Lewontin, Diamond, Leakey, etc.). También es verdad que no es difícil llegar a una conclusión como ésta después de haber oído hablar a los tres invitados. O, simplemente, manteniendo los ojos abiertos…

En mi opinión, Eduald Carbonell da absolutamente en la diana cuando dice que la idea de sostenibilidad es una falacia. Y estrictamente lo es, porque toda especie está destinada a extingurise (aunque la tendencia natural sea el intento de mantenerse), por más que a Cayetano López, que es físico y no tiene por qué conocer los detalles de la evolución y la extinción, no le cuadre. Carbonell prefiere hablar de progreso consciente y evolución responsable. En realidad, todos los que usamos la palabra sostenibilidad con rigor (y no como hacen los mercachifles actuales, incluidos políticos y científicos de medio pelo) nos referimos exactamente a eso; pero la matización de Carbonell es muy acertada, desde mi punto de vista. Sin embargo, él parece admitir que las probabilidades de una extinción cercana son muy altas, al afirmar que el nivel de conciencia crítica de la humanidad actual es muy bajo. Ciertamente, y no hay mejor prueba que el propio documental. A mí me produce gran inquietud que dos de los tres científicos asuman, al plantearse la situación futura de la humanidad, que no tiene por qué haber ningún cambio de paradigma socioeconómico, y que lo que debe hacerse es idear métodos de producción de energía y alimentos que nos permitan a todos (incluso a los 9.000 millones de habitantes que se supone que habrá en 2.050) vivir al ritmo que vivimos ahora en el mundo industrializado, en vez de promover normas efectivas y bien fundamentadas para conseguir un decrecimiento y una menor demanda de energía, que es desorbitada hoy día en los países ricos, y una mejor distribución de los alimentos, que actualmente son suficientes en cantidad para dar de comer a todos pero están muy heterogéneamente distribuidos. Todo lo cual ni se plantea. Terrible, horrendo disparate, porque una situación tal de demanda de recursos es ambientalmente insostenible, y revela el grado de desconocimiento de la realidad ambiental que pueden tener incluso tecnólogos de primera línea. El director del CIEMAT, López, no se plantea otra situación que aquella en que todos los habitantes del planeta consuman energía a la misma tasa que nosotros, lo cual es aterrador. Si esta es la manera en que conciben la realidad la mayor parte de los responsables del mundo actualmente, y nada hace pensar que no lo sea, tenemos los días contados. Porque los humanos no vivimos en un globo en el aire; vivimos nuestra realidad cotidiana en la biosfera, donde las interrelaciones entre los organismos y el entorno son cruciales. Y ese entorno no puede, sencillamente, soportar una presión como la que se plantean quienes desconocen los pormenores de las delicadas redes de interacción de materia y energía entre los seres vivos y el ambiente ni son capaces de hacerse una idea de las consecuencias que su alteración puede causar, una vez traspasado cierto umbral.

Acerca de Anarchanthropus crapuloideus

Calvo, feo, gordo y tontorrón. Este es mi perfil de acuerdo con quien más valor tiene para mí, mi adorado -y guasón- hijo Mateo. Podría añadir que soy una especie de anarcántropo crapuloideo. Pero buena gente, ¿eh?. Así que después de la presentación inicial, el resto así como más en serio: Lo mío son las cosas bien hechas, con gusto y paciencia. Me gusta el silencio, la calma. Me gusta cultivar la tierra, hacer la comida a la brasa, hacer pan, conservar las costumbres ancestrales. Me gustan las miradas firmes de las personas sin dobleces. Me gusta la esencia. Y la forma también, sí; pero sobre la esencia. Me gusta la soledad, compartida o no. Me aburren y me irritan la mediocridad rampante y la falsedad, la corrupción, la incapacidad y la indolencia que dominan nuestro día a día. Me enojan los “esclavos felices”. Soy raro, dicen. No encajo bien en los moldes convencionales. En muchas situaciones estoy a la contra. Si la inteligencia es la propiedad de adaptarse bien a cualquier circunstancia, no soy particularmente inteligente. Soy un intelectual inquieto, apasionado del mundo natural. Me fascina la vida. Y el color, los paisajes (¡el Alto Tajo!), el agua limpia, los animales silvestres (en especial los insectos, y sobre todo las mariposas), la montaña, el mar, las flores… Me hice biólogo, aunque padecí mucho durante la licenciatura; mi interés por el mundo natural me ha llevado a ser profesor universitario de Zoología y Conservación Biológica (también me entusiasma la docencia) y a fundar un grupo de investigación. Si no hubiera sido biólogo hubiera sido músico; me cautiva la música. U hortelano. O pintor. O... soñador de vencejos y hadas. No tengo estilos musicales preferidos, sino músicos preferidos: siempre se ha hecho buena música, y yo creo que ahora también (en contra de lo que opinan algunos críticos). Una relación de la música que más escucho se encuentra en http://www.last.fm/user/Troitio. Me entusiasman también la pintura y la literatura, tanto para disfrutar las creaciones ajenas como para crearlas yo mismo. Algunas frases ajenas que me han acompañado a lo largo de la vida: “Piensas demasiado para ser feliz” (dicha por la madre de la niña que más me gustó en mi adolescencia y primera juventud; yo no he estado de acuerdo en lo de que pensar “demasiado” te impida ser feliz, y de hecho me considero un privilegiado respecto a la felicidad). “Deja ya las mariposas, que no te van a dar de comer” (dicha por mi abuela paterna, que no entendía bien mi afición precoz, y que a la postre también se ha demostrado que era errónea, porque desde luego que me han dado de comer, a pesar de dedicarme a ellas y de hacerlo a contracorriente de las modas productivistas dominantes). "¿Cómo una persona que es en sí por completo un método, puede comprender mi anarquía natural?" (Richard Wagner). "Sólo aquel que lleva un caos dentro de sí puede alumbrar una estrella danzarina" (Friedrich W. Nietzsche). "Creo que en la sociedad actual nos falta filosofía. Filosofía como espacio, lugar, método de reflexión, que puede no tener un objetivo concreto, como la ciencia, que avanza para satisfacer objetivos. Nos falta reflexión, pensar. Necesitamos el trabajo de pensar, y me parece que, sin ideas, no vamos a ninguna parte." (José Saramago). "El ruido de las carcajadas pasa. La fuerza de los razonamientos queda." (Concepción Arenal). "Estamos aquí para desaprender las enseñanzas de la iglesia, el estado y nuestro sistema educativo. Estamos aquí para tomar cerveza. Estamos aquí para matar la guerra. Estamos aquí para reírnos del destino y vivir tan bien nuestra vida que la muerte tiemble al recibirnos". (Charles Bukowski. ¿O ésta es de Homer Simpson?).
Esta entrada fue publicada en Sostenibilidad, conservación y extinción. Guarda el enlace permanente.

2 respuestas a Extinción

  1. Pingback: Conde Nado (Al fondo a la izquierda, por favor)

  2. Pingback: La ignorancia de las causas de la crisis ambiental y la inminente extinción: un argumento más | Conde Nado (Al fondo a la izquierda, por favor)

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.