Permisos de recolección

Uno de los temas recurrentes en la lista de RedIris de Entomología es el los permisos de recolección de artrópodos que la Administración exige a quienes quieren recoger muestras. Tras varios días de debate, ayer se escribió lo siguiente (sic.):

EPLA: Creo que este debate se está olvidando una cosa fundamental, las leyes no las hacen los funcionarios las hacen los políticos que se encuentran rodeados de «gabinetes» (en el de la Moncloa hay más de 600 trabajadores, que no funcionarios) cuyo conocimiento de la materia sobre la que legislan es, en ocasiones limitado. La separación entre técnicos funcionarios y los políticos es día a día mayor, siendo cada vez más complicado que los primeros influyan en los segundos. Los funcionarios deben limitarse a aplicar las leyes y reglamentos que aprueban los parlamentos y gobiernos.

José Luis Yela: Totalmente de acuerdo, EPLA, con una matización: los funcionarios, además de tener esa condición, somos personas, y como tales podemos tener una opinión que sea contraria a la esencia de la norma que haya de aplicarse. Como ciudadanos, los funcionarios estamos en la obligación de elevar nuestra voz contra esas normas cuando sea preciso, con objeto de mejorarlas. Así que decir que «los funcionarios deben limitarse a aplicar las leyes y reglamentos que aprueban los parlamentos y gobiernos» suena, dicho así, un poquito simplificador, y podría interpretarse en el sentido en que tiende a interpretarse hoy día, desde la indolencia y la desidia. Ciertamente, la distancia entre los tomadores de decisiones y los asesores se está volviendo tan grande que empieza a ser verdaderamente preocupante; yo diría que casi tanto como el abismo que separa a los políticos de los ciudadanos (puesto que en un modelo de organización social como el nuestro, con su obsoleta ley electoral, el político no funciona como un representante del ciudadano, sino de un gremio que puede a llegar a ser prácticamente unipersonal, en algunos casos). Precisamente por eso, los ciudadanos (comprometidos) estamos en la obligación moral de denunciar los abusos y de proponer medidas más razonables y coherentes con los objetivos, cuando se demuestra que son incoherentes. Sin olvidar lo que dices, que es cierto, tampoco debe olvidarse que tiene que estar en nuestra mano cambiar las cosas, y para ello la concienciación (mediante mensajes como los que se han leído hoy aquí) es fundamental. Saludos. JL.

RFG (en contestación a EPLA): Si y no, en el caso de los Parques Naturales, si no me equivoco, son los Organos Gestores del Parque los que emiten los permisos y se basan en criterios mas bien arbitrarios a la hora de expedirlos. Aquí por suerte en Euskadi los permisos los emiten las diputaciones de cada provincia y son efectivos para todo el ámbito de cada provincia. Es curioso que sea tan diferente en cada provincia el tema de los permisos.

José Luis Yela: Más que curioso, es una demostración palpable de la absurdez del procedimiento. Saludos, JL.

