(Algunas) reacciones frente al vergonzoso «pacto» de pensiones

Izquierda Unida ha sido comparsa de la tropa autodenominada socialista (la chusma psoez, vamos) durante mucho tiempo. Pero parece que algo empieza a moverse, parece que empiezan a escucharse comentarios críticos y que algunos despiertan. Tras la sonrojante claudicación de esos espantajos llamados sindicatos y el bochornoso espectáculo dado entre unos y otros en eso llamado «pacto de pensiones», se han oido (y ya era hora) algunas voces discordantes. Entre otras ésta, la de Esther López Barceló:

«El pacto de pensiones o la inviabilidad del futuro», artículo de Esther López Barceló

Viernes, 28 de Ene de 2011 (http://www.izquierda-unida.es/node/8237)

Nuestro objetivo de lucha es garantizar la sostenibilidad de la vida y la justicia social. Por eso militamos en  Izquierda Unida, porque defiende ambas premisas por encima de intereses particulares, empresariales y, por tanto, minoritarios cuantitativamente en lo que a número de personas representan. Porque – y os voy a descubrir el Atlántico-  la mayoría de la ciudadanía es asalariada o parada. Es a esta mayoría social a la que IU representa, no un supuesto “interés general” que sólo oculta el beneficio económico de una minoría que especula con nuestras vidas.
 
El pacto de la reforma de pensiones supone la inviabilidad del futuro de la juventud española. A partir de hoy, nuestra crisis permanente se agudiza ya que, a la precariedad que caracterizaba nuestra vida laboral y el retraso en la edad de incorporación al mercado laboral, hemos de sumar la negación a una pensión suficiente para una jubilación digna, ya que se aumenta a 38,5 años la edad de cotización. Las cuentas son claras, es imposible que la juventud podamos aspirar a una jubilación pública completa. Se ha hipotecado el futuro a la generación más cualificada de la democracia, se ha hipotecado el futuro a una generación que ya vivía peor que sus padres y que, con la reforma de las pensiones, es condenada a vivir peor que sus abuelos.
 
Según el propio gobierno español, el sistema, incluidos los recursos del Fondo de Reserva, se financia por sí mismo hasta el año 2029, y es entonces cuando pudiera necesitar ingresos suplementarios. Lo fundamental entonces es cambiar el enfoque a «cuánto hay que hacer para satisfacer las necesidades sociales». Con un 12% del PIB cada año, la sociedad aportaría al fondo público de pensiones una reserva de ahorro nacional suficiente y aún por debajo del promedio de lo que ya gastan en pensiones Italia, Austria, Francia o Portugal. Sólo se necesita la voluntad política de dotar de recursos al sistema. Con el aumento de las cotizaciones sociales e impuestos progresivos, tendríamos pensiones dignas, pero los empresarios se verían perjudicados en cuanto al aumento de beneficios se refiere -no asociar «perjudicar» con «perder»- y se negaría el desarrollo del negocio de los planes de pensiones privados. Esa es la triste realidad, que se nos ha hipotecado el futuro para garantizar en un porcentaje aún mayor los beneficios de las grandes corporaciones empresariales y financieras. Lo más triste de este retroceso histórico es que ni siquiera tiene mucho que ver con las necesidades de viabilidad del sistema de pensiones, sino con el enriquecimiento en este momento de crisis de aquellos que la han generado.
 
Lo que hay que hacer es crear empleo y, para ello, es imprescindible dar paso a los jóvenes al mercado de trabajo, con tres medidas concretas: reducir la edad de jubilación a los 60 años, la jornada semanal a 35 horas y un plan de inversión pública para responder a las necesidades sociales. Hay dos grandes mentiras que debemos desenmascarar: ¡Sí hay dinero para esto! Lo tienen los bancos y las grandes empresas que se están forrando a beneficios a costa del dinero público, y la otra: en una hora de trabajo del año 2011 se producen muchos más productos que en la misma hora hace 30 años, con lo que esa mayor productividad debe ir dedicada a que todos vivamos mejor, no a que unos cuantos, con Aznar y González a la cabeza, se hagan millonarios a costa nuestra, mientras nos piden sacrificios.
 
Hoy se ha conseguido cambiar el significado de dos términos fundamentales en el discurso político: «Sostener el sistema», significa consolidar las desigualdades, hacerlas aún más poderosas y estables; y «cohesionar a la sociedad», significa, entre otras cosas, estafarla para lograr su aceptación.
 
