Hombre viejo

Hombre viejo. Old man. Existen varias canciones con este nombre, pero entre ellas dos verdaderas joyas: las de Neil Young (el hombre viejo o la fatalidad del tiempo) y Randy Newman (el hombre viejo o la soledad, la misma idea que expresó con tanta belleza Neil Diamond en su Morning side). ¿Será casualidad que esté escribiendo ahora sobre esto? Probablemente no. Yo no recuerdo haber pasado eso que llaman crisis de los 30 o de los 40; los bajones han venido por libre y han estado asociados más bien a la impotencia generada por mi escaso éxito en el ambiente laboral para hacerme un hueco sólido y respetable entre la ambición dominante (y desmedida, desde mi punto de vista). Pero ahora sí estoy en crisis; ahora creo que me ha atrapado algo de eso. Se hace duro comprobar que ya no tiene uno prácticamente ninguna capacidad de control sobre el devenir de las cosas. Y peor aún: es desolador sospechar que jamás lo ha tenido, que vivía uno en la idea falsa y absurda de que caminaba sobre una línea… pero no hay líneas. Ni, supongo, voluntades. Eso que dicen muchos sobre mí, que tan claro lo he tenido siempre, que tanto he luchado hasta conseguir lo que quería, no son más que interpretaciones fatuas y milongas. Estoy aquí porque aquí estoy; porque nací con los genes que nací (lo cual no tiene mérito alguno, porque escapa a la voluntad de uno) y porque, sin plan preconcebido ni ruta alguna, fui abriendo algunas de las puertas que se iban abriendo ante mí y fui cerrando otras. ¿Por qué? Vaya usted a saber. ¿Por qué me decidí por hacer el doctorado, lo cual podía haber sido una barbaridad, en vez de quedarme entre las encinas y los quejidos, al lado del Tajo, cultivando la tierra? ¿Por qué no acudí a la cita con Juan Belón, lo que me hubiera permitido grabar al menos un primer disco? ¿Por qué abandoné la enseñanza secundaria tras un solo año de experiencia, cuando lo más fácil hubiera sido asentarme en Guadalajara? ¿Cómo es posible que se me ocurriera aproximarme al mundo de la investigación oficial, dominado por el espíritu mercantil y la competencia más exacerbada? ¿Qué coño hago yo aquí, de profesor de Zoología en la UCLM, donde no me entiendo prácticamente con nadie? Debo reconocer que todo es un misterio, y que no hay más vía que someterse a él. Aunque sea lo único a lo que te sometas.

Old man – Neil Young

Old man look at my life, I’m a lot like you were.

Old man, look at my life, twenty four and there’s so much more.
Live alone in a paradise that makes me think of two.
Love lost, such a cost, give me things that don’t get lost.
Like a coin that won’t get tossed rolling home to you.

Old man take a look at my life, I’m a lot like you.
I need someone to love me the whole day through.
Ah, one look in my eyes and you can tell that’s true.

Lullabies look in your eyes; run around the same old town.
Doesn’t mean that much to me to mean that much to you.
I’ve been first and last, look at how the time goes past.
But I’m all alone at last, rolling home to you.

Old man take a look at my life, I’m a lot like you.
I need someone to love me the whole day through.
Ah, one look in my eyes and you can tell that’s true.

Old man look at my life, I’m a lot like you were.

Old man – Randy Newman

Everyone has gone away.
Can you hear me? Can you hear me?
No one cared enough to stay.
Can you hear me? Can you hear me?

You must remember me, old man.
I know that you can if you try.
So just open up your eyes, old man.
Look who’s come to say goodbye

The sun has left the sky, old man.
The birds have flown away.
And no one came to cry, old man.
Goodbye, old man, goodbye.

You want to stay, I know you do,
but it ain’t no use to try.
‘Cause I’ll be here-and I’m just like you.
Goodbye, old man, goodbye.

Won’t be no God to comfort you,
you taught me not to believe that lie.
You don’t need anybody,
nobody needs you.
Don’t cry, old man, don’t cry.