Acerca de Anarchanthropus crapuloideus

Calvo, feo, gordo y tontorrón. Este es mi perfil de acuerdo con quien más valor tiene para mí, mi adorado -y guasón- hijo Mateo. Podría añadir que soy una especie de anarcántropo crapuloideo. Pero buena gente, ¿eh?. Así que después de la presentación inicial, el resto así como más en serio: Lo mío son las cosas bien hechas, con gusto y paciencia. Me gusta el silencio, la calma. Me gusta cultivar la tierra, hacer la comida a la brasa, hacer pan, conservar las costumbres ancestrales. Me gustan las miradas firmes de las personas sin dobleces. Me gusta la esencia. Y la forma también, sí; pero sobre la esencia. Me gusta la soledad, compartida o no. Me aburren y me irritan la mediocridad rampante y la falsedad, la corrupción, la incapacidad y la indolencia que dominan nuestro día a día. Me enojan los “esclavos felices”. Soy raro, dicen. No encajo bien en los moldes convencionales. En muchas situaciones estoy a la contra. Si la inteligencia es la propiedad de adaptarse bien a cualquier circunstancia, no soy particularmente inteligente. Soy un intelectual inquieto, apasionado del mundo natural. Me fascina la vida. Y el color, los paisajes (¡el Alto Tajo!), el agua limpia, los animales silvestres (en especial los insectos, y sobre todo las mariposas), la montaña, el mar, las flores… Me hice biólogo, aunque padecí mucho durante la licenciatura; mi interés por el mundo natural me ha llevado a ser profesor universitario de Zoología y Conservación Biológica (también me entusiasma la docencia) y a fundar un grupo de investigación. Si no hubiera sido biólogo hubiera sido músico; me cautiva la música. U hortelano. O pintor. O... soñador de vencejos y hadas. No tengo estilos musicales preferidos, sino músicos preferidos: siempre se ha hecho buena música, y yo creo que ahora también (en contra de lo que opinan algunos críticos). Una relación de la música que más escucho se encuentra en http://www.last.fm/user/Troitio. Me entusiasman también la pintura y la literatura, tanto para disfrutar las creaciones ajenas como para crearlas yo mismo. Algunas frases ajenas que me han acompañado a lo largo de la vida: “Piensas demasiado para ser feliz” (dicha por la madre de la niña que más me gustó en mi adolescencia y primera juventud; yo no he estado de acuerdo en lo de que pensar “demasiado” te impida ser feliz, y de hecho me considero un privilegiado respecto a la felicidad). “Deja ya las mariposas, que no te van a dar de comer” (dicha por mi abuela paterna, que no entendía bien mi afición precoz, y que a la postre también se ha demostrado que era errónea, porque desde luego que me han dado de comer, a pesar de dedicarme a ellas y de hacerlo a contracorriente de las modas productivistas dominantes). "¿Cómo una persona que es en sí por completo un método, puede comprender mi anarquía natural?" (Richard Wagner). "Sólo aquel que lleva un caos dentro de sí puede alumbrar una estrella danzarina" (Friedrich W. Nietzsche). "Creo que en la sociedad actual nos falta filosofía. Filosofía como espacio, lugar, método de reflexión, que puede no tener un objetivo concreto, como la ciencia, que avanza para satisfacer objetivos. Nos falta reflexión, pensar. Necesitamos el trabajo de pensar, y me parece que, sin ideas, no vamos a ninguna parte." (José Saramago). "El ruido de las carcajadas pasa. La fuerza de los razonamientos queda." (Concepción Arenal). "Estamos aquí para desaprender las enseñanzas de la iglesia, el estado y nuestro sistema educativo. Estamos aquí para tomar cerveza. Estamos aquí para matar la guerra. Estamos aquí para reírnos del destino y vivir tan bien nuestra vida que la muerte tiemble al recibirnos". (Charles Bukowski. ¿O ésta es de Homer Simpson?).
Esta entrada fue publicada en Frases y citas. Guarda el enlace permanente.

4 respuestas a Permisos de recolección

  1. rlfox dijo:

    Desconozco el procedimiento, por lo tanto no puedo opinar.
    Sin embrago, acude a mi:
    “…cuando me propusisteis ser cómplice de vuestro devaneo político, caminar por la cruda realidad del absurdo -creada por otros como vosotros- me negué, pues aunque veis, notáis y sois advertidos del error, persistís, como forma y manera inequívoca de que ostentáis “el poder”, para no doblegaros ante la mínima de las criticas, rayando la idiotez de la incomprensión, elegidos, no devenidos, estando para servir toda vez que con científico saber manifestáis el mal a su vez obligados a denotar su corrección en una maraña de mantener vuestra meada neurótica por encima del odiado adversario…” TJW Tronken (aquellos años perdidos)

    • Conde Nado dijo:

      Pues mira, demasiado barroco estas vez. No entiendo si quiere decir una cosa o justo la contraria. Y estoy tan cansado mentalmente (de hacer esfuerzos por entender frases que en definitiva resultan farsas) que pido piedad y simplicidad, o me doy por vencido.

      • rlfox dijo:

        Siempre quise que fuera surrealista, pero ¿barroco?, me gusta, hasta doy mi brazo a torcer. No me extraña después de cursos como al que asiste su merced.
        Farsa, barroquismo, sin piedad ni simplicidad, todo ello envuelto en papel celofán para consumo por hartazgo.
        O persistimos en airear viejas posiciones o dimitimos. Yo estoy a punto o quizás no, depende del día.
        Salu2

      • Conde Nado dijo:

        Cóooooooooooooooomo me identifico con esa expresión: Yo estoy a punto o quizás no, depende del día. Yo es que hoy estoy muy cansado, ha sido una semana agotadora y con mucha frustración acumulada. Pero esta noche dormiré bien, y mañana… prepárense los gigantes que el loco confundió con molinos… 🙂

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.