Ágora

 
El nombre de Hipatia, matemática y astrónoma y primera mujer científica de la que se tiene noticia histórica, domina esta extraordinaria y conmovedora película de principio a fin. Qué gran director, Alejandro Amenábar. Qué maravilla de ambientación, de dirección escénica, de guión… y sobre todo de música, exquisitamente elegida y situada. Lo que más me ha sorprendido es enterarme de que está compuesta por el propio Amenábar… Verdaderamente notable.
Sobre la supuesta historia de los momentos finales de la biblioteca de Alejandría, la película refleja de manera sobresaliente el pulso que se ha desarrollado a lo largo del proceso evolutivo humano entre el conocimiento racional y la irracionalidad irreflexiva como motores de cohesión social y de cambio. En este caso les toca a los cristianos, manipulados por los visionarios pillastres y oportunistas de siempre, bailar con la más fea, y representan la fuerza bruta que se cree en posesión de la verdad y trata de imponérsela, aun a precio de violencia y sangre, al resto de los mortales (como pasa actualmente con ciertas sectas musulmanas). La víctima principal es la pobre Hipatia, que es representada como una persona absolutamente coherente con sus principios y firme hasta el final, por encima incluso del amor que la une al prefecto Orestes. La figura del gobernante, del lider (como ahora se dice), no sale bien parada en ningún caso, porque ante la disyuntiva de permanecer fiel a los postulados personales o doblegarse al interés coyuntural siempre elege la segunda. Vamos, como en la vida misma…
Anuncios

Acerca de Anarchanthropus crapuloideus

Calvo, feo, gordo y tontorrón. Este es mi perfil de acuerdo con quien más valor tiene para mí, mi adorado -y guasón- hijo Mateo. Podría añadir que soy una especie de anarcántropo crapuloideo. Pero buena gente, ¿eh?. Así que después de la presentación inicial, el resto así como más en serio: Lo mío son las cosas bien hechas, con gusto y paciencia. Me gusta el silencio, la calma. Me gusta cultivar la tierra, hacer la comida a la brasa, hacer pan, conservar las costumbres ancestrales. Me gustan las miradas firmes de las personas sin dobleces. Me gusta la esencia. Y la forma también, sí; pero sobre la esencia. Me gusta la soledad, compartida o no. Me aburren y me irritan la mediocridad rampante y la falsedad, la corrupción, la incapacidad y la indolencia que dominan nuestro día a día. Me enojan los “esclavos felices”. Soy raro, dicen. No encajo bien en los moldes convencionales. En muchas situaciones estoy a la contra. Si la inteligencia es la propiedad de adaptarse bien a cualquier circunstancia, no soy particularmente inteligente. Soy un intelectual inquieto, apasionado del mundo natural. Me fascina la vida. Y el color, los paisajes (¡el Alto Tajo!), el agua limpia, los animales silvestres (en especial los insectos, y sobre todo las mariposas), la montaña, el mar, las flores… Me hice biólogo, aunque padecí mucho durante la licenciatura; mi interés por el mundo natural me ha llevado a ser profesor universitario de Zoología y Conservación Biológica (también me entusiasma la docencia) y a fundar un grupo de investigación. Si no hubiera sido biólogo hubiera sido músico; me cautiva la música. U hortelano. O pintor. O... soñador de vencejos y hadas. No tengo estilos musicales preferidos, sino músicos preferidos: siempre se ha hecho buena música, y yo creo que ahora también (en contra de lo que opinan algunos críticos). Una relación de la música que más escucho se encuentra en http://www.last.fm/user/Troitio. Me entusiasman también la pintura y la literatura, tanto para disfrutar las creaciones ajenas como para crearlas yo mismo. Algunas frases ajenas que me han acompañado a lo largo de la vida: “Piensas demasiado para ser feliz” (dicha por la madre de la niña que más me gustó en mi adolescencia y primera juventud; yo no he estado de acuerdo en lo de que pensar “demasiado” te impida ser feliz, y de hecho me considero un privilegiado respecto a la felicidad). “Deja ya las mariposas, que no te van a dar de comer” (dicha por mi abuela paterna, que no entendía bien mi afición precoz, y que a la postre también se ha demostrado que era errónea, porque desde luego que me han dado de comer, a pesar de dedicarme a ellas y de hacerlo a contracorriente de las modas productivistas dominantes). "¿Cómo una persona que es en sí por completo un método, puede comprender mi anarquía natural?" (Richard Wagner). "Sólo aquel que lleva un caos dentro de sí puede alumbrar una estrella danzarina" (Friedrich W. Nietzsche). "Creo que en la sociedad actual nos falta filosofía. Filosofía como espacio, lugar, método de reflexión, que puede no tener un objetivo concreto, como la ciencia, que avanza para satisfacer objetivos. Nos falta reflexión, pensar. Necesitamos el trabajo de pensar, y me parece que, sin ideas, no vamos a ninguna parte." (José Saramago). "El ruido de las carcajadas pasa. La fuerza de los razonamientos queda." (Concepción Arenal). "Estamos aquí para desaprender las enseñanzas de la iglesia, el estado y nuestro sistema educativo. Estamos aquí para tomar cerveza. Estamos aquí para matar la guerra. Estamos aquí para reírnos del destino y vivir tan bien nuestra vida que la muerte tiemble al recibirnos". (Charles Bukowski. ¿O ésta es de Homer Simpson?).
Esta entrada fue publicada en Aquí y ahora. Guarda el enlace permanente.