Y, por eso, la juventud debe dar al Gobierno la respuesta que se merece, como en Francia, como en Grecia, como en Túnez.
 

Esther López Barceló es Coordinadora del Área de Juventud de Izquierda Unida.

**********************

Yo diría que no solo la juventud, sino todos. Pero, ¿dónde estamos? En Babia. Cada uno con sus trapicheos. Cada cual mirando su propio ombligo. Nos merecemos ser esclavos, porque como esclavos vivimos.

Acerca de Anarchanthropus crapuloideus

Calvo, feo, gordo y tontorrón. Este es mi perfil de acuerdo con quien más valor tiene para mí, mi adorado -y guasón- hijo Mateo. Podría añadir que soy una especie de anarcántropo crapuloideo. Pero buena gente, ¿eh?. Así que después de la presentación inicial, el resto así como más en serio: Lo mío son las cosas bien hechas, con gusto y paciencia. Me gusta el silencio, la calma. Me gusta cultivar la tierra, hacer la comida a la brasa, hacer pan, conservar las costumbres ancestrales. Me gustan las miradas firmes de las personas sin dobleces. Me gusta la esencia. Y la forma también, sí; pero sobre la esencia. Me gusta la soledad, compartida o no. Me aburren y me irritan la mediocridad rampante y la falsedad, la corrupción, la incapacidad y la indolencia que dominan nuestro día a día. Me enojan los “esclavos felices”. Soy raro, dicen. No encajo bien en los moldes convencionales. En muchas situaciones estoy a la contra. Si la inteligencia es la propiedad de adaptarse bien a cualquier circunstancia, no soy particularmente inteligente. Soy un intelectual inquieto, apasionado del mundo natural. Me fascina la vida. Y el color, los paisajes (¡el Alto Tajo!), el agua limpia, los animales silvestres (en especial los insectos, y sobre todo las mariposas), la montaña, el mar, las flores… Me hice biólogo, aunque padecí mucho durante la licenciatura; mi interés por el mundo natural me ha llevado a ser profesor universitario de Zoología y Conservación Biológica (también me entusiasma la docencia) y a fundar un grupo de investigación. Si no hubiera sido biólogo hubiera sido músico; me cautiva la música. U hortelano. O pintor. O... soñador de vencejos y hadas. No tengo estilos musicales preferidos, sino músicos preferidos: siempre se ha hecho buena música, y yo creo que ahora también (en contra de lo que opinan algunos críticos). Una relación de la música que más escucho se encuentra en http://www.last.fm/user/Troitio. Me entusiasman también la pintura y la literatura, tanto para disfrutar las creaciones ajenas como para crearlas yo mismo. Algunas frases ajenas que me han acompañado a lo largo de la vida: “Piensas demasiado para ser feliz” (dicha por la madre de la niña que más me gustó en mi adolescencia y primera juventud; yo no he estado de acuerdo en lo de que pensar “demasiado” te impida ser feliz, y de hecho me considero un privilegiado respecto a la felicidad). “Deja ya las mariposas, que no te van a dar de comer” (dicha por mi abuela paterna, que no entendía bien mi afición precoz, y que a la postre también se ha demostrado que era errónea, porque desde luego que me han dado de comer, a pesar de dedicarme a ellas y de hacerlo a contracorriente de las modas productivistas dominantes). "¿Cómo una persona que es en sí por completo un método, puede comprender mi anarquía natural?" (Richard Wagner). "Sólo aquel que lleva un caos dentro de sí puede alumbrar una estrella danzarina" (Friedrich W. Nietzsche). "Creo que en la sociedad actual nos falta filosofía. Filosofía como espacio, lugar, método de reflexión, que puede no tener un objetivo concreto, como la ciencia, que avanza para satisfacer objetivos. Nos falta reflexión, pensar. Necesitamos el trabajo de pensar, y me parece que, sin ideas, no vamos a ninguna parte." (José Saramago). "El ruido de las carcajadas pasa. La fuerza de los razonamientos queda." (Concepción Arenal). "Estamos aquí para desaprender las enseñanzas de la iglesia, el estado y nuestro sistema educativo. Estamos aquí para tomar cerveza. Estamos aquí para matar la guerra. Estamos aquí para reírnos del destino y vivir tan bien nuestra vida que la muerte tiemble al recibirnos". (Charles Bukowski. ¿O ésta es de Homer Simpson?).
Esta entrada fue publicada en Frases y citas. Guarda el enlace permanente.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.