Everybody dies.

Acerca de Anarchanthropus crapuloideus

Calvo, feo, gordo y tontorrón. Este es mi perfil de acuerdo con quien más valor tiene para mí, mi adorado -y guasón- hijo Mateo. Podría añadir que soy una especie de anarcántropo crapuloideo. Pero buena gente, ¿eh?. Así que después de la presentación inicial, el resto así como más en serio: Lo mío son las cosas bien hechas, con gusto y paciencia. Me gusta el silencio, la calma. Me gusta cultivar la tierra, hacer la comida a la brasa, hacer pan, conservar las costumbres ancestrales. Me gustan las miradas firmes de las personas sin dobleces. Me gusta la esencia. Y la forma también, sí; pero sobre la esencia. Me gusta la soledad, compartida o no. Me aburren y me irritan la mediocridad rampante y la falsedad, la corrupción, la incapacidad y la indolencia que dominan nuestro día a día. Me enojan los “esclavos felices”. Soy raro, dicen. No encajo bien en los moldes convencionales. En muchas situaciones estoy a la contra. Si la inteligencia es la propiedad de adaptarse bien a cualquier circunstancia, no soy particularmente inteligente. Soy un intelectual inquieto, apasionado del mundo natural. Me fascina la vida. Y el color, los paisajes (¡el Alto Tajo!), el agua limpia, los animales silvestres (en especial los insectos, y sobre todo las mariposas), la montaña, el mar, las flores… Me hice biólogo, aunque padecí mucho durante la licenciatura; mi interés por el mundo natural me ha llevado a ser profesor universitario de Zoología y Conservación Biológica (también me entusiasma la docencia) y a fundar un grupo de investigación. Si no hubiera sido biólogo hubiera sido músico; me cautiva la música. U hortelano. O pintor. O... soñador de vencejos y hadas. No tengo estilos musicales preferidos, sino músicos preferidos: siempre se ha hecho buena música, y yo creo que ahora también (en contra de lo que opinan algunos críticos). Una relación de la música que más escucho se encuentra en http://www.last.fm/user/Troitio. Me entusiasman también la pintura y la literatura, tanto para disfrutar las creaciones ajenas como para crearlas yo mismo. Algunas frases ajenas que me han acompañado a lo largo de la vida: “Piensas demasiado para ser feliz” (dicha por la madre de la niña que más me gustó en mi adolescencia y primera juventud; yo no he estado de acuerdo en lo de que pensar “demasiado” te impida ser feliz, y de hecho me considero un privilegiado respecto a la felicidad). “Deja ya las mariposas, que no te van a dar de comer” (dicha por mi abuela paterna, que no entendía bien mi afición precoz, y que a la postre también se ha demostrado que era errónea, porque desde luego que me han dado de comer, a pesar de dedicarme a ellas y de hacerlo a contracorriente de las modas productivistas dominantes). "¿Cómo una persona que es en sí por completo un método, puede comprender mi anarquía natural?" (Richard Wagner). "Sólo aquel que lleva un caos dentro de sí puede alumbrar una estrella danzarina" (Friedrich W. Nietzsche). "Creo que en la sociedad actual nos falta filosofía. Filosofía como espacio, lugar, método de reflexión, que puede no tener un objetivo concreto, como la ciencia, que avanza para satisfacer objetivos. Nos falta reflexión, pensar. Necesitamos el trabajo de pensar, y me parece que, sin ideas, no vamos a ninguna parte." (José Saramago). "El ruido de las carcajadas pasa. La fuerza de los razonamientos queda." (Concepción Arenal). "Estamos aquí para desaprender las enseñanzas de la iglesia, el estado y nuestro sistema educativo. Estamos aquí para tomar cerveza. Estamos aquí para matar la guerra. Estamos aquí para reírnos del destino y vivir tan bien nuestra vida que la muerte tiemble al recibirnos". (Charles Bukowski. ¿O ésta es de Homer Simpson?).
Esta entrada fue publicada en Frases y citas. Guarda el enlace permanente.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.