7 respuestas a Ágora

  1. veronica dijo:

    Buena manera de expresarlo. Es una pelicula genial, hacia mucho tiempo que no veia una historia asi que tuviera algo de fondo y no fueran solo batallitas 🙂

  2. Conde dijo:

    Gracias. Sí, yo también creo que es una película genial, que revela la enorme capacidad de síntesis y de expresión de una persona como Amenábar, que tiene más ganas de aportar argumentos interesantes que de aparentar (como es la norma).

  3. virginia dijo:

    Bueno, bueno y como se resalta la figura de la mujer se está empezando a poner en duda que realmente fuera la protagonista de la historia una mujer (y no un hombre como siempre nos ha mostrado), Bonita patadita también para los cristianos… dirá algo el clero?

  4. Conde dijo:

    Bueno, puede haber personas tan sumamente necias que pierdan el tiempo en discutir si Hipatia era hombre o mujer. ¿Pero qué más dará? Allá ellos, Virgi, que digan lo que quieran. Sí, es una patadita para los cristianos; pero eso es más anecdótico que otra cosa, porque la verdadera patada es hacia todo sectarismo, que lo que parece que pretende demostrar la película es que puede afectar a cualquier grupo que sigue ciegamente a una persona, sin cuestionarse si lo que esa persona dice puede ser cierto o no. Es una crítica al fanatismo, venga de donde venga.

  5. virginia dijo:

    todo un placer compartir opiniones contigo. Me gusta tu capacidad de síntesis y de contar las cosas y que eres como la prota, fiel a tus principios. Para las cosas que suceden en la peli, y lo violenta que podría haber sido en algunas escenas, destaco la capacidad de contarlo sin ver… (para mí hay demasiad violencia en el mundo suelta, incluso con la gente de la calle qeu ni conoces y te pega un pitazo con el coche).

  6. Conde dijo:

    Gracias. Me subes la autoestima, jaja. Si, hay mucha agresividad. Pero es que el linaje humano ha sido agresivo a través de toda su historia evolutiva. Mal nos habría ido de no habernos hecho adaptativamente agresivos, puesto que éramos unos simios tan vulnerables. La cuestión es cómo racionalizar y canalizar la agresividad para que no se vuelva en nuestra contra, sino al contrario. Precisamente esa cuestión la han resuelto algunos pueblos asiáticos mucho mejor que nosotros, especialmente aquellos del entorno budista. Aquí, en Europa, nos ladramos demasiado los unos a los otros. Y el que no ladra muerde por detrás, que seguramente es peor todavía. Oye, el placer es mío… 🙂

  7. virginia dijo:

    Bueno, en este caso te diré que estoy estudiando la medicina tradicional china y hay millones de maneras. Pero lo que nos pasa a esta especie llamada humanidad es que al 90% no le apatece canalizarala porque si no perdería el status socila ese que se ha creado y que tanto esfuerzo le ha costado (ufff este temita es de otro blog casi).Pero mi teoría es… una buena sonrisa!! si yo estoy bien y alguien me viene con una buena sonrisa, me alegra el día. Si estoy enfadada, me descoloca y me hace replantearme mi situación. Si estoy triste y alguien me sonríe, me pmuestra empatía… qué coño!! la sonrisa es fantástica, super útil y es un movimiento tan sútil…